El restaurante preferido de Robert de Niro en BCN - Gastronomistas

El restaurante preferido de Robert de Niro en BCN

Cuando Kim Díaz me confirmó el soplo que había llegado a mis oídos (es decir, que está negociando con Robert de Niro para abrir un Bar Mut en Nueva York), le pedí que me reservara una mesa inmediatamente. Quería que me contara la historia (una auténtica película cuyos detalles cuento en exclusiva -lo siento, soy un presuntuoso- en El Periódico de Catalunya). Y quería también probar los platos que su amigo Bob devoró durante las tres semanas de febrero del 2011 que pasó en Barcelona rodando Red lights, de Rodrigo Cortés. Casi cada día visitó este local. Se enamoró de él como antes Woody Allen, Russell Crowe, Pep Guardiola, Javier Bardem… Tanto que quiere llevarse el Mut a su ciudad. Pero, en fin, no nos vayamos por las ramas porque esta es una web de gastronomía.

MUT_05-®AriadnaArnes
Un aspecto del Bar Mut (foto: Ariadna Arnes).

Muchos os preguntaréis. ¿Es el Bar Mut un restaurante caro? Puede. Y alguno me responderá entonces de mala manera: «Are you talking to me?». Pues sí, te estoy hablando a ti. Porque el precio medio es de 45-50 euros si pides de lo bueno lo mejor, pero puedes comer un plato y tomarte una copa de vino por unos 20 euros. Y salir de ahí tan contento sabiendo que te has zampado el carpaccio de huevo que fascina a Taxi driver por 15 euritos. A continuación te propongo varios platos que probé por gentileza de Kim y su jefe de cocina, Víctor Lema, mientras me contaba cómo era la bata de su amigo Bob cuando le recibió en el superapartamento que tiene en el Upper West Side de Nueva York. Algunos me han inspirado las películas en las que ha intervenido el actor.

 

 

 

 

IMG_20130502_224934

 

 

 

 

 

 

 

 

Gambas. Cada pieza cuesta unos siete euros. Una pasta, sí, pero mejor ver El lado bueno de las cosas y pensar que son excelentes y que hace unas horas estaban nadando tranquilamente frente a la costa de Vilanova i la Geltrú y ahora está frente a ti, sobre una pizarra. ¿Sabes lo que cuesta pescar un bicho de esos? Más de lo que pagas, seguro.

 

 

IMG_20130502_230819

 

 

 

 

 

 

 

 

Nécoras rellenas de txangurro. A De Niro le encantan. Están coronadas con huevas de salmón y wasabi. Cuestan 6,05 euros cada una. Una divertida y sabrosa manera de comer el marisco con cuchara. Aquí no se escatima con el centollo. Las comía a dos carrillos en aquel rinconcito, entrando a mano derecha. Quizá entonces pensaba que estaría bien protagonizar una secuela de Una historia del Bronx, pero en este caso, con Barcelona como protagonista. Sin gángsters, solo con restaurantes, porque conoce unos cuantos: Tickets, Rías de Galicia, Passadís del Pep, Sant Pau (este más lejos, en Sant Pol de Mar)… Incluso fue dos veces a El Bulli y se arrodilló ante Ferran Adrià.

 

 

IMG_20130502_225730

 

 

 

 

 

 

 

 

Zamburiñas. Son gallegas, están hechas a la brasa para mantener íntegras sus cualidades y darle un toque ahumado, y se realzan con un toque de ajo y perejil. Carnosas, voluminosas, sensuales… Al tratarse de un plato nuevo, el protagonista de El cabo del miedo no lo conoce, aunque si se entera de su tamaño y sabor es capaz de convertirse en asesino de nuevo y buscar al abogado de Kim Díaz para pedirle explicaciones porque nadie le ha informado de este plato tan poco habitual en los restaurantes barceloneses. «Abogadoo, abogadooo, saca la patita, abogadooo». Cada pieza, 3,5 euros.

 

 

IMG_20130502_230440

 

 

 

 

 

 

 

 

Pulpo a la brasa. Me lo meto en la boca y recuerdo la cantidad de veces que me he tenido que pelear con un pulpo que es más un chicle (y estoy siendo benévolo en la descripción). Este del Bar Mut, literalmente, se deshace en el paladar. Kim me cuenta el secreto: compra piezas de más de cuatro kilos para que los brazos del animal sean más grandes y más sabrosos. Se cocinan a la manera gallega, pero en el último segundo lo pasan por la brasa para darle un agradable sabor ahumado. Media ración, 10 euros.

 

 

IMG_20130502_231100

 

 

 

 

 

 

 

 

Croquetas. Probé las de chorizo, y me gustaron porque el sabor recordaba al embutido, no marcaba territorio en el paladar a lo bestia. Son redondas, crujientes, contundentes. Me las dejaría en la boca 15 minutos o más de tan ricas como están. A 1,65 euros la unidad.

 

 

IMG_20130502_230015

 

 

 

 

 

 

 

 

Carpaccio de huevo. El plato estrella del Bar Mut (¡venden 23.000 al año!) y el plato de la estrella, porque a De Niro le gustaba tanto que lo pedía cada día, igual que un ludópata entra cada día en el Casino porque está enganchado a las tragaperras. A él y a todos les pirra esa combinación de la yema del huevo con el salteado de gambas y piñones, patatas paja y aceite de chorizo. Un ‘granja y montaña’ redondo, suave, meloso. Un ‘hit’ merecidísimo. 15 euros.

 

 

IMG_20130504_002228

 

 

 

 

 

 

 

 

Mar y montaña. Se trata de panceta ibérica hecha a baja temperatura (durante 18 horas a 64 grados) con atún salvaje a la plancha. Se acompaña de foie y setas. El plato cuesta 18 euros, pero es  para arrodillarse como lo harías ante cualquier escena de El padrino II.

 

 

IMG_20130504_001208

 

 

 

 

 

 

 

 

Tacos de ternera con foie. La ternera es de Girona, y como imaginarás, es excelente. Buena combinación que pasa por la plancha primero y por la brasa después. Comerlas a diario para superar un desengaño amoroso, por ejemplo, ayudaría a levantar el ánimo, pero sería Una terapia peligrosa porque no es un plato muy saludable si se toma cada 24 horas. Media ración, 13 euros.

 

 

IMG_20130504_002719

 

 

 

 

 

 

 

 

Chuletón de ventresca de atún salvaje. También se hace a la brasa. A primera vista, cuesta distinguirlo de un chuletón de carne. Y los trampantojos me encantan, soy Fanático de ellos. Lleva salsa holandesa de wasabi. Vale 42 euros.

 

 

IMG_20130502_231446

 

 

 

 

 

 

 

 

Helado de yogur. Con mermelada de tomate y aceite de albahaca. Hecho allí mismo. Me fue de maravilla para bajar la comida y la emoción por el relato de Kim sobre la historia de película con De Niro. He probado el helado de yogur en muchos otros sitios y de muchas otras maneras, pero pocos me gustaron como este, señal de que, en el mundo de la restauración, Nadie es perfecto. Dos bolas, 6 euros.

 

Lo mejor: el producto, estelar de principio a fin.

Lo mejorable: los barriles convertidos en mesas altas acaban siendo incómodas si estás un rato comiendo o cenando.

 

Bar Mut
Calle Pau Claris, 192.
Teléfono: 93 217 43 38.
Horario: cada día, de 13.30 a 00.00 horas.
Precio medio: 45-50 euros (sin bebida).

 

foto principal: Ariadna Arnes

Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en 'Cata Mayor', el canal especializado de 'El Periódico de Catalunya', y en 'On Barcelona', la sección de ocio del mismo diario. Antes, había sido responsable de la sección de Gente, donde ya contaba qué se cocía y qué se comía por ahí.