Tr@mendu, un bar pequeño pero matón

Un aperitivo dominical, un desayuno de tenedor, un bocadillo recién hecho, un guiso casero a destiempo… Si buscas un lugar alejado del centro de Barcelona donde comer algo bueno cualquier día de la semana, a cualquier hora del día y a buen precio tienes que conocer el Tr@mendu, un modesto y polivalente establecimiento ubicado en La Bordeta, en el distrito de Sants-Montjuïc de la Ciudad Condal.

“Siempre quise tener un negocio de cierta calidad en el barrio donde nací para la gente del barrio”, confiesa Jordi Marzo, un joven emprendedor formado en varios negocios de restauración de la capital catalana entre los que se cuentan el Grupo Cacheiro, el restaurante Petit Comité o el desaparecido Roca Moo. Y eso abrió en agosto de 2017. “Un establecimiento muy desenfadado, muy accesible, muy alejado de mi experiencia profesional, más protocolaria… Un lugar con buen ambiente, buen producto y algunos guisos de nuestra cocina tradicional”, describe.

El calamar relleno que guisa Manoli González está para rebañar el plato.

Guisos de chup-chup como el calamar relleno, las albóndigas con sepia, el fricandó con senderuelos (y un toque de anís estrellado) o el bacalao con sanfaina que cocina su madre, Manoli González, y de qué manera. “Tus platos superan a los de muchos restaurantes, si la gente los probase verías”, le repetía. Y aquí la tiene, tras los fogones, haciendo subir el precio del pan. “No quería perder el sabor de mis recuerdos infantiles o ‘la cocina de la abuela’ como se la conoce ahora”, explica.

Esta es una de las gracias del Tr@mendu. Otra, unos proveedores de primera que Jordi conoce de su vasta trayectoria en el sector. Encurtidos y salazones de Perelló 1898, embutidos artesanos de Camprodon e ibéricos de Josep Vilà, del Mercat de Santa Caterina, cecina El Capricho, verduras de Pau Santamaria, carne de Joan Casas (La Bona Carn), pescado de GranBlau, vinos de Cuvée 3000… “Y pan de la panadería de la esquina que compro a diario y tuesto un poco antes de restregarle por encima un tomate de colgar. Es un simple bocadillo pero caliente, crujiente y preparado al momento, que relleno de lo que sea, a gusto del consumidor”. Lo más demandado últimamente: lacón con queso, fricandó y albóndigas. El cliente siempre tiene la razón.

Las patatas bravas del Tr@mendu acaban de llegar y ya dan que hablar.

La demanda también ha hecho que recientemente incluya ‘bravas’ en su oferta. Buenas, muy buenas. Como sus tortillas. Siempre hay 4 o 5 opciones, la española y la de alcachofas, ahora en plena temporada, son de nota. Ensaladilla con ventresca, mejillones a la marinera, callos, pulpo a la gallega u ostras son algunos de los fijos de la carta. El meloso de pies de cerdo con trompetas amarillas o la carrillera rustida con vino rancio desaparecen cuando aparecen en la pizarra como sugerencias. Y atención a su bodega porque a las referencias blancas, rosadas y tintas (botellas y copas) se le suman variedad de vermuts, generosos, espumosos y ratafía artesana.

La tercera gracia del local es su ubicación, aunque ‘a priori’ no te lo parezca. El pasaje desemboca en un plaza dura, interior, poco cuidada (de titularidad pública y uso privado, tú ya sabes) pero sin coches. Un espacio ideal para que los niños puedan jugar, correr y trepar, montar en patines, patinetes y/o bicicleta mientras los adultos aprovechan el sol invernal en la terraza o van echando vistazos desde dentro gracias a sus amplios ventanales.

Un vermut de Reus junto a unas albóndigas con sepia y el tiempo se para.

“Parece mentira como ha cambiado el ambiente de la plaza, me dicen vecinos y clientes. Ellos también han ido cambiando, ahora incluso reservan mesa”, cuenta satisfecho Jordi Marzo. Imprescindible los fines de semana, añado. “Estamos consiguiendo dar otra vida a un rincón un poco complicado; la oferta no existía pero la gente estaba”, recuerda. El plural es por su madre, por los refuerzos de sala y también por su esposa, Marta García, otro pilar fundamental de este negocio 100% familiar.

“El contacto con diferentes proyectos me ha permitido minimizar el riesgo y crear un concepto chulo y, a la vez, viable”, explica Marzo. No parece que vaya a ser el último. Tiene varias ideas en mente, alguna bastante clara, en la misma zona a ser posible y, de nuevo, a precios populares. Todo un año por delante y el apoyo del vecindario.

Tr@mendu
Passatge Andalusia, 8. Barcelona
Tel. 931 629 176
Horarios: de lunes a jueves, de 9 a 24h; viernes, de 9 a 1h; sábados, de 10 a 1h. y domingos, de 10 a 24h.
Precio bocadillo: a partir de 3,5€ (2€ pulga o medio)
Precio medio: 25€

Mi ubicación
Cómo llegar
Carme Gasull
Carme Gasull

Se inició como periodista en la radio y con el gastrónomo Jordi Estadella en las cosas del comer. Hoy, modera ponencias y demostraciones culinarias en ferias y congresos, colabora en el programa 'Àrtic' de betevé y comparte experiencias en blogs diversos. Comisaria del proyecto 'Catalunya Regió Europea de la Gastronomia 2016', es autora de los libros 'Catalunya en el paladar' (Austral Media, 2004), 'Petita història de la Festa de la Ratafia' (Editorial Mediterrània, 2016) y 'El Safrà. Com preparar-lo 10 vegades' (Sd Edicions, 2018).

3 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.