Operación Bikini Capítulo 2: La dieta de los 2 días - Gastronomistas

Operación Bikini Capítulo 2: La dieta de los 2 días

Otro año más se nos ha echado encima el verano y muchos ya no llegamos a tiempo para la maldita Operación Bikini. ¿Por qué nos cuesta tanto comer menos y hacer más ejercicio? Si es que hay demasiadas tentaciones al alcance de la mano y cuesta mucho renunciar a ellas. Quizás por eso está teniendo tanto éxito el método 5.2 o la dieta de los 2 días, que los doctores Michelle Harvie y Tony Howell recogen en un libro llamado tal cual: La dieta de los 2 días (Temas de hoy, 16,90 €). Si hace unos días te comentábamos La enzima prodigiosa. Una forma de vida sin enfermar, de Hiromi Shinya (Editorial Aguilar, 17 €), ahora nos hemos tragado el tocho de libro de Harvie y Howell para resumirte sus claves principales:

la-dieta-de-los-dos-dias_97884999836911. Con dos basta. Según un estudio de los doctores, reducir la ingesta de calorías durante dos días a la semana y llevar una dieta mediterránea normal el resto es suficiente para alcanzar los objetivos de pérdida de peso. Al esforzarnos sólo durante 48 horas -en las que reducimos un 70% el consumo de calorías- se supone que no nos supone tanto sacrificio y que es más fácil seguirlo. A ver, un poco de lógica: si te pasas el resto de la semana tomando bollería no te va a servir de nada, pero si incorporas hidratos y algún capricho, pues tampoco pasa nada según ellos. Es más, dicen que esta dieta reajusta tu apetito para no comer en exceso el resto de la semana. Eso hay que vivirlo para creerlo.

2. Menos grasa. Aseguran que su método es más eficaz  que la dieta convencional para perder grasa en lugar de músculo, para reducir los niveles de insulina y para nuestro metabolismo en general.

3. Mejor consecutivos. Es recomendable que sean dos días seguidos pero si por motivos de agenda no puede ser, no resulta un drama.

4. Cuánto pierdes. Según la tabla del libro, 2,7 kilos al mes de media (y un máximo de 6,6 kg.). El segundo mes, unos 1,8 kg. y el tercero, aproximadamente 1,4 kg.

5. Cuánto necesitas perder. Averigua tu IMC, divide tu peso en kilos por tu altura en metros al cuadrado. Un IMC de 25-29,9 se considera sobrepeso, y por encima obesidad. Aún así, es importante medir tu grasa corporal, porque puedes tener un peso ideal pero exceso de grasa. Hay básculas especiales que te dicen tu índice. La medida de la cintura es otro indicador, pues la grasa dentro del abdomen es más peligrosa para la salud. Debería medir menos que la mitad de nuestra altura.

6. Para empezar. Aconsejan elaborar una lista de razones por la que quieres perder peso para empezar la dieta motivados; plantearte si es un buen momento en tu vida para hacerla; pedir el apoyo de tus seres queridos; y marcarte objetivos realistas. Mejor si tu cesta de la compra incluye únicamente productos saludables.

7. Qué comer. Durante esos dos días se pueden comer alimentos ricos en proteínas (pollo, pescado, huevos, carne magra, seitán…) con un máximo de 12 raciones para las mujeres y 14 para hombres; grasas (aceite de oliva, frutos secos o aguacate), con un máximo de 5 raciones ellas y 6 ellos; productos lácteos (3 raciones), fruta (1 ración), verduras (5 raciones) y al menos dos litros de agua, té, café o bebida baja en calorías. En el libro detallan a lo que equivalen sus raciones (especifican que no hace falta tomarlas todas, marcan el máximo) y se detienen en alimento por alimento (para explicar si están permitidos o no).

8. El porqué de la proteína. A pesar de las duras críticas que han recibido dietas como la de Dukan por promover la alta ingesta de proteínas, lo que podría ser perjudicial para la salud, los doctores Harvie y Howell también basan esos dos días en las proteínas (eso sí, mezclada con otro tipo de alimentos y reduciéndola a esas 48 horas, por eso explican que es muy diferente a la Dukan). Dicen que es clave porque nuestro apetito está controlado por nuestra necesidad de proteínas. Además la proteína es vital para mantener la masa muscular (si en una dieta pierdes masa muscular es fácil volver a recuperarla rápidamente junto con mucha grasa).

9. El resto de la semana. Debe seguirse una dieta sana de estilo mediterráneo, con fruta, verdura, granos integrales, legumbres, frutos secos, aceite de oliva, pescado, aves, productos lácteos light y pequeñas cantidades de carne roja y magra. No se deben tomar porciones importantes de pasta, pizza y vino tinto.

10. Hacer ejercicio. Eso multiplicará el efecto de la dieta 5.2.

En el libro aportan muchos otros consejos nutricionales, detalles sobre qué comer o no, propuestas de planificación de menús semanales y recetas. ¿Funcionará?

Isabel Loscertales

Prueba nuevos restaurantes con la misma pasión con la que devora un buen libro o visita una expo. Responsable de la sección de cultura y ocio en la revista Woman Madame Figaro, trata de descubrir nuevas tendencias y de promulgar que lo culinario está de moda.