No es que a nosotros nos falte creatividad patria en este asunto. Nadie olvidará jamás el memorable León come gamba perpetrado por un concursante de Masterchef, igual que casi nadie se ha librado que un pollofre haya saltado en su pantalla durante estos últimos meses. Las aberraciones foodies son pasadas de frenada com estas dos. Descendiendo a los bajos fondos de Internet hemos encontrado algunas más.

 

Me he hecho una tortilla de patatas fritas congeladas

Vista la foto, podrías interpretar que esta frase se pronunció en modo de autoinculpación del autor de semejante despropósito ante un tribunal. Pero no. ¡El tío lo dice con orgullo! “Poneos como queráis pero estaba buena”, añadió a renglón seguido el tal Choshoku en su post de, sí, lo habéis acertado, Forocoches. “No es más que patatas con huevo cuajado pero, claro, esto es forosibaritas. A nadie le gustan las patatas tipo McDonald’s… ¡anda hombre!”. Antes de descifrar el sentido profundo de esta frase (no lo conseguimos), ya hemos decido incluirlo en nuestra lista de aberraciones foodies.

 

Pizzaburger, el terror de los nutricionistas

Pero dejemos a nuestra tortilla en paz y saltemos el charco hasta la patria de Trump. Porque ¿cuánto demente hay que ser para mezclar una pizza con una hamburguesa y convertirlo en una pizzaburguer en forma de palito para ir comiéndoselo por la calle cual churro? A no ser que se os cruce un nutricionista y os lo pillé para aporrearos, que es lo que merecéis, insensatos.

 

Salchicha rellena de mermelada de fresa (sí, eso existe)

Haberse inventado no hace tantos años un engendro como es el olvidado crónut ha degenerado todavía más en pesadillas como esta. En inglés se le llama The Dausage (donut sausage) y tiene un responsable reconocido, un tal Liam Benett, si bien no nos consta que le haya caído ninguna condena por tal aberración. Quizás porque Liam es de Reino Unido y cuando su ocurrencia cruzó el Atlántico pasó lo único qué podía pasar, que empeoró. En EEUU, la dausage se puede rellenar incluso con gelatina. Mejor callarse.

 

Pastel Monte de Venus (dicho así queda fino)

A ver, es que llamarle pastel potorro (al estilo de la Princesa del Pueblo) nos pareció demasiado chabacano. Pero quizá encajaría mejor con esta foto inanerrable que publicó la web www.wickedgoodies.net, que convocó el concurso El Pastel Más Feo del Mundo. Y, sí, acertáis, ganó este horror. Así se justificó su primera posición: “No solo es una interpretación 100% cruda de la anatomía femenina, sino que el cabello, hecho de kataifi (finas tiras de hojaldre… Cosas deliciosas) se ve malvado, espeso y realista! Este pastel ganó la votación sin dudas”.

 

Con forma de caca de perro

Tal cual así lo veis. Qué aberración y qué asco, ¿no? Pero no podemos dejar de fijarnos en este pastel (por lo visto, comestible). Lo ha perpetrado una vecina de Bangkok y el fistro en cuestión la hizo superpopular en las redes sociales. ¿Le deberíamos seguir dándole bola? Pues no, probablemente. Pero aquí vinimos a hablar de aberraciones y esta es ideal para cerrar nuestra lista.

Dicho esto, pedimos disculpas. O no.

 

 

Josep Sucarrats
Josep Sucarrats

Lo más fácil es que os lo encontréis comiendo, escribiendo o hablando, tres de las actividades que más le gustan practicar. Director de la revista gastronómica Cuina, también es colaborador habitual de Catalunya Ràdio, de la revista Time Out Barcelona y de varios medios más. Es coautor del libro ‘Històries de la Barcelona Gormanda’ (Angle Editorial, 2014) y de 'Teoria y práctica del vermut' (Now Books, 2015).

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter