Dime con quién viajas a Formentera y te diré a qué chiringuito ir

Dime con quién viajas a Formentera y te diré a qué chiringuito ir

Ya lo dijo Ferran Imedio en su post de restaurantes en Formentera, es una isla para comérsela. Más allá de los tradicionales restaurantes, algo muy típico de la zona (donde hemos llegado con Vueling) son los chiringuitos, cómo no. Más accesibles, más populares, algunos instalados aquí desde siempre y otros de reciente apertura y con aires más modernos, los hay para todos los gustos. Los hemos recorrido y os contamos con quién ir a cada chiringuito.

Si estás con una pandilla de amigos…

Lo que queréis es marcha, buen rollo, una cerveza bien fresquita y uno de esos platos sencillos y sabrosos. Vamos, revivir aquel anuncio de Estrella Damm con la pandilla de colegas. El Kiosko Bartolo, situado en la playa de Es Cupinà entre mar, arena y rocas de color oscuro es uno de los más auténticos de Formentera. Un oasis a los pies de La Mola conocido por sus riquísimas hamburguesas (también hacen sándwiches, tortillas, patatas y ensaladas). Si os va más un ambiente ‘cool’, hippy-chic, al otro lado de la isla está Sa Sequi. A medio camino entre el chiringuito y el bar chill-out (los muebles están hechos de materiales reciclados y todo es blanco), aquí podréis tomaros unas tapas marineras y un cóctel exótico con los pies en la arena y a pocos metros del mar. Hay DJs para amenizar el ambiente y bonitas puestas de sol. Está en el puerto de La Savina, en el parque natural de Ses Salines.

Si estás con tus padres….

El Sol y Luna, más restaurante que el típico chiringuito al uso, está ligeramente apartado de la playa d’Es Migjorn, con una terraza tranquila y con mobiliario como Dios manda (mesas y sillas de madera), donde uno puede sentarse sin miedo a que la sombrilla vuele y se rompa la pata de plástico de la silla publicitaria con logo de Naranjito. Un lugar tranquilo, bonito y al que se puede acceder en coche, donde disponen de una carta con recetas internacionales (carne, pescado, pasta, ensalada, tapas…). Aquí, sin duda, puedes llevar a tus padres sin miedo a encontrarte con tu grupo de colegas molones. Eso sí, ¿cómo se te ha ocurrido viajar a Formentera con tus padres?

 

Si viajas con niños…

Te has llevado a toda la familia a Formentera y ahora tiemblas pensando en los precios de los restaurantes y bares multiplicados por cuatro o cinco más estas miraditas que los modernos te echan si a tu hijo se le ocurre toser. En Pelayo eso no pasará. Se trata de un chiringuito con ambiente familiar cuya terraza se encuentra en un bosque de pinos en la playa d’Es Migjorn. Hay espacio para correr, jugar y se habla fuerte. Ideal sobre todo los domingos, día que preparan la multitudinaria paella popular (¡en una paellera que permite saciar 600 cubiertos!) que se come por 15 € el plato. Los demás días, la carta es una oda al mar, ya que están especializados en platos de pescado fresco. Justo al lado, y en la misma línea, se encuentra otro clásico de Formentera: El Chiringuito Sa Platgeta. Desde hace más de 40 años sirven arroces, mariscos, platos de pescado y otros platos más sencillos. Nos gusta su mobiliario playero que tampoco ha cambiado en cuatro décadas.

 

Si viajas con tu pareja…

Kiosko Cala Saona. Todo el mundo conoce este chiringuito y todo el mundo que haya ido o sea de Formentera lo recomienda. Y da igual que aquí el mojito cueste 10 pavos, lo sirvan en un vaso de plástico y sea más bien regular, porque la fama se la han ganado por las vistas al mar al atardecer. En la terraza de este local, que consiste en una cabaña sobre el mar rodeada de troncos de árbol que sirven de taburetes y son la terraza, se disfruta de una de las mejores puestas de sol gracias a su situación en la mágica Cala Saona que mira a poniente. Te sentarás aquí con tu enamorado y, si os seguís llevando medianamente bien, con la ayuda de las efluvios del alcohol que empezarán a ponerte piripi, seguro que lo único que haréis es morrearos como quinceañeros en su primera cita. Eso sí, de vez en cuando, echad un ojo al sol desapareciendo en el Mediterráneo, porque es una maravilla que vale la pena contemplar.

Si viajas con tu amante…

Formentera es un paraíso que despierta todo tipo de sentimientos y sensaciones debido a su belleza y aislamiento (una isla a la que se accede en barco desde Ibiza donde se aterriza con Vueling desde la península, vamos, que parece muy lejana siendo aquí al lado). Tiene magia y eso, para viajar con un amante o un amigo con derecho a roce, es ideal. Así que si estás en esta situación, olvídate de cualquier chiringuito concurrido (la mayoría lo son en Formentera, sobre todo en temporada alta) y aprovecha el encanto de las calas o de cualquier campo para instalarte con una manta y una botella de vino a contemplar el cielo tanto de día como de noche, y escuchar el silencio. Y todo lo demás, claro.

formentera

 

 

Laia Zieger

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que ha trabajado en El País y El Periódico de Catalunya, colabora con medios de ambos lados del Pirineo, y es autora del libro ‘Portraits de Barcelone’ (Hikari Editions, 2016). En la actualidad dirige la agencia creativa www.picapica.agency.