La belleza de Lanzarote es inmensa pero peculiar. Sus paisajes volcánicos, casi marcianos de tan desérticos; la forma caprichosa de sus montañas peladas; la artística intervención humana sobre la naturaleza (del omnipresente César Manrique a los viñedos de La Geria), sus playas paradisíacas… te transportan a una isla mágica que transmite tranquilidad y buen rollo. Además de sorpresas más que interesantes en el plano gastronómico. Ideal para visitar en cualquier época del año gracias a su clima amable, si aún no sabes dónde pasar tus vacaciones, es hora de reservar billete en Vueling. Nosotros te apuntamos algunos sitios para comer bien.

la tegala-lanzaroteLA TEGALA (MÁCHER): COCINA CANARIA DE AUTOR EN UN ENTORNO ROMÁNTICO

Si te informas sobre la isla probablemente escuches que el restaurante La Era es uno de los legendarios pero ya no es lo que era (valga la redundancia). Y es que su propietario, Antonio Hernández, lo dejó hace unos años para montar este otro. Buscaba un sitio más pequeño, más romántico y más tecnológico. Lo consiguió con este proyecto, en el que unieron a una casa típica campesina un módulo de cristal de lo más contemporáneo (y con una bonita panorámica de día). El nombre viene de su ubicación, en una pequeña atalaya, un terreno que los guanches denominaban tegala y que utilizaban para orar, primero, y para que las mujeres anunciaran que el pescado estaba vendido, después. Eso ya da pistas de lo poético del asunto. Dividido en zona de barra, comedor principal, dos salas pequeñas y bodega para eventos privados, la atmósfera es íntima y romántica, muy especial.

platos la tegala lanzaroteAl conjunto se unió el fichaje de un chef con gustos tecnológicos, Germán Blanco, de origen leonés pero afincado desde hace años en Tenerife y Lanzarote. Aunque curtido en cocinas como las de Josean Alija, Ángel León o Quique Dacosta, el cocinero se considera autodidacta y no un gran experto en las tecnologías culinarias: “aunque las técnicas que aplico las manejo bien, me interesa más la cocina de producto, y cada vez más, la que ofrece la isla”, matiza. Vale la pena apostar por su amplio menú degustación Estela, que cambia cada estación y que utiliza ingredientes de agricultores y ganaderos ecológicos de Lanzarote, además de pan artesano elaborado en el propio restaurante. Aunque el menú que tuvimos oportunidad de probar ya ha pasado a mejor vida, nos dio a conocer su buena intención, sus influencias culinarias y sus sabores intensos. De la aceituna líquida a lo Ferran Adrià, a la lírica ensalada de sandía que quería ser atún, la hojita rompedora (una hierba local medicinal y eléctrica) con crema de aguacate y anguila ahumada sobre piedra volcánica o un pescado clásico autóctono actualizado: el bocinegro con mejillones a la marinera cubierto de carpaccio de cigalas, con tierra y alioli de remolacha. Imprescindible maridarlo con los estupendos vinos blancos autóctonos, a base de malvasía volcánica (y este consejo sirve para cualquier restaurante).

Ctra. Tías – Yaiza, 60. Mácher.

Tel. 928 524 524

Horario: lunes a sábado de 13 a 16 horas y de 19 a 23. Domingos, cerrado.

Precio: 42 € el menú degustación (58 € con maridaje).

NAIA ok jpg. (78)NAIA (ARRECIFE): PLATOS DIVERTIDOS Y CONTEMPORÁNEOS

La capital lanzatoreña no está muy bien considerada como enclave turístico. Si bien no es muy bonita, cuenta con una zona encantadora, llena de vida y muy de moda, especialmente indicada si quieres alejarte de las hordas de ‘guiris’ que se mueven por la isla. Se llama el Charco de San Ginés y cuenta con un buen puñado de bares, restaurantes y terrazas con ambientazo al atardecer. El charco, una laguna de agua marina llena de barquitos, ofrece además un marco precioso. Aquí descubrimos el restaurante Naia, que en apenas unos meses de vida se ha contagiado de la energía y las ganas de su cocinero, Mikel Otaegui. El local es desenfadado, bullicioso, con cocina a la vista y estética joven y ‘cool’: techos altos al estilo industrial, bombillas desnudas, mesas de madera, sillas estilo Eames, comedor abierto por completo a la amplia terraza…

El chef nació en Lanzarote pero sus raíces donostiarras (de allí son sus padres) tiraron de él cuando se decidió a estudiar cocina. Se formó en la escuela Luis Irizar, pasó por restaurantes menú naiamíticos de San Sebastián como Casa Nicolasa, se fue a Zaragoza durante la Expo y acabó en Madrid al mando de los fogones de Kulto al Plato primero y La Tulipe, después. Hasta que la nostalgia por su isla natal le hizo replantearse su carrera. Tenía la formación y las tablas, era hora de dar el salto con un proyecto personal entre los suyos. Así nace Naia, con propuestas divertidas de corte contemporáneo como el refrescante salmorejo con sandía, queso de Lanzarote y hierbabuena, el goloso foie micuit a modo de crema catalana o el sabroso arroz meloso de chipirones.

Av. César Manrique, 33. El Charco de San Ginés. Arrecife.

Tel. 928 80 57 97.

Precio medio: 30 €.

bogavante lanzarote gastronomistasBOGAVANTE (EL GOLFO), TRADICIÓN AL BORDE DEL MAR Y CERCA DE TIMANFAYA

En Lanzarote es obligada la excursión por esa maravilla de parque natural que es el Timanfaya, en el suroeste de la isla. Tras admirar esos paisajes volcánicos que parecen sacados de Marte (por favor, que cambien esa grabación dramática e insulsa que ponen en la ruta en autobús), puedes acercarte al pueblecito marinero de El Golfo. Allí podrás conocer y degustar las variedades autóctonas de pescado y marisco lanzaroteños, normalmente cocinados a la parrilla. Una excelente opción es el restaurante Bogavante, en una casa típica marinera que esconde en la parte de atrás una terraza estupenda al borde del mar. Sin grandes pretensiones, es un buen lugar para pedir una parrillada de pescado y marisco, con la que probar un poco de todo. Curiosas son las lapas, que recuerdan a las caracolas de mar, y rudos y sabrosos sus pescados atlánticos como la cabrilla, el bocinegro y la vieja (esta última más delicada). De acompañamiento, las imprescindibles y riquísimas papas arrugás con su mojo picón (el rojo, con pimiento rojo, algo picante; y el verde, con limón, cilantro y perejil). Si tienes buen saque, siempre puedes pedir otros de sus platos genuinos, como los quesos lanzaroteños (suaves, ligeramente ácidos) o el gofio (harina de cereales tostados que se amasa con agua y sal o con leche, miel y frutos secos). De postre, no te resistas al calórico bienmesabe (a base de almendras, miel, yema de huevo y azúcar), servido con helado de vainilla para que no empalague tanto. Por cierto que no comerás solo: te saldrán numerosos amigos felinos que te suplicarán los restos del festín.

Av. Marítima, 39. El Golfo.

Tel. 928 173 505.

Precio: 30 €.

casa de la playa lanzaroteCASA DE LA PLAYA (ARRIETA), UN CHIRINGUITO ECONÓMICO CERCA DE JAMEOS DEL AGUA

La parte norte de Lanzarote cuenta con tres ‘hits’ turísticos obra del artista César Manrique: Mirador del Río (con impresionantes vistas a la pequeña isla de La Graciosa, que merece una excursión si vas con tiempo), Cueva de los Verdes y Jameos del Agua (un tubo volcánico con un lago transparente lleno de unos pequeños cangrejos albinos, una especie endémica de la isla). Si aprieta el hambre tras la excursión, puedes acercarte al pueblo de Arrieta, donde podrás seguir degustando platos tradicionales en un entorno marino. Uno con una excelente relación calidad-precio, con raciones generosas y ubicado cerca del mar es Casa de la Playa. Se trata del chiringuito aislado del pueblo, al que se llega por un camino de tierra en la carretera hacia Arrecife. Tiene parking gratuito allí mismo. Puedes probar queso frito con mermelada, puntillas de calamar, pimiento relleno de pescado, arroz con bogavante y pescado bien fresco. Ojo, suele llenarse.

Playa La Garita. Arrieta.

Tel: 928 173 339.

Precio medio: 20 €.

barceló lanzaroteBARCELÓ LANZAROTE (COSTA TEGUISE), UN HOTEL FAMILIAR CERCA DE TODO

El hotel en el que nos alojamos es recomendable si vas con familia, buscas una opción económica y sin complicaciones. Un cuatro estrellas en pleno proceso de renovación (han empezado por algunos dormitorios), con habitaciones amplias, tres piscinas para adultos y dos para niños, zona de juegos y un montón de actividades infantiles. Para descansar un rato de los pequeños, nada como relajarte en su piscina solo para adultos (con camas balinesas), en sus diferentes pistas deportivas o en su Wellness Center, con todo tipo de tratamientos corporales, faciales, terapéuticos y relajantes, además de programas completos aún más apetecibles. Entre sus varios restaurantes y bares, la mejor opción del hotel es el Mediterráneo, con pastas caseras y una buena selección de vinos. Se sitúa en una zona demasiado turística, Costa Teguise, pero a pocos kilómetros de todo.

Av del Mar, 5. Costa Teguise.

Teléfono: 928 59 13 29.

Precio: desde aprox. 122 € la habitación para dos adultos y dos niños con desayuno (unos 137 € con media pensión).

 

Isabel Loscertales
Isabel Loscertales

Prueba nuevos restaurantes con la misma pasión con la que devora un buen libro o visita una expo. Responsable de la sección de cultura y ocio en la revista Woman Madame Figaro, trata de descubrir nuevas tendencias y de promulgar que lo culinario está de moda.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter