Ya lo hemos contado en varios posts de Gastronomistas, pero durante el confinamiento ha quedado clara la necesidad de apostar por los productos de temporada y de proximidad. En primer lugar, porque la cercanía a los productores nos garantiza más que ningún otro control saber que lo que comemos ha sido producido con criterios no perjudiciales para nuestra salud ni para el medio ambiente. En segundo lugar, y no menos importante, porque la huella de carbono derivada su transporte y su conservación es mucho menor. Y, aún otro argumento definitivo, porque contribuimos a la reactivación de unos sectores básicos —la pesca, la ganadería, la agricultura— que, en nuestro país, llevan décadas empalmando crisis, atados como están a los criterios del mercado global de las grandes corporaciones alimentarias. En definitiva, claramente, consumir proximidad es comer mejor.

Las pulardas y gallos de Cal Rovira se podrán comprar en el nuevo Mercat Arrels. © Enrique Marco

Sí, la elección de lo que compramos para comer es una de las decisiones cotidianas más comprometidas que debemos afrontar. Lo más fácil es llenar hasta rebosar el carrito en un súper basándonos solo en la variable precio. Que la vida está muy dura, ahora más que nunca, y eso se entiende. Pero ¿qué se esconde tras esta crisis permanente? Especulación con los productos cultivados por los agricultores, sistemas de producción más cuantitativos que cualitativos, un modelo global insostenible que nos lleva a fanfarronear en Instagram con nuestras tostadas de aguacate neozelandés mientras nuestros agricultores de Valencia y el sur de Catalunya tienen que tirar toneladas y toneladas de naranjas y mandarinas. Un sinsentido.

Ester Fortuny es una agricultora activista que cultiva frutos secos buenísimos en la provincia de Tarragona. © Enrique Marco

Por ello, hace ya algunos años que han empezado a aparecer modelos de consumo alimentario alternativos. Cooperativas de consumo más o menos pequeñas, asociaciones de agricultores que distribuyen cestas, etc. El confinamiento ha hecho florecer otros nuevos proyectos que se complementan con aquellos pioneros y que demuestran que no estamos hablando de una moda o una tendencia, sinó de una opción de vida y de una necesidad.

Nace Mercat Arrels

Uno de ellos es el Mercat Arrels, que impulsa la cooperativa Som (editora de la revista gastronómica Cuina) y al que se ha sumado Unió de Pagesos, la principal organización agraria de Catalunya. Arrels será un mercado virtual que, en su arranque, cubrirá toda Catalunya y funcionará con el sistema clásico de los mercados agrícolas. O sea, serán los productores quines ofrezcan directamente sus productos a los consumidores y quienes se queden con el margen neto de la venta. Y los consumidores recibirán sus pedidos un día a la semana, diferente según su zona geográfica. Tal cual los mercados semanales de toda la vida que todavía se organizan en las capitales comarcales.

Esta es la página de incio de www.mercatarrels.cat.

Los impulsores del Mercat Arrels ahora están sumando los llamados fundadores que harán posible este mercado. Para que el proyecto arranque, se han propuesto llegar a los 5.000. Por el momento ya han sobrepasado los 1.500. Para convertirse en fundador solo hay quedarle a la pestaña correspondiente de su web y escoger que importe se compromete uno a gastar en el mercado una vez entre en funcionamiento. Las opciones son tan amplias que van desde los 10 euros hasta los 300.

Los tomates y las otras hortalizas de Cal Tinons, en el Alt Penedès, también se encontrarán en Mercat Arrels. © Enrique Marco

Pero el proyecto va más allá del mercado virtual. Sus fundadores y quines se vayan sumando al proyecto tendrán acceso a los nuevos medios de comunciación que ya se están construyendo alrededor del mercado. Una web, por supuesto, y también una radio por internet y una revista trimestral de aquellas que vas a guardarte en tu hemeroteca. Todos ellos hablarán del nuevo mundo rural, de la sostenibilidad, de los protagonistas de este nuevo modo de consumir que, al fin y al cabo, no es tan nuevo. En sus palabras, van a hablar “del mundo que vuelve” que, paradójicamente, es el que nos garanitza el futuro.

www.mercatarrels.cat

Gastronomistas
Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter