foto 2
Antes de que el calor se marche del todo, es tiempo de tomates

Cal Campà ya existía. Fue en su día una próspera masía de la huerta barcelonesa, pero, cosas del desarrollo, terminó bajo el asfalto de la ronda litoral. Pero los Campà no se alejaron mucho de sus orígenes y se establecieron en el barrio de la Zona Franca, uno de los más poblados, vivos y a la vez desconocidos de Barcelona. Al paso de los años, Francesc Campà y su mujer, Eulàlia Cuartero, después de periplos profesionales largos y dispares, decidieron cumplir el sueño de abrir su propio restaurante. Y donde mejor que en su barrio, aunque nunca salga en las guías gastronómicas de la ciudad, salvo las merecidas menciones a la cercana Granja Elena. Abrieron el restaurante el pasado agosto y no dudaron en como debían nombrarlo: Cal Campà, como la antigua casa de la familia.

foto 3
He aquí un ‘capipota’ de los de verdad

Y en Cal Campà se come como en una auténtica masía. Los platos de cuchara triunfan: capipota, fricandó, callos, albóndigas y todo tipo de guisos son la especialidad de la casa, al igual que las brasas o ensaladas camperas bien hechas. Todo esto quizá no debería ser noticia, pero lo es en una ciudad tan poco dada —aunque últimamente más— a este tipo de cocina. Y aquí la destacamos porque además es que está muy bien acabada. En el recuerdo de los Campà-Cuartero permanecen los viejos bares que servían formidables esmorzars de forquilla (desayunos de tenedor) a transportistas y currantes, un secreto de la Zona Franca que en los últimos años estaba languideciendo con el cierre de los mejores locales y los traspasos a nuevos propietarios menos entregados a la tarea. Es por ello que los sábados por la mañana tiene la pinta que se van a convertir en el gran momento de Cal Campà: solo a dos meses de su inauguración ya se llenan de amantes del buen comer y de los antiguos hábitos mañanaeros. Gente del barrio y gente que va allí exprofeso.

Eulàlia cuenta que aprendió a cocinar con su suegra y mucho de ello le ha tenido que quedar en su saber, por más que se ha perfeccionado en varios restaurantes (como el Bardot de Rambla de Catalunya) o se haya apuntado a los cursos de la escuela de cocina Bell Art, donde conoció al cocinero Pep Nogué, que le ha echado una mano entusiasta en la apertura del negocio (Pep es tremendo ayudando a sus alumnos buenos: en esta web ya os hemos reseñado los casos existosos de Can Boneta y del italocatalán 2254). La cocina tradicional nos gusta, pero suele ser un chasco en manos de cocineros chapuceros. Como le pasa a la cocina moderna, vamos, ni más, ni menos.

foto 4
Y el fricandó, como si fuera un almuerzo de payés

No es el caso del Cal Campà, donde Eulàlia, Francesc, su hija Mireia (¡la alegría de la huerta!) y el resto del equipo se han propuesto ofrecer al barrio una oferta de nivel con una cocina cercana a sus costumbres. Se quedaron con un viejo bar que ni los de Pesadilla en la cocina se hubieran atrevido a salvar y, gracias al proyecto de los interioristas de Espais Efímers, hoy podría estar en cualquier calle de las más chic de Barcelona. La buena cocina y los precios populares (el menú de mediodía es de 12 € y no te deja a medias) atraen allí un público más variopinto de lo que podríamos pensar: vecinos de toda la vida, trajeados de la Fira (que está justo al lado) y de las nuevas oficinas de la Generalitat, familias, jóvenes, menos jovénes… Y a nosotros, que enmedio de ese entorno populoso e industrial nos sentimos como si estuvíeramos de vacaciones en el campo.

Lo mejor: Los platos de cuchara. Preguntad qué tienen el día que vayáis.

Lo mejorable: Que no llegue todavía la línea 9 del metro, pero todo se andará.

Mi ubicación
Cómo llegar

Cal Campà
Passeig de la Zona Franca, 106-118
Barcelona
Tel. 93 360 68 69
www.calcampa.cat

Abierto mañanas y mediodías de martes a domingo y tardes y noches de viernes y sábados.

Precio medio carta: 25 €.
Menú de mediodía: 12 €

Josep Sucarrats
Josep Sucarrats

Lo más fácil es que os lo encontréis comiendo, escribiendo o hablando, tres de las actividades que más le gustan practicar. Director de la revista gastronómica Cuina, también es colaborador habitual de Catalunya Ràdio, de la revista Time Out Barcelona y de varios medios más. Es coautor del libro ‘Històries de la Barcelona Gormanda’ (Angle Editorial, 2014) y de 'Teoria y práctica del vermut' (Now Books, 2015).

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter