Reñé, cocina clásica en blanco y negro

Fue ver su fachada modernista, fue entrar dentro… y verlo claro. Verlo en blanco y negro, quiero decir. Porque este restaurante ocupa el espacio de la antigua pastelería Reñé, fundada en 1910, está decorado como hace muuuuchos años (aunque con el gusto actual) y presenta una carta que es también un regreso al pasado. Así que, hice las fotos de este local de aires afrancesados, me metí en el ordenador y las convertí en blanco y negro. Pensé en ‘The Artist’, que también está hecha en blanco y negro, y es francesa. Los platos los dejé a color, porque los sabores lo merecían.

SAMSUNGLa vitrina de la entrada del Reñé, que da paso a una barra donde tapear todo el día, tiene pescado fresco del día, lo que debe interpretarse como una señal: aquí van al mercado. Y cocinan producto del mercado. Yo tiré de carta, aunque hay un menú en días laborables de 14 euros (a menudo te dan solo la carta, y eso me extraña y no me acaba de gustar porque en su oferta también está el menú). Por cierto, los garbanzos con espinacas y butifarra del perol eran del menú y eran realmente soberbios. Si había algún fantasma de 1910 habría resucitado con aquel plato hondo.

Se nota que Moisés Ibarra, su chef, tiene buena mano para las recetas de toda la vida, las de puchero, las que piden cuchara, las que están horas y horas en los fogones. Esos garbanzos son de su padre, me susurra. Bien educado está el chico. Aunque también le guste recrearse con detalles como la gelatina de vermut con berberechos con el que saluda a los clientes que le piden un menú degustación.

SAMSUNGSAMSUNGLa sepia fresca, recién traída por el pescador, limpiada con cariño por Moisés, apenas lavada con agua para que mantenga el sabor del mar, apenas hecha a la plancha, vuelta y vuelta, plisplás, era memorable. De verdad. Tanto como los corazones de alcachofas con tomates secos, cuyo gusto largo, infinito, me enamoró. Tengo escritas en mis notas junto a este plato tres palabras: “Oh, oh, oh”. ¿Hay otra manera mejor de explicarlo?

Lo demás me gustó, sí, aunque no al nivel de estos dos platazos. Bien por las melosas croquetas (de ceps), bien por las ligeras frituras de la casa (pescaíto , camarón, anillos de cebolla, patasde calamar), bien por los huevos estrellados con foie y bien por el picantón steak tartare.

Lo mejor: el horario ininterrumpido, la decoración, esa sepia y esos garbanzos y esos corazones de alcachofa con tomate seco.

Lo mejorable: a menudo te dan solo la carta, sin el menú de mediodía.

Reñé
Consell de Cent, 362.
Teléfono: 93 488 07 61.
Horarios: cada día del año, de 8.00 a 00.00 horas.
Precio medio: 25-30 euros (hay menú de mediodía laborables de 14 euros).

Mi ubicación
Cómo llegar
Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.