Es mucha la gente que se ha cansado de los experimentos culinarios y que aboga por la reivindicación de la cocina tradicional. El amor por las recetas de siempre, por aquella que te trae al paladar los recuerdos de la infancia, ésa que se prepara con mimo, buen producto y la paciencia del fuego lento, es la que mueve al restaurante Vivant. Y no, no es un sitio viejuno ni tiene tras los fogones a una abuelita: se trata de un nuevo local llevado por gente joven y creativa y de un aspecto retro-moderno que roza lo hipster. Otro de sus puntos fuertes es su contención en los precios, se puede comer muy bien por veintipocos euros.

VIVANT interior
Vivant: mucha madera y detalles retro para un espacio muy acogedor.

Abierto hace pocos meses en el Eixample barcelonés, tras el proyecto están dos amigos de toda la vida de cuarenta y pocos años: Roger Grasas y Gerlac Santos. Son ese tipo de personas que hacen las cosas con tanta pasión, que es casi imposible que les salgan mal. Roger Grasas es filósofo de formación y fotógrafo de profesión, con quien he tenido la suerte de trabajar en la revista Woman y uno de los retratistas oficiales de la Casa Real de Arabia Saudí, Baréin y Emiratos Árabes. De hecho, si te interesa la fotografía puedes ver su magnífico trabajo en la exposición Inshallah, en CFD (Fontrodona, 31, Poble Sec) hasta el 5 de febrero. Por otro lado, Gerlac Santos es un experto en la gestión de restaurantes. Fue propietario del bar 52, al lado de la mítica La Paloma, y tras su cierre estuvo siete años de encargado en el Rita Rouge. “Los dos añorábamos el ambiente y la vida social del 52, y nos quedamos con el sueño de montar algo similar”, explica Roger. Así es como nace Vivant, “como una réplica de ese bar, un sitio donde comer bien y que no te roben, con una cocina alejada de sofisticaciones, casera, que recupera recetas de la abuela de la cocina española y catalana, con buen producto y con la idea de compartir.”

Ficharon a un colega, el chef Rafa Gispert, otro enamorado de la cocina tradicional con quien Gerlac había trabajado en Rita Rouge, y a Eric Lorente como segundo cocinero. De hecho, todos los trabajadores de Vivant son amigos y eso se nota en el buen rollo que transmiten. “Todos nosotros somos gente muy social, siempre íbamos de una fiesta a otra en una misma noche. Esta es la manera de estar en tres fiestas a la vez. Es nuestro epicentro”, confiesa Roger entre risas.

En Vivant se come realmente bien. Primero conocimos su menú de mediodía, que está teniendo un éxito tremendo en el barrio, gracias a su excelente calidad-precio: tres primeros y tres segundos a elegir por 10,50 €. Luego, fuimos a cenar y comprobamos que esa relación calidad-precio es igual de buena. La carta, planteada en formato periódico se divide en: entrantes fríos, huevos (de ‘pagés’), del mar, de la abuela (don’t eat what your great-grandma would never consider as a meal, subtitulan en lo que podría ser su gran lema), platos del día (muy a tener en cuenta, como siempre), postres, vinos y cócteles. En principio la cambiarán dos veces al año.

vivant entrantes
Burrata, gambas y navajas a la plancha.

Comimos como si fuera el último día en el mundo y no dejamos ni rastro en los platos. Burrata para empezar (6,90 €) -“casi podría considerarse lo más ‘exótico’ que tenemos en la carta”, dice Roger-, unas sabrosas gambas langostineras de Huelva hechas con sal gorda a la plancha (10 €), igual que las navajas (7,50 €), un micuit de foie con membrillo (12 €), un ragú de rabo de toro deshuesado con sus patatitas (8,50 €) -ya nos habían avisado que era su ‘hit’ y entendemos porqué, qué cosa tan suculenta y rica, el ‘no va más’-, un secreto ibérico que también vale mucho la pena (8,50 €), el jabalí con frutos rojos (9,50 €) te gustará aunque no suelas comer carne de caza, su salsa es una maravilla, excepcional su magret de pato con caramelo de naranja (9,50 €), e interesante el meloso de cordero con su parmentier de boniato (9,60 €).

GUISOS Y FOIE
De izqda. a dcha: rabo de toro, foie con membrillo, secreto ibérico, jabalí, magret de pato y cordero con parmentier de boniato.

 

Aunque no dejes sitio para el postre los comerás igual: la crema catalana con frutos rojos (4 €), el coulant de chocolate co helado de vainilla bourbon (4,90 €) y la tarta tatin con helado de stracciatella (4,70 €) pasan solos. Muchos de estos platos son del día por lo que es posible que hayan cambiado por otros, pero estamos seguros de que sus nuevas creaciones valdrán igual la pena.

VIVANT RINCÓN
Rincón del Vivant con lámpara retro y bodega a la vista.

No sólo la cocina vale la pena. El local es súper agradable, muy acogedor en su estilo nórdico años 50 -madera, bancal de madera, pared de ladrillos a la vista blancos, estanterías con bodega, lámparas retro, barra baja como si fuera un mueble más…- y sus diferentes compartimentos. Proyecto del interiorista Marcos Catalán, se inspiró en las tiendas antiguas del Eixample y buscó trasladar la filosofía “casera” del local también al espacio. La banda sonora multiplica la calidez. Es ecléctica: de los gustos british de Roger, al jazz que adora Gerlac o la bossa nova que sonaba el día que fuimos. A su volumen justo.

Ah, y el ambientazo está asegurado gracias a las sinergias con el espacio de coworking contiguo: Transforma, otro proyecto de Roger Grasas junto con otros siete socio-amigos, donde diferentes profesionales liberales y creativos comparten oficina. “Transformers” se hacen llamar. Un espacio de 900 m2 con una interesante agenda cultural (charlas, exposiciones…) a las que todos los clientes de Vivant están más que invitados. Una puerta al fondo del restaurante comunica ambos espacios.

Lo mejor: la buena cocina a precios contenidos en un espacio muy acogedor.

Lo mejorable: la carta de diseño, planteada como si fuera un diario, es demasiado aparatosa por grande.

Restaurante Vivant

Consell de Cent, 394. Barcelona.

Tel. 93 315 80 09.

Horario: de lunes a sábado de 8 a 2 horas. Cerrado domingos.

Precio medio: 22 €. Menú mediodía: 10,50 €.

Mi ubicación
Cómo llegar
Isabel Loscertales
Isabel Loscertales

Prueba nuevos restaurantes con la misma pasión con la que devora un buen libro o visita una expo. Responsable de la sección de cultura y ocio en la revista Woman Madame Figaro, trata de descubrir nuevas tendencias y de promulgar que lo culinario está de moda.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter