De Málaga a Sotogrande: destinos 'top' para este verano - Gastronomistas

De Málaga a Sotogrande: destinos ‘top’ para este verano

Andalucía es un destino vacacional por excelencia. Aquí puedes encontrar interesantes ofertas gastronómicas en emplazamientos hoteleros o a pie de playa. Te descubrimos algunos entre Málaga y Sotogrande. 

Restaurante Balausta

Si has visitado el Teatro Romano de Málaga o te has tomando una caña en El Pimpi, estás a un paso de conocer otra joya arquitectónica y gastronómica de la ciudad: el Palacio Solecio, un edificio del siglo  XVIII que alberga el restaurante Balausta. Este antiguo palacio, construido en 1776 como fábrica de naipes, está situado en el barrio de la judería y mantiene el estilo arquitectónico y artístico original. En su patio interior porticado es donde se encuentra el restaurante Balausta, de tradición malagueña con recetas actualizadas, bajo la batuta de Marcos Granados y con el sello de José Carlos García, único chef con una estrella Michelín en la ciudad. Nos encantaron las sardinas soasadas con pipirrana vegetal y la ensaladilla rusa de langostinos para compartir. Tampoco te puedes perder esta temporada el gazpacho de albahaca, jengibre y mojama de atún o la deliciosa sopa viña AB con cigalas y berberechos del Cantábrico, que tiene un sabor muy concentrado y potente. Tienes muy buenas opciones de carne o pescado para elegir; aunque no puedes irte de allí sin probar un bienmesabe antequerano para terminar: un postre de legado andalusí actualizado. 

Granada, 57-59. Málaga. Precio medio: 55 euros.

Hotel Only You Málaga. Restaurante Lola

En la misma ciudad de Málaga, pero con vistas al puerto tienes otra opción muy distinta, según el momento y la compañía. El hotel de diseño tiene varias opciones gastronómicas, como un lobby con cocina non-stop o una azotea con infinity pool, zona de hamacas y una carta informal. Nosotros nos quedamos con el restaurante Lola, en la séptima planta, con terraza exterior y vistas impresionantes. La carta la ha diseñado Pedro Hervás, basándose en productos de mercado y con especial atención a los de proximidad. Son platos reconocibles, guiños a la cocina malagueña y con gran protagonismo del carbón. Por ejemplo, una deliciosa crema de puerro asado, huevo pochado y cecina de picaña; buñuelos líquidos de queso payoyo con manzana asada; un tartar de atún rojo de Barbate en tacos o una presa ibérica al horno de carbón, shitake y salsa bordalesa. Si lo necesitas, también tienen una carta adaptada para celíacos. 

Alameda Principal, 1. Málaga. Precio medio: 40 euros. 

Hotel Don Carlos. Restaurante Ombú

Por carretera desde Málaga, a unos 10 kilómetros antes de llegar a Marbella, se encuentra el hotel Don Carlos Resort & Spa, un icónico hotel de lujo de 5 estrellas con vistas al mar y la montaña. Está situado en una de las mejores playas de Marbella, con arena dorada y grano fino. La zona se conoce como Elviria y está rodeada de campos de golf, aunque este hotel se ve a la distancia por lo alto de su torre. Es de esos hoteles de lujo donde puedes pasar los días haciendo todo o nada: jugar al tenis, darte un masaje, relajarte en sus camas balinesas o darte un chapuzón en alguna de sus piscinas. Tiene un jardín botánico de más de 20.000 metros cuadrados con un estanque de nenúfares y una glorieta de estilo francés donde también se practica yoga. Justo en el corazón del jardín tropical se encuentra Ombú, un restaurante tailandés donde podrás cenar bajo las estrellas. Es muy romántico, solo abren en horario de cenas y la atmósfera tiene mucha magia. Su carta recorre los sabores más tradicionales de esta exótica gastronomía en dos menús a elegir: uno fusión- mediterráneo con ingredientes de Km 0 y otro más tradicional. El primero incluye 7 mariscos, pescado blanco y cerdo ibérico; y el segundo ensaladas de frutas exóticas, salmón y ternera angus. Es un viaje al sudeste asiático en toda regla. 

Avda. Zurita, s/n. Marbella. Precio menú: 65€ sin maridaje y 90€ con maridaje.

Trocadero Petit Playa

Es sinónimo de chiringuito de lujo. Este grupo tiene hasta siete establecimientos repartidos entre Marbella, Estepona, Benalmádena y Sotogrande (pronto abrirán en Málaga y Madrid), con una propuesta muy ligada al Mediterráneo, pero, sobre todo, en ubicaciones inmejorables y un ambiente muy festivo. Nosotros visitamos Trocadero Petit Playa, contiguo a Trocadero Playa y en plena milla de oro de Marbella. Aquí la idea es pasar el día completo en la playa, en alguna de sus tumbonas, con un cóctel bien fresquito para seguir comiendo en el salón interior, de aire colonial, que recuerda a una jaima. En su carta no faltan platos bien fresquitos como gazpacho andaluz, ensalada de langostinos en tempura o una burrata con trufa y tomates desecados para empezar. Como plato principal te recomendamos que elijas alguno de sus espetos: sardinas, lubina, rodaballo, dorada o carabineros, por ejemplo. También tienen algunas referencias de fusión mexicana, un sushi bar y un apartado de crudos, perfecto para días de calor. Si no puedes terminar una comida sin un postre, es mejor que te decantes por su tarta de queso, la clásica al horno. Deliciosa. 

Playa Santa Petronila. Paseo Marítimo de Marbella.

Salvaje Marbella

Este grupo resulta imparable, con casi una treintena de locales abiertos en todo el mundo. Nos conquistaron en Madrid y este año han abierto un concepto beach club en Puerto Banús. Mantienen su filosofía hedonista con dinner shows al que se suma una zona de camas, piscina privada y sala interior climatizada. Mantienen la misma carta que en el local de Madrid, aunque aquí hay algunos guiños a su cercanía al mar. El sushi y el raw bar comparten protagonismo con la robata, aunque sobresalen los pescados: bogavantes, carabineros, pulpo, ostras, gamba roja… También algunas delicatessen foráneas, como el King Crab o la carne de wagyu, que puedes probar en su arroz salteado al wok, ikura y huevo cocido a baja temperatura. ¡Se deshace en la boca! Por supuesto, no podía faltar una espectacular carta de cócteles mientras disfrutas de un show contagiado por el espíritu playero. 

Conjunto Benabola, 7. Marbella. Precio medio: 70 euros.

Muna Artesanía Gourmet

Continuando la carretera llegas a San Pedro de Alcántara, entre Marbella y Estepona. Su playa se considera una de las más tranquilas, con arena oscura y grava, rodeada de eucaliptos. Si te acercas a este municipio, no puedes perderte esta tienda gourmet que recoge una selección de productos de toda España: de producción ecológica, artesana y natural. Conservas, despensa, patés y foies, quesos, embutidos, dulces, bodega y vajillas. Todo está perfectamente seleccionado en este gastro barket, que viene a ser un concepto a caballo entre gastrobar y tienda gourmet. Puedes acercarte a comprar tu selección o degustarla allí mismo en su carta de picoteo relajado y disfrutón. Si estás pensando en hacer un regalo, la selección de cerámicas es también espectacular. 

Calle Pizarro, 8. San Pedro de Alcántara (Marbella).

Valle Romano Golf Club. Restaurante Columela

Seguimos la carretera hasta Estepona y llegamos a este club con restaurante abierto al público, recién inaugurado. El entorno no puede ser más ideal, con una energía tranquila que favorece la calma, tan necesario, sobre todo, en vacaciones. Al frente del proyecto se encuentra Miguel Herrera, CEO de Rustic Experience Andalucía, que engloba el hotel ecológico La Cueva del Gato (Benaoján), la empresa de catering El Cuchareo y una escuela de cocina inclusiva El Golimbreo (Ronda). Su proyecto nos ha enamorado, porque desde hace años trabaja en la inclusión social a través de la formación y la sostenibilidad 360º, desde la óptica de la ecología y la economía circular. Es una persona tan comprometida socialmente que ha sido condecorado por el rey Felipe VI con la distinción de la Orden del Mérito Civil por sus acciones solidarias durante la pandemia y su compromiso con el medioambiente y la despoblación. 

La propuesta de este restaurante orgánico, que viene a cerrar un círculo con el resto de proyectos, está basada en la sostenibilidad, productos de temporada y proximidad. Tienen un horno de leña, donde cocinan unas deliciosas pizzas gourmet: de cordero, de rabo de toro, de atún de Barbate… y con verduras cultivadas en su propio huerto. Y no solo ofrecen pizzas, también hamburguesas, canelones o pulpo estofado. Platos de altísima calidad de la materia prima que se puedan comer en poco tiempo, pues principalmente está enfocado a los jugadores de golf, aunque puedes ir a pasar el día, comer delicioso y disfrutar de las vistas. 

Urbanización Valle Romano, 1. c/ Villa Borghese. Estepona. Precio medio: 40 euros.

La Reserva Club Sotogrande

No podía faltar en esta lista uno de los destinos vacacionales por excelencia de Andalucía. Dejamos Málaga y llegamos hasta Sotogrande, en Cádiz; un destino idílico que desde 1962 eligen familias de todo el mundo. 60 años después de su inauguración, esta comunidad residencial privada no deja de crecer en residentes, visitantes y actividades para toda la familia. El entorno es muy reconocido por su campo de golf de 18 hoyos, Casa Club, centro de raqueta, restaurantes, un beach club, una laguna deportiva, piscinas y la primera y única playa interior privada de España. Aquí se practica desde polo a vela, senderismo, tenis, rutas a caballo o yoga. Y, claro está, no puede faltar una propuesta gastronómica a la altura. 

En The Beach han creado unos gASTROnomic Journeys a través de las cocinas de distintos chefs con estrella Michelín para disfrutar de sus propuestas bajo el cielo de Sotogrande. Son seis prestigiosos chefs, en 5 fines de semana hasta el 4 de septiembre, que formarán parte de esta experiencia, como María José Martínez (Lienzo), Nicolas Isnard (L´Auberge de la Charme) o Germán Carrizo y Carito Lourenço (Fierro). Además, este mapa estelar de experiencias tiene un fin solidario: el 10% de la facturación irá destinado a Nuevo Hogar Betania, una asociación que ayuda a pequeños y jóvenes de la zona en riesgo de exclusión social. El precio de esta experiencia es de 140 euros por persona (bebidas no incluidas). Ambiente selecto, entorno privilegiado, buen clima, gastronomía de lujo… ¿se puede pedir algo más?

Avda. La Reserva, s/n. Sotogrande. Cádiz. 

Cristina Barbero

Hambrienta a tiempo parcial y disfrutona a jornada completa. No hay límite en su curiosidad culinaria: lo mismo disfruta de una tortilla de patatas que en la cocina más vanguardista y exótica. Trabaja la comunicación de marcas desde su agencia de comunicación Ideas Bien Contadas y colabora con otros medios, como la revista Bar Business. Puede presumir de haber sido la creadora del Día Internacional de la Croqueta.