Decía David Bisbal en su época de triunfito: “Buah, etto e increíble. Lo amigoh, la orquetta Epresione…”. Si lo soltara hoy, tendría que añadir las decenas y decenas de actividades realmente extraordinarias que se montan en Barcelona cada día: tiro con hacha, luchas medievales, baños de bosque en Collserola… Las ha recopilado en el libro ‘Barcelona increíble‘ la periodista Ana Sánchez (entre ella y yo sacamos adelante cada semana la revista ‘On Barcelona’, de El Periódico, un proceso que es otra de esas cosas increíbles que suceden en la vida).

Así que aprovecho que justo hoy no está practicando en una escuela de sirenas ni probando danza aérea para pedirle que me hable de la Barcelona gastronómica increíble, que tiene un capítulo en el libro porque en la ciudad se cuecen muchas cosas insólitas. Y este es el resultado, que Jesulín de Ubrique no solo lo calificaría de ‘im-presionante’ sino también de ‘in-creíble’. Y eso que no incluyo la pastelería para perros Snouts (Lepant, 339, y Clot, 87), que hace cositas tan ricas que te sorprenderían si las cataras. “Probé una galleta de plátano y crema de cacahuete…y ¡estaba tan buena que repetí!”. ¡Guau, Ana, qué valor!

1. Pícnics hobbits

“Vas al parque y aquello parece La Comarca de ‘El señor de los anillos”. Haya leído o no el libro, estoy seguro de que Ana flipó igualmente. Por muy leído que vayas a estos sitios no dejan de sorprenderte. Se celebran en primavera, entre mayo y junio y los monta la asociación BCN Cosplay, que se dedica a difundir la cultura del cosplay. “Es superchulo porque hay elfos, hobbits, orcos, enanos de 1,90 metros, la novia de Aragon… Es como la tierra media de ‘El señor de los anillos'”. Allí, recuerda Ana, comen pan élfico (envuelto en hojas), beben cerveza en cuerno y hacen carreras de sacos, persiguen quesos cuesta abajo y juegan a una especie de bolos derribando calabazas con coles. Todo muy increíble, sí.

Pícnics hobbits. facebook.com/barcelonacosplay

2. Eatwith, cenas con desconocidos

Meal surfing suena raro. Y el concepto también lo es: cenas con desconocidos en casas ajenas. Allá que se fue Ana a una de las que se anuncian en Eatwith. Llegó al estudio del escultor Pablo Bruera y acabó aprendiendo a soldar esculturas. “Una cena con chispa”, dice la muy chisposa. “La verdad es que eso de sentarse en la mesa con gente que no conoces de nada no cuesta tanto. Se rompe el hielo de manera bastante natural. Es más, me han dicho que de este tipo de cenas han salido amistades, matrimonios e incluso ofertas de trabajo”. Vaya, vaya. ¿¿¿¿Cuándo es la próxima????

Eatwith. es.eatwith.com y pablobruera.com

3. Super Friki Market

Aquí puedes comprar todo tipo de comida y bebida de ciencia ficción. “He probado vino de lágrimas de unicornio (en la foto) y he comido gusanos a las finas hierbas y grillos sabor barbacoa. Y gracias a ellos he tenido la peor resaca de mi vida: con licor de fuego valyrio. Hay hasta ramen de Pikachu”, enumera Ana. El superventas es la tableta de Willy Wonka con su famoso tíquet dorado dentro.

Super Friki Market. Portaferrissa, 22, local 5A. Teléfono: 93 138 96 16. www.superfrikimarket.com

Comidas gigantes

“Volveré algún día a estos restaurantes pero tardaré porque todavía tengo que hacer la digestión”, resopla Ana. Cuando leas a continuación, entenderás por qué dice.

4. Bar XXL

Sus bocatas de 57 cm están superbuenos, sobre todo el de jamón canario“, recomienda Ana. “Y es superbarato”. Tomamos nota. Sobre todo porque con un ¿bocadillo? (¡bocatas!) comen dos o más personas, aunque hay gente que se acaba el suyo y luego se traga la mitad de su pareja. Cada superbocata es una barra de cuarto. También hay hamburguesas XXL (250 gramos de carne) y XXXL (500 gramos), aunque por encargo pueden hacerte una de 1,5 o 2,8 kilos. “Allí va la gente con bastante hambre”, resume.

Bar XXL. Paseo de Valldaura, 22.

5. Anauco

Recuerda Ana, a quien veis en la foto, que la hamburguesa de cuatro pisos llega a la mesa con una bengala y ‘Eye of the tiger’ sonando a todo trapo. Es la canción de ‘Rocky’. Y sí, hay que tener una glotis con músculo para engullir esa bestialidad. Te proponen hacerlo en media hora para que te salga gratis. Pero claro, cuatro burgers de 250 gramos cada una, 200 de beicon, 200 de cheddar, 250 de patatas, 4 huevos fritos, más salsa, lechuga y pepinillos… Quizá mejor pagar los 39,90 euros que vale y compartirlo con alguien con calma y tranquilidad. “Me han dicho que hay quien la moja en agua para que pase mejor”. No reproduzco aquí la cara de horror de Ana. Ni la mía.

Anauco. València, 428. www.anaugourmet.es

6. Donde siempre

Tienen un Pepito Titanic que hundiría cualquier transatlántico. Tiene 50 centímetros de longitud y pesa 2,5 kilos, y se trata de un pepito venezolano, con ternera o pollo, lechuga, tomate, cebolla, gouda, beicon y salsa guasacaca (a base de aguacate). Ah, y viene con patatas. Si los jueves, previa reserva, te lo comes en menos de media ahora, te ahorras los 30 pavos que cuesta. Ana recuerda que también hacen una arepa gigante “que abulta como 30 arepas normales”. No es muy normal, no.

Diagonal, 229, y Consell de Cent, 24. facebook.com/dondesiemprebcn

7. Rico Kebab-2

“Pues también está muy bueno lo que hacen aquí. Recuerdo ir con el fotógrafo para hacer un reportaje para ‘On Barcelona’ y no poder ni con la mitad. Aquello parecía Godzilla a punto de levantarse para invadir la ciudad”. Se refiere a los dürüm de un kilo pero sobre todo al de 2,5 kilos. Se cuentan con los dedos de la mano las personas que se hayan acabado este último.

Rico Kebab-2. Major, 1 (L’Hopsitalet de Llobregat).

8. La Kaña

Aquí venden la hamburguesa más grande de Catalunya: 17 kilos. También las hay de 6 kilos. La pequeña pesa 250 gramos y las estándar tienen panes de 22 cm de diámetro. Las tapas van a peso (hasta dos kilos) y platos combinados miden de 33 cm. “No comí ni la mitad de la mitad de lo que me sirvieron“, recuerda resoplando aún. Medio bikini, media burger, las patatas… “Aquí, hasta Obélix pediría un Almax“. Más gráfica no puede ser. Como saben que no podrás con todo, tienen papel de aluminio en la pared para que te lleves las sobras.

La Kaña. Colom, 112 (Terrassa). www.productosgigantes.com

Coctelerías secretas

A veces me he sentido como en una peli de espías”. Me la imagino entrando allí con gabardina y gafas de sol. Y si lo digo es porque la conozco y es capaz de eso y más.

9. Paradiso

Se entra a través de una puerta de nevera de un pastrami bar. “Es secreto pero hay cola“, avisa Ana sobre esta coctelería que tanto le gusta porque si en la carta pone que hay un caballo de Troya, te sirven un minicaballo de Troya. “Además, los gurús de la cosa dicen que es una coctelería guau“.

Paradiso. Rera Palau, 4. paradiso.cat

10. Bobby’s Free

Aquí también suele haber colas, pero merece la pena porque hacen combinados muy buenos”. Para ello, debes entrar en una barbería al estilo años 20. Hay un cóctel, el Bobby’s Kiss (foto), cuya copa va impregnada de cacao. “Terminas lamiéndola cuando no te ven. Sabe a Mon Chéri”. Anaaaaa, por favooooooor.

Bobby’s Free. Pau Claris, 85. bobbysfree.com

11. Speakeasy 1952

A este bar argentino que se accede a través del restaurante  Buenos Aires Grill. La contraseña es pedir que te lleven ‘al matadero’. Ana lo hizo sin que le temblara la voz. Una profesional como la copa de un cóctel. “Y sí, aquello es guay porque es un sitio que no te esperas. Es tan argentino que preparan el Bloody mate, que sirven en una bombilla de mate”.

Speakeasy 1952. València, 189. Facebook,.com/BuenosaAiresGrillRestaurant

12. Tuxedo Social Club

Es tan clandestino que no hay dirección, sino coordenadas. Y tienes que hacerte socio“, explica Ana, fascinada por ese lugar en el que está prohibido tener el móvil en modo sonido. “Es como colarte en otro tiempo. No hay relojes, no suenan las llamadas… Te sientes exclusivo en esa atmósfera de novela de Agatha Christie”.

Tuxedo Social Club.tuxedosocialclub.com

13. El bombón

La puerta está tras un matojo de hojas del restaurante Machete. “Allí, además de beber, puedes bailar salsa y todos los cócteles tienen nombre de canciones salseras”. No la veo yo muy bailonga pero tal como me lo ha contado, me da a mí que aquella noche agitó las caderas de lo lindo. ¡¡¡Asssssúúúcaarrrr!!!

El bombón. Ample, 20. facebook.com/machetelatinostreetfood

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter