Una bodega, cuatro vinos y cinco historias

“Los periodistas tenemos algo de románticos”, dice Belén Parra en nuestro post A solas con Ferran Adrià. Nos gusta que nos cuenten historias y nos pone, aun más, poder compartirlas a nuestra salsa y añadiéndole algún que otro ingrediente.

Y si el cuento empieza en un entorno modesto en el que los protagonistas, con pasión y esfuerzo, alcanzan un final feliz, aun mejor. Es lo que tiene haberse criado entre cuentos de Walt Disney, en los que por arte de magia los feos se convierten en guapos y las criadas en princesas, y ‘reality shows’ en los que el más común (o chunguito) de los mortales acaba siendo una estrella del ‘papier couché’.

La comparación es curiosa, pero con las historias que hay detrás de un buen vino, me pasa exactamente lo mismo. Disfruto sabiendo que no es necesario ser descendiente de un linaje de marqueses con pedigrí y contar con hectáreas de terreno repartidas en todo el mundo para tener una bodega un poco fuera de lo común. Haciendo las cosas bien y buenas, y con un poco de gracia, también se puede destacar. Por eso, cuando descubrí la bodega 4Kilos Vinícola, me enamoré de su historia, de sus circunstancias, del diseño de las etiquetas, los nombres de sus vinos y, cómo no, de sus caldos. Vamos, que me mola todo.

Érase una vez, en una época no muy lejana, dos señores: Francesc Grimalt, enólogo y antiguo socio/técnico de la bodega Ánima Negra, principalmente conocido por haber rescatado la variedad autóctona de la uva Callet en el panorama Balear. Sergio Caballero es, por su parte, músico, socio fundador y codirector del festival de música avanzada y arte multimedia SÓNAR, del cual es responsable de su imagen. Una alianza curiosa con mucha marcha, olfato y paladar que dejaba presagiar un resultado sorprendente.

Vivían en la isla de Mallorca, rodeados pues de mar y viñedos. Tenían recursos limitados, pero una idea redonda y una gran uva. También un buen amigo que les prestó su garaje para que pudieran elaborar su primera producción vinícola.

Era agosto del 2006, y acababa de nacer 4Kilos 2006, un nombre inspirado en la inversión inicial de sus dos socios, es decir: 4 millones de pesetas. Una cifra modesta para este sector, que demuestra que un buen vino no depende de un gran esfuerzo económico sino de una ambición por la calidad y una pasión por el producto.

La siguiente elaboración ya fue realizada en 4Kilos Vinícola, un antiguo establo de ovejas situado en las afueras de Felanitx y reconvertido en bodega. Sin reglas fijas, según el tipo de cosecha, surgen de aquí las magníficas y muy peculiares propuestas de Francesc y Sergio, auténticos rebeldes con causa vitícola que vivirán felices y comerán perdices.

 

4 VINITOS:

GB

Grimalt Caballero es la manera de entender la variedad local, Callet, en su versión más directa y femenina. La botella lleva como etiqueta el escudo de armas de la casa.

Nota de cata: Color cereza brillante. Aroma expresión frutal, balsámico, hierbas monte, terroso. Boca sabroso, buena acidez, largo y mineral.

Precio: 45 euros.

 

 

 

12V

 

12 Volts funciona como acumulador de energía. Es un vino que conecta con el sistema nervioso y recarga las baterías, de aquí el origen del nombre 12 Volts. La etiqueta está firmada por Gary Baseman.

Nota de cata: Color cereza brillante. Aroma expresivo, chocolate, fruta madura. Boca sabroso, frutoso, tostado, taninos maduros.

Precio: 16 euros.

 

 

 

 

 

 

 

GF

Gallinas & Focas es el resultado de un ‘brainstorming’ con miembros de la Fundación Amadip Esment (cuya misión es que las personas con discapacidad intelectual y sus familias disfruten y mejoren su calidad de vida y dispongan de las mismas oportunidades que todos).¿Por qué este nombre? La respuesta es fácil: las gallinas son divertidas y las focas aplauden. Los dibujos realizados durante la tormenta de ideas aparecen en la etiqueta de este vino muy peculiar. La historia es preciosa, ¿verdad?

Nota de cata:

Precio: 19 euros.

4kkkkk

4K

 

 

4 kilos se refiere a la inversión inicial de Francesc Grimalt y Sergio Caballero, los dos socios de la recién creada bodega mallorquina 4 Kilos Vinícola SL. Otra originalidad de este vino es que su etiqueta cambia cada año, variando los artistas que las idean.

Nota de cata: Color cereza, borde granate. Aroma especiado, roble cremoso, tostado, mineral, terroso, con caracter, expresion frutal. Boca potente, sabroso, tostado, taninos maduros.

Precio: 29 euros.

 
*Las viñas se encuentran situadas en distintos municipios al sur y al norte de Mallorca, motivo por el cual no pertenecen a ninguna D.O. Las variedades que cultivan son Callet, Cabernet Sauvignon, Fogoneu francés, Merlot, Monastrell y Syrah.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Laia Zieger
Laia Zieger

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que ha trabajado en El País y El Periódico de Catalunya, colabora con medios de ambos lados del Pirineo, y es autora del libro ‘Portraits de Barcelone’ (Hikari Editions, 2016). En la actualidad dirige la agencia creativa www.picapica.agency.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter