Calorías vacías: qué son y cómo evitarlas

Calorías vacías: qué son y cómo evitarlas

Las calorías vacías se refieren a aquellos alimentos que son una fuente directa de calorías y que nutricionalmente carecen de ningún interés. Aunque cuando oímos hablar de calorías vacías pensamos siempre en la comida basura, lo cierto es que se cuelan de manera inconsciente en nuestra alimentación diaria.

Los expertos en nutrición de Clinique La Prairie Madrid explican dónde se encuentran las calorías vacías para ayudarnos a evitarlas. «Su consumo habitual fomenta el sobrepeso, la malnutrición, las desregulación hormonal y aumenta el riesgo de enfermedades», señala la nutricionista Chiara Corradetti.

Azúcares

«La cucharadita que echamos al café parece inofensiva, pero ingerirla diariamente no es lo más recomendable si queremos hacer dieta», apuntan.

El azúcar aporta glucosa y fructosa. Es decir, hidratos de carbono de fácil asimilación.  «Aunque la glucosa sí es esencial para la vida, no lo es para el funcionamiento de nuestro organismo y abusar de ella conlleva una acumulación en forma de grasa», indican. Los expertos de Clinique La Prairie subrayan que su excesivo consumo se relaciona con afectaciones a nivel cerebral como pérdida de memoria o dificultad para concentrarse, desregulación hormonal (incluso puede afectar a la fertilidad) y alteraciones de la microbiota intestinal.

Chiaria Corradetti recomienda obtener la glucosa y fructosa a través de frutas, verduras, tubérculos, avena… que son alimentos nutricionalmente mil veces más interesantes porque también tienen vitaminas, minerales o fibra.

Bebidas

Los refrescos acostumbran a tener una alta presencia de azúcares, como hemos visto grandes enemigos de la salud, y no suelen ser nada saciantes. «Por mucho que nos convenzamos de ello, su variedad 0% o light tampoco es mejor, ya que el consumo de refrescos edulcorados se relaciona con un aumento de la grasa visceral y abdominal», explican desde la clínica.

Las bebidas alcohólicas son, como es de prever, aún peores: «su consumo aporta gran cantidad de calorías, más si las mezclamos con bebidas azucaradas. Además, fomenta la deshidratación, dificulta la detoxificación hepática, aumenta la apetencia por las comidas grasas y azucaradas y su prioridad a la hora de ser metabolizado dificulta la quema de grasa corporal», afirman.

Aconsejan sustituir refrescos y alcohol por agua con gas, saborizada o zumos naturales. ¿Qué hay de las bebidas para deportistas? «No son calorías vacías para aquellas personas que realicen un entrenamiento de cierta intensidad y con una duración superior a 1 hora. El problema es que las consuman personas que no realizan actividad física o que la actividad no es tan intensa como debería, puesto que consumen calorías poco saciantes, azucaradas y nutrientes que su cuerpo no necesita» subraya Corradetti.

Alimentos procesados

La bollería industrial aporta exceso de azúcar, harinas refinadas (hidratos de carbono de fácil digestion) y grasas industriales o poco saludables. «Un combo con baja densidad nutricional», confirman los expertos. A la bollería industrial le siguen lo snacks, que suelen llevar grasas poco saludables, mucha sal y harinas refinadas, y las golosinas, elaboradas normalmente a basa de azúcar, geles, colorantes y aromatizantes.

«Son productos llenos de aditivos que reducen nuestro apetito por alimentos que sí son necesarios a nivel nutricional, fomentando así el sobrepeso y la malnutrición», informan.

Toppings y precocinados

Las salsas son fuente de azúcares añadidos y grasas vegetales que proporcionan una alta carga calórica sin efecto saciante. Los precocinados contienen azúcar añadido, harinas refinadas, grasas industriales o poco saludables y, a menudo, aditivos. Fatal, vamos.

 

Foto de apertura: Isabella and Zsa Fischer en Unsplash

Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.