Casa Lobo, algo se mueve en Arturo Soria - Gastronomistas

Casa Lobo, algo se mueve en Arturo Soria

Entre los barrios más in de la capital, hay uno que nunca aparece en las quinielas: Arturo Soria. Comprensible: está lejos del centro, la vida nocturna que tiene dista de ser nada del otro mundo y una aureola pija lo rodea, haciendo que muchos los esquiven. Pero es porque muchos no ven su parte más guay y casi underground con lugares tan interesantes (y bizarros) como el museo «Mundo Negro» (sic.), dedicado a la cultura africana o la fastuosa piscina Stella, con su apariencia de love boat varado bajo el puente que lleva de Colombia a Arturo Soria y que sigue ahí, esperando que alguien se decida a montar el megaclub de la vida en ella. Si me dais dineros, yo mismo me comprometo. Que me pone.

Todo esto viene al caso porque Arturo Soria cuenta desde hace unas semanas con un restaurante llamado Casa Lobo y que es todo aquello que ustedes buscan hoy en día: comida informal pero arreglá, decoración vistosa a cargo del ubicuo Lázaro Rosa Violán, servicio majo y una cuenta apañada al final de la comida. De los creadores de Casa Mono, Ateneo o Martinete, Casa Lobo es un restaurante al que merece la pena peregrinar porque, amigos, no solo de centro vive el hombre. Situado al lado del Parque del Conde de Orgaz, Casa Lobo se ubica en una casita de planta baja tan típica de la arquitectura de este barrio. En la carta, raciones riquérrimas como unas croquetas de jamón ibérico caserísimas y sabrosas. También tienen su aquel los bombones de foie, que no deja de ser una vuelta de tuerca al concepto del bloc untable de toda la vida. Sabrosos los mejillones en leche de coco y curry (la ración es muy generosa) y estupendas las albóndigas de rabo de toro. Resultado: se come estupendamente y se bebe razonablemente bien por un precio en torno a los 30 euros. Y lo que ya no tiene precio es el espacio, primorosamente diseñado con lámparas de estilo contemporáneo, luminosidad gracias a sus paredes blancas y butacas de piel de estilo vintage que confieren al lugar una curiosa apariencia entre pub inglés de toda la vida y restaurante mediterráneo.

albondigas casa lobo

Como apunte, la tabla de quesos que proponen en la carta viene de un sitio que está prácticamente al lado, Los quesos de L’Amelie, y que harían ustedes bien en conocer. Lleva unos cuantos años abierto y es uno de los templos queseros de Madrid. Podría ser una encantadora fromagerie de la Bretaña francesa. Por un lado, un all star de quesos internacionales posan ante nuestros ojos… y nuestra nariz en un aparador de madera. Celebrities como el Gamoneu asturiano, el blue Stilton inglés, el Parmiggiano Reggiano azurro y una amplia selección de franceses como el Beaufort, el Livarot o las minitortitas de Saint-Felicien o Saint-Marcellin parecen hechos para una cena entre gourmets en el salón de nuestra casa. Por otro, también es un espacio de degustación con sillas altas y mesas en las que devorar alguna de las tablas que están diciendo… cómeme.

Banda sonora. Duran Duran – Hungry like the wolf.

Casa Lobo. Torrecilla del Puerto, 5. Teléfono 91 201 42 62. Precio medio: 35 euros. Horario, de lunes a domingo de 12.00 a 02.00 horas ininterrumpidamente. www.casalobomadrid.com

Javier Sánchez

Lleva comiendo prácticamente toda su vida, así que sabe de lo que habla. Un hombre, un reto: conocer TODOS los restaurantes de Madrid. Sigue en ello y empeñado en descubrir las últimas tendencias gastronómicas como coordinador de Cocinatis.com junto a Laura Conde, en el blog de gastronomía Oído Cocina de Yahoo! y como colaborador en sitios como Dominical, VICE o distintos medios del Grupo Prisa.