Cómo preparar una fiambrera saludable para la vuelta al cole
Descubrir

Cómo preparar una fiambrera saludable para la vuelta al cole

Hola, mamis y papis. Seguro que estaréis más que contentos. ¡Se acabaron las vacaciones! Es decir, ¡los niños vuelven a clase! Y esa tranquilidad de espíritu que os va a quedar será aún mayor si les preparáis una fiambrera de lo más saludable.

Aquí te damos unos cuantos consejos que nos han soplado desde Instituto Silestone para que se alimenten de maravilla en el cole mientras tú descansas de ellos… Muchos productos frescos (en especial frutas, verduras y hortalizas) y pocos alimentos ricos en grasas saturadas, sal y azúcares añadidos.

La manipulación de los alimentos

  • Antes de manipular los alimentos, debes lavarte las manos y utilizar siempre utensilios limpios, evitando que la comida entre en contacto con superficies que no se hayan higienizado previamente.
  • Cambia de utensilios para cada tipo de alimento (crudo y cocinado) evitando así las contaminaciones cruzadas.

La planificación

  • Organiza un menú semanal para asegurar que no le faltan proteínas ni vitaminas. Para ello, deberás tener en cuenta las proporciones recomendadas para cada grupo de alimentos.
  • Prepara platos únicos que incluyan de cuatro a seis grupos de alimentos (verduras, farináceos, proteínicos, aceite de oliva, fruta, lácteos).

La elección de la fiambrera

  • El cristal, por ejemplo, es mucho más frágil y pesado, pero a su vez más higiénico y cómodo ya que permite comer directamente del recipiente.
  • El plástico es más ligero, pero menos higiénico, ya que es más difícil de limpiar cuando el plato contiene aceite, grasas o alguna salsa.
  • Ambos materiales pueden ser aptos para microondas y, por tanto, no existe ningún riesgo para la seguridad alimentaria.

Un aspecto apetecible

  • Intenta que el contenido de la fiambrera sea lo más apetitoso posible combinando colores y gustos distintos.
  • Además, es una buena idea pedir a tus hijos que te ayuden con los ‘tuppers’ de todos los días. De esta manera, puedes explicarles la diferencia entre cada tipo de alimento y por qué son importantes.

Platos fríos

  • Para platos de consumo frío, introduce la ración en un recipiente limpio, ciérralo herméticamente y consérvalo en el frigorífico. Sácalo justo antes de salir de casa. Al llegar al colegio, deben refrigerarlo de nuevo, y si esto no es posible debes asegurarte de que el acumulador de frío mantendrá una temperatura de refrigeración de al menos 5 grados hasta su consumo.

Platos calientes

  • Si se trata de preparaciones calientes, déjalas enfriar previamente a temperatura ambiente no más de una hora (nunca introducir la comida caliente en la nevera). Tapa inmediatamente después de manera hermética y guárdalas refrigeradas.

Elaboraciones a base de huevo

  • Evita elaboraciones a base de huevo, muy especialmente si es crudo (sin tratamiento térmico) como salsas mahonesas.
  • Es preferible preparar, por ejemplo, una ensaladilla y añadirle en el momento de consumo la mahonesa comercial.

Productos estables e higienizados

  • Opta siempre por productos estables e higienizados: por ejemplo, quesos curados frente a los frescos, postres o lácteos industriales frente a caseros, filete frente a tortilla…

Consumir en el corto plazo

  • No le pongas alimentos preparados con más de 48 horas de antelación o si tienes alguna duda sobre su estado.

No reutilizar

  • No reutilizar ni congelar las posibles sobras de las preparaciones caseras consumidas fuera de nuestro hogar.

Y no olvides incluir en la mochila de tus hijos…

  • Pañuelos de papel para taparse nariz y boca cuando no se lleve mascarilla, en casos de ataques de tos o estornudos.
  • Una botella individual de agua marcada para que no se confunda (no se pueden compartir líquidos o comida).
  • Un bote pequeño de gel hidroalcohólico (aunque los habrá en cada aula y en la entrada de los centros).
  • Un pequeño neceser con jabón de manos y toalla para no utilizar el que haya en los baños comunes.
Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.

MÁS SOBRE:
PARTNER:
Recibe nuestras novedades cada jueves en tu buzón, sobre bla bla bla.

    He leído y acepto la política de privacidad