Cuatro asiáticos ‘take away’ que nunca fallan en Barcelona

Cuatro asiáticos ‘para llevar’ que nunca fallan en Barcelona

Barcelona cuenta con una muy buena oferta de cocina asiática para todos los gustos, desde los locales más sofisticados hasta otros que ofrecen recetas sencillas y solventes a precios populares. Estos últimos son opciones perfectas para un ‘take away’ improvisado, pues sentiremos que estamos comiendo fuera de casa a precios accesibles y disfrutaremos de algunos platos gloriosos.

Estos cuatro restaurantes son perfectos para desempolvar los palillos que tenemos en casa y entregarnos a una cena especial con sabor a Asia.

Desde China, Dr Zhang

Es ideal para ‘take away’, pues los platos aguantan muy bien el transporte y llegan como nuevos a nuestro domicilio, aunque seguramente echaremos de menos ocupar su barra con vistas a la calle, en la que tan bien se está, y contemplar el trajín de este pequeño restaurante siempre ambientado y agradable.

Dr Zhang es un restaurante especializado en cocina china, concretamente en dumplings, y los hay para todos los gustos. Como adictos a su cocina, que en casa cae bastante a menudo, nunca falla la ensalada de noodles con salsa de cacahuete, con una muy buena relación calidad-precio, aunque la de dumplings fritos al estilo vietnamita también está requetebuena. Entre sus dumplings recomendamos pedir un variado, aunque no puede faltar el de berenjena china con salsa teriyaki, que puede completarse con alguna sopa calentita o unos rollitos de primavera. Cenaremos de maravilla sin llegar a los 15 € por cabeza y acabaremos el ágape mirando vuelos a China. Para cuando se pueda.

Dr Zhang. Sepúlveda, 137,

dr_zhang_dumpling_bar_asiaticos_barcelona

Last Monkey: fusión asiático-mediterránea

No demasiado lejos de Dr Zhang, en la milla de oro de Sant Antoni, encontramos este pequeño restaurante de fusión asiático-mediterránea en el que un chef italiano, Stefano Mazza, dejó al personal con la boca abierta hace unos años con su sorprendente cocina de raíz asiática con guiños a la tradición mediterránea. La de Last Monkey es una cocina tradicional y callejera sencilla y muy bien facturada en la que destacan algunos platos como su ya mítica berenjena confit –solo por probarla ya vale la pena una visita–, la sopa picante con gyosas o el tartar de vaca vieja coreana.

Los precios son muy ajustados teniendo en cuenta la calidad de lo servido y tenemos la sensación de que Stefano se niega a subirlos porque persiste en su empeño de llegar a todo el mundo. El local, pequeño y coqueto, es perfecto para cualquier ocasión: esperamos verlo pronto abierto de nuevo por las noches.

Last Monkey. Comte Borrell, 70.

Last Monkey

La India de Bombay Spicy

Adentrarse en el Raval para ocupar mesa en Bombay Spicy es siempre una garantía de que vamos a comer bien. Lo sabremos nada más entrar por la puerta, puesto que encontraremos una parroquia con muchos indios que se reúnen para disfrutar en este pequeño templo de los sabores auténticos de su tierra. Bombay Spicy es un festival de exotismo alejado de la sofisticación, una parte de ese Raval felizmente blindado al moderneo que se va descomponiendo casi al segundo.

Tienen menú del día, numerosas opciones vegetarianas y una carta muy extensa en la que no faltan las samosas, el pollo tikka masala y otras delicias típicas del país. Si tenemos hambre y queremos adentrarnos en los secretos de este local que lleva dando guerra desde 2006, nada mejor que optar por su menú degustación, un auténtico festival gastronómico a 27,50 €.

Bombay Spicy. Sant Pau, 16.

bombay_spicy:asiaticos_take_away

Petit Bang Kok, gran cocina tailandesa

Citar a este local de referencia en un listado de asiáticos es una perogrullada, porque cualquier aficionado que se precie a esta tradición gastronómica que se precie seguro que ha ocupado mesa en este restaurante en más de una ocasión. La cocina tailandesa de Petit Bang Kok es, sencillamente, magistral y cualquier plato que llega a nuestra mesa tiene un no sé qué que le sitúa a años luz de otras opciones.

Aquí son los jefes, y lo demuestran platos como su pad thai, hitazo donde los haya, y unos currys sensacionales con verduritas al dente y una salsa perfecta. Otro de los platos fuertes de una carta en la que todo merece la pena es, sin duda, el satay kai, unas brochetas de pollo marinadas con salsa de tamarindo y cacahuetes, aunque si el cuerpo nos pide algo caliente las sopas no tienen desperdicio.

Petit Bang Kok. www.petitbangkok.com

Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.