DooBop: la cocina de Nueva Orleans suena a heavy

Un viaje a Nueva Orleans no figura en mis planes, pero menuda excursión hice hasta allí en el restaurante DooBop. Recién abierto en el barrio del Poblenou, sirve cocina de aquella ciudad, conocida como ‘cajún’ (propia de los descendientes de desplazados franco-canadienses que se fueron a Luisiana tras la incorporación de los territorios franceses en Canadá a la corona británica). Además su chef, Nico Circo, le añade toques mexicanos. Así que a la potentísima gastronomía de Nueva Orleans se le suma el picante que llega del país norteamericano. Aviso: si te dejas caer por allí, cosa que te recomiendo, prepara el paladar porque vienen curvas.

Fue un descubrimiento para mí saber que la cocina ‘cajún’ tiene tanto músculo y está tan repleta de fritos: pollo frito, alitas de pollo frito, tomates verdes fritos… En DooBop los preparan a la manera clásica, casi siempre macerando los productos en butter milk (leche cuajada con limón), que rompe las fibras de los alimentos, de manera que se deshacen en la boca, y los hacen más jugosos. Y los sirven con rebozados gruesos y crujientes, adobados con todo tipo de hierbas y especias como ajo, cebolla, pimentón, tomillo, orégano, comino…

Además de freír de manera impecable (al día siguiente estaba como si hubiera comido media lechuga), otra de las cosas que me gustó fue la elección de harinas de maíz y de arroz y fécula de maíz en lugar de harina de trigo, base de la aquella gastronomía, para que celiacos e intolerantes al gluten puedan disfrutar de sus propuestas.

También me sorprendió enterarme de que en Nueva Orleans hay mucha influencia vietnamita, de ahí esa gamba picante con la que empecé la comida. Se cuece en un caldo de especias.

Y que usan un pan de maíz, el cornbread, con textura de bizcocho, para acompañar las carnes, aunque en DooBop lo sirven como plato único con una mantequilla de chile ancho, que no pica y aporta un sabor ahumado.

En fin, platos cañeros que asocio con el heavy más que con el blues y el jazz, música típica de Nueva Orleans (Doo-Bop es el nombre del último disco de Miles Davis). Además, Circo, argentino enamorado de México (trabajó allí y su mujer es de allí), aporta su toque ‘ándele’, por ejemplo, con unos tacos de mejillones y de gambas fritos.

Vayamos a los clásicos ‘cajún’. Las alitas estaban cocidas a baja temperatura y aliñadas con una adictiva salsa a base de soja, miel y una mezcla de especias llamada tasso (pimentón cayena, ajo y chile en polvo, ají molido).

El tomate verde frito venía adornado con ‘relish’ de maíz, una conserva similar al chutney por el uso de vinagre y el azúcar pero que también lleva pimentón, apio, granos mostaza y cúrcuma.

El jugoso y gustoso bacalao frito, que viene a ser un fish and chips con rebozado ‘cajún’, tenía recuerdos ahumados y llegó a la mesa con una mayonesa de cilantro, lima y jalapeños, y un kétchup de la casa (pica un poco, ya que lleva con chile ancho, chile chipotle y chile ojo de pájaro).

Y el pollo frito, otro emblema de Nueva Orleans, se sirve sobre un waffle casero, con jalapeños y sirope de arce. Pica lo justo y tiene mucha melosidad y sabor.

En DooBop, un local luminoso y agradable, no solo puedes comer o cenar ‘cajún’. También pedir el menú de mediodía laborable por 8,90 euros (sin postre ni bebida), ir a media tarde a probar sus pasteles artesanos (pecan pie, cheese cake, brownie con toffee de cacahuetes, tarta de naranja con harina de almendra apta para celiacos), tomarte una cerveza artesana de tirador o disfrutar de un ‘brunch’ dominical.

DooBop

Calle de Sardenya, 48. Barcelona.
Teléfono: 93 625 50 35.
Horarios: de 12.30 a 17.30 entre semana. de lunes a viernes y de 19.30 a 22.30 (de martes a sabado); sábados, de 10.00 a 17.00 y de 19.30 a 22.30; domingo, de 10.00 a 17.00 horas.
Precio medio: 20-25 euros (menú de mediodía laborable por 8,90 euros (sin postre ni bebida).

Mi ubicación
Cómo llegar

 

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.