Dónde merendar en Madrid como cuando éramos pequeños - Gastronomistas

Dónde merendar en Madrid como cuando éramos pequeños

¿Qué recuerdos te trae la merienda? Quizá era el momento de recuperar fuerzas al salir de clase. O una reunión de amigos en casa con el beneplácito de tu madre. No tenemos una máquina del tiempo para volver a esa época, pero sí conocemos algunos sitios en Madrid donde elevar el momento “merendola” a la enésima potencia. Anota.

Madam
Es un recién llegado al barrio de Malasaña. Y un pequeño oasis que parece sacado de una película. Cruzar la puerta de Madam es como trasladarse a Francia en un espacio súper coqueto, de materiales naturales y tonos cálidos, que hará tu visita muy acogedora. Lo bueno es que aquí la cocina es ininterrumpida desde las 10 de la mañana hasta las 2 de la tarde, aunque su apuesta se basa en los brunch y las meriendas. La oferta combina la cocina mediterránea con la inspiración francesa. Por ejemplo, un clásico croissant, pero en versión salada, relleno de queso crema, salmón, eneldo y tomate seco; o de guacamole, pavo, sésamo y rúcula. Si eres más de dulces, ten cuidado que pecarás fijo con su cremoso de chocolate negro y aceite de oliva o crumble de manzana con crema inglesa. No te pierdas su selección de cafés y bebidas naturales, como zumo detox y limonadas naturales.
Luna, 12. Teléfono: 910 635 053.

La Antigua 1913
Es un poco “la tierra de los nostálgicos”. Su tazón de chocolate con churros, hechos al momento, nos hizo volar con la imaginación a una tarde de domingo lluvioso de nuestra infancia. Lo bueno es que, ya como adultos, nos podemos dar el caprichazo de merendar así de bien cualquier día del año, haga frío o calor. El nombre hace referencia al año de su fundación, que nació como churrería-cafetería.

En sus orígenes, las churrerías eran locales pequeños de barrio donde se reunían de pie vecinos y trabajadores. Hoy el concepto ha evolucionado bastante y los azulejos y el olor a aceite han dado paso a un local espacioso, con decoración de madera e hilo musical. Aquí el chocolate con churros o porras se lleva la palma. Es lo más solicitado y también lo sirven para llevar (la mayoría se lleva un litro de chocolate y 30 churros). El chocolate lo hacen solo con agua, así que también es apto para veganos o intolerantes a la lactosa. Además de estos clásicos, también puedes elegir el famoso bizcocho de limón o la tarta de queso de la Tía Micaela.

Tanto si prefieres merendar de salado como si optas por una combinación, prueba sus segundejos, que es el sándwich más popular de Carabanchel, según nos cuentan. Se trata de un bocadillo muy fino de oreja de cerdo. Lo puedes combinar con una cerveza de grifo bien tirada, junto con un bocata de calamares. Todo muy castizo.
Glorieta de Quevedo, 4. Teléfono: 910 571 366.
Avenida de los Andes, 22. Teléfono: 917 822 169.

Pan.Delirio
Los Javier Cocheteux, padre e hijo, han logrado en apenas cinco años (pandemia mediante) todo un imperio donde trabajan más de 40 personas: los obradores-tienda de Juan Bravo 21 y Profesor Waksman 8, y también Materia, una nave-obrador-tienda con escuela de cocina donde formarán a los futuros panaderos. Oírles hablar es fascinante, porque son como libros abiertos que evangelizan sobre el pan, desterrando mitos y haciendo entender al público porqué es sano consumir pan artesano, el de verdad. Empezaron triunfando con el roscón de Reyes y tuvieron la genial idea de vender “delirios” durante todo el año: bollitos individuales de roscón, ideales para desayunar o merendar.

Desde finales de 2021 han sumado un nuevo espacio: una cafetería en la planta Gourmet Experience de El Corte Inglés de Castellana. Tiene espacio en el interior y en una terraza donde se pueden degustar sus famosas elaboraciones de panadería y bollería, acompañados de un café, chocolate a la taza, zumos, limonadas o refrescos. En su nueva oferta incorporan un apartado salado a base de bocadillos, croissants rellenos, quiches y tartas saladas individuales. Como todo lo que tocan, a la carta también le han dado un twist muy gourmet: sándwich mixto con rebanadas de pan brioche, queso fundido y jamón cocido natural; “Green tetilla”, con pan de semillas con champiñones Portobello, queso de tetilla ahumado, pesto de kale y menta, o el “Bonito me derrito”: dos rebanadas de un nuevo pan de molde elaborado con la misma masa del croissant relleno de atún con queso y cebollino. ¿No es para volverse loco? Tienen alguna opción vegetariana y un apartado de tostas, como una clásica de pan de semillas, aguacate, salmón, huevo poché, queso fresco, lima, eneldo y pimienta negra.
El Corte Inglés de Castellana. Plaza de Manuel Gómez-Moreno, 79. Madrid.

Café de la Plaza
Pocos lugares hay en Madrid más icónicos y turísticos que la Plaza Mayor. Nos encanta por su estética, pero también por ser un hervidero de gente, en el que se puede ver la vida pasar. En este entorno nos decantamos por la cafetería del hotel Pestana Plaza Mayor, que recientemente ha incorporado una carta de meriendas a su oferta. Está disponible tanto en el patio interior como en la terraza, así que en días de calorcito y sol puede ser un plan estupendo. El chef Borja Veguillas ha sido el encargado de diseñar esta carta de 7 platos que sirven de 16 a 19 horas, pero pensada en gustos heterogéneos, como su clientela. Por ejemplo, entre las opciones saladas está presente el mixto de pavo y Edam fundido. También hay un mixto ibérico trufado; o el bocadillo de paleta ibérica en pan de masa madre. Si te van más los dulces, puedes elegir entre un gofre con crema de avellana, o pancakes esponjosos con sopa de chocolate blanco y plátano. Aquí lo difícil será elegir.

Hotel Pestana Plaza Mayor. Calle Imperial, 8. Reservas: 910 052 843.

Cristina Barbero

Hambrienta a tiempo parcial y disfrutona a jornada completa. No hay límite en su curiosidad culinaria: lo mismo disfruta de una tortilla de patatas que en la cocina más vanguardista y exótica. Trabaja la comunicación de marcas desde su agencia de comunicación Ideas Bien Contadas y colabora con otros medios, como la revista Bar Business. Puede presumir de haber sido la creadora del Día Internacional de la Croqueta.