Tienen más en común de lo que parece. Son dos locales 2 en 1 por su doble condición de pastelería y restaurante. El motivo de este post es destacar precisamente el protagonismo que otorga cada uno a su cocina dulce. Uno está en Barcelona y el otro en Madrid. Ambos dejan muy buen sabor de boca.

Panda pastelería Gastronomistas Madrid
Surtido de mochis junto con dos diferentes frappés.

Panda. A un paso de la Gran Vía madrileña se encuentra esta pastelería japonesa, la primera de la capital aunque cueste creerlo. Tenía que ser curiosamente un español invadido por la nostalgia el que emprendiera en pleno centro de Madrid un proyecto que le acerca a ese Japón que invita a conocer a través de sus platos. Tanto desde la oferta salada de Hattori Hanzo como desde su dulce alma gemela, con la que comparte la cocina vista del local. Borja Gracia ha conseguido reproducir fielmente la pulcritud, el detallismo y el refinamiento estético que definen la repostería japonesa en elaboraciones que conjugan sabores de contraste. Sus ingredientes siempre guardan relación con la despensa habitual de todo buen japonés. Desde el té matcha a la leche de soja, el tofu, el sésamo verde o el yuzu. Combinados entre sí o con los productos básicos de la creación pastelera resultan ese bocado diferente con el que merendar cualquier día de la semana. Abre a diario a la hora del té -lógico cuando se tiene más de una veintena, infusionados tanto en frío como en caliente- con un servicio impecable y una carta de las que conviene leer detenidamente. Sólo así entenderás de qué se componen muchas de las propuestas de repostería y postres ideadas por Gracia y su equipo. Sobre todo aquellas que te suenen a chino, aunque las referencias sean todas niponas. Prueba sin duda el surtido de delicados macarons (en especial, el de chocolate blanco Ivoire con yuzu, o el de rosa); los hanami dango (esferas de arroz glutinoso de tres sabores); los mochis; el matcha swiss roll (tierno bizcocho genovés de matcha relleno de crema de mascarpone y té verde); cualquier wagashi o las trufas de yuzu y peta zetas. Acompáñalos también con café latte, alguno de los diferentes frappés o incluso con limonada. Las mesas, tan bajas como las luces, y el plácido ambiente hacen que el tiempo aquí pase sin darte cuenta. Desengaño, 11.

 

Lonut Sally Sucra Gastronomistas
El lonut o donut alargado ideado por Carlos Beltrán.

Sally Sucra. Carlos Beltrán es pastelero de formación y “sweet chef“, según su autodefinición. Llevaba ya tiempo persiguiendo el sueño del local propio y lo ha encontrado en Sally Sucra. Como revela el juego de palabras del nombre, en este Café con mayúscula hay tanto espacio para el disfrute dulce como el salado, si bien la repostería y el esmerado trabajo de las masas es lo que distingue y distinguirá en el corto plazo a este local del resto. Sobre todo de aquellos que se nutren exclusivamente de producto prefabricado. La apariencia fría del local desde el exterior es pura fachada. En su interior se percibe el cuidado por el detalle, la recreación de espacios y el calor de hogar inspirado en la cultura nórdica que tanto conocen Carlos, su pareja Cristina, y Stella, amiga y también socia de ambos. Los tres circulan arriba y abajo de las dos plantas de Sally Sucra para surtir la vitrina de la entrada, atender las mesas y reponer el producto casero que se va agotando desde buena mañana. De la carta de marcado corte internacional -toca las preferencias de casi todas las culturas- en horario ininterrumpido destacan los pasteles, el Sally’s bun y muy especialmente el lonut o donut elaborado de forma alargada, muy similar al fartón. No podía encontrar un valenciano como Carlos mejor inspiración para mojar el donut en vaso o taza de lo que sea. La creación es suya y no sólo es buena sino que, recién horneada, está buena. El brunch se convoca aquí el sábado ya que, por el momento, el domingo el Café está cerrado. Bailén, 83.

 

 

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter