El Sortidor se reencuentra con Barcelona

sortidor2
¿En qué rincón de Barcelona se conserva otra barra como esta?

El Poble-sec ardía ese mediodía de final de junio y aún así, quien lo diría, ese fricandó voló. Eso es la prueba del neuve de que estaba buenísimo, de que el cocinero David Sanmartín lo bordó. David, junto con sus amigos Lídia Aymar y Marc Fité, es uno de los artífices de la reapertura de El Sortidor, sin duda alguna por su ubicación, y por su interiorismo auténtico —que no vintage, es que ha sido así desde 1908—, lo que vendría a ser uno de los restaurantes con más encanto de Barcelona. En esta nueva etapa, tras unos pocos meses de cierre, los nuevos gestores han puesto un complemento al nombre histórico del restaurante. Así, pasa a ser El Sortidor de Filomena Pagès, en homenaje a la abuela de Lídia, que en El Port de la Selva (Girona) fue un personaje queridísimo por abastecer de comida a todo aquél que la necesitara en plena posguerra.

sortidor4
Este es el fricandó que pudo vencer incluso al calor.

Ahora, en el nuevo El Sortidor, su nieta y sus dos socios siguen dando de comer. Han querido imprimir al local un carácter más barcelonés, más acorde con la tradición que se respira en él. Por eso no es de extrañar que el fricandó les quede tan rico. Igual que disfrutamos de su versión de las habas a la catalana en forma de habitas baby con butifarra negra. Nos encantaron los mejillones a la marinera —imprescindibles!— y el pulpo con cebolla.

sortidor5
Os lo hemos dicho, los mejillones son de comanda obligada.

La carta, pensada para compartir, está repleta de tapas y tapitas. Y el cariño que los nuevos propietarios han aplicado al proyecto se traduce en un cierto humor socarrón en las presentaciones. Como todo está pensado para compartir, son un detonante para despertar la conversación y el buen rollo entre los comensales. Por ejemplo, los huevos para estrellar se presentan dentro de un mortero donde se pueden machacar tan ricamente. O el pescadito frito dentro de una red de pesca. La ensalada como la de antes se monta con lechuga viva (esto es, fresquísima) y cortes de tomate y pimiento rojo crudo encima de un plato de duralex. ¡Por unos momentos regresé a las comida de mis colonias infantiles! El pan con chocolate en ese formato reinventado que ya conocemos en otros locales —quenelles de helado de chocolate con rebanaditas de pan tostado, aceite y sal— sirvió de postre. Pero deberemos volver para probar el refresco de canela y piña, una actualización de una recepta autóctona del Poble-sec de la mano del chef.

Y hablando de homenajes a la cocina del barrio, antes, cuando he citado la ensalada como la de antes, olivdé hablar de el más especial de sus ingredientes: el seitotxo, un boquerón con sabor a anchoa, otra creación de la casa la mar de oportuna en este barrio, uno de los más vermuteros de la ciudad.

Lo mejor: lo dicho, el fricandó.

Lo mejorable: ¡aliñen más sus ensaladas!

 

Mi ubicación
Cómo llegar

El Sortidor de Filomena Pagès

Pl. del Sortidor, 5. Barcelona.
Tel. 93 328 44 08.
Precio medio: 25 €.
Menú diario: 10,50 €.
Medio menú: 8,50 €.

Horarios: Comidas y cenas de miércoles a domingo. Cierra lunes y martes.

 

Josep Sucarrats
Josep Sucarrats

Lo más fácil es que os lo encontréis comiendo, escribiendo o hablando, tres de las actividades que más le gustan practicar. Director de la revista gastronómica Cuina, también es colaborador habitual de Catalunya Ràdio, de la revista Time Out Barcelona y de varios medios más. Es coautor del libro ‘Històries de la Barcelona Gormanda’ (Angle Editorial, 2014) y de 'Teoria y práctica del vermut' (Now Books, 2015).

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.