Mientras en España seguimos sin saber bien-bien qué supondrá la “nueva normalidad” para la (alta) cocina, en buena parte de Europa hay restaurantes que ya ‘se han integrado’ en esta otra realidad global.
Chefs de renombre se han tomado al pie de la letra lo de reinventarse o morir y han retomado la actividad en cuanto han podido. Con responsabilidad, adaptación a las circunstancias y actitud renovadora.
Sin saber tampoco si les saldrán los números, han apostado claramente por el oficio.

Ejemplos hay en casi todos los países, incluso en una Italia desolada ante esta devastadora pandemia. Allí, un líder gastronómico como es Massimo Bottura ha promovido el modelo de bistró de autor a domicilio. Con comida tradicional envasada al vacío y un manual de uso para acabar ciertas elaboraciones en casa.
Un servicio que viaja entre regiones -inviable por ahora en España-, se reparte de forma regular y agota las existencias. Así ha ocurrido ante el estreno del envío de platos de su Franceschetta 58 de Módena a Milán.

El roast beef de ©Franceschetta 58 llega con todos los condimentos envasados.

En capitales como Estocolmo, cocineros de primer nivel aún no se creen la “gran aceptación” que ha tenido el cambio en su oferta gastronómica. De depender de los turistas en un 60% han pasado a recibir a la clientela local con menús degustación reducidos. También en cuanto a precio -“de 100 euros a 70”-, según reconoce Niklas Ekstedt sobre su caso particular a Vanity Fair.

Como Suecia rechazó de pleno el confinamiento social, estos restaurantes se libraron del cierre. Aún así, no pudieron evitar las mesas vacías reservadas por turistas, que ahora llenan los residentes. Para degustar platos con producto autóctono en recetas sencillas.

En Finlandia, tres cuartos de lo mismo. Los ‘michelines’ de Helsinki, por ejemplo, se han puesto de acuerdo al enviar sus culinarios perfectamente empaquetados a domicilio. Con guarniciones, salsas y todo tipo de detalle. Una fórmula adaptada a los tiempos, que por ahora sirven tanto Inari como Ora.

‘Delivery’ con estrella finlandés. ©VisitFinland

Sin abandonar el norte europeo, el Noma de René Redzepi ya ha anunciado su pronta reconversión temporal en un wine bar a base de vinos naturales y hamburguesas. Una fórmula para volver a la actividad de manera inmediata y una oportunidad para cuantos aún no han pisado nunca antes sus instalaciones.

 

En la Francia que reclama ayudas para mantener a flote su “grandeur” culinaria, un ‘triestrellado’ como Christopher Coutanceau ya despacha su particular To go! con producto de mar súper fresco. Un take away a precios que nada se parecen a los del pre-coronavirus, claro.
Otro referente como David Toutain ha ideado Garde Manger, un prêt-à-manger de platos de temporada que se reserva online y se entrega en su restaurante de París.

También en Alemania, donde aún no hay fecha para la vuelta a la normalidad hostelera, los restaurantes más afamados han sacado a relucir su ingenio y su solidaridad. Destacable es el caso del berlinés Einsunternull. Su estrella sigue aportando luz y alimentos a la población más vulnerable, además de servir menús puerta a puerta -de su cocina a cualquier domicilio- a los que no falta de nada. La portada de este post así lo ilustra.

Otra muestra del menú “en casa” del berlinés ©Einsunternull.

Otro ‘estrellado’ como el Rijks de Ámsterdam sirve cada weekend un desayuno casi brunch al que nadie podría negarse.
Lo hace tras impulsar hace semanas un take away de cenas en paquetes que basta reservar con antelación y recoger junto al museo que da nombre al restaurante.

En la capital “orange” han surgido también las mesas para parejas o tríos en pequeños invernaderos ubicados junto a uno de sus canales. Son idea original del restaurante Mediamatic ETEN.

©WillemVelthoven para Mediamatic Amsterdam

Francamente, no respetan el distanciamiento social mínimo entre personas. La puesta en escena es muy cuqui, eso sí; las precauciones del personal, todas; y el éxito asegurado, a juzgar por las reservas a medio plazo.

En Madrid y Barcelona ya hay que celebrar la reciente apuesta por el delivery de chefs ‘estrellados’ como Dabiz Muñoz, Mario Sandoval, Ramon Freixa junto a Paco Roncero en su A cuatro manos, o Jordi Vilà. ¿Vendrán más? Lo contaremos.

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter