Cómo descubrir si un restaurante es babyfoodie

Un grito atronador —nunca mejor dicho— recorre los restaurantes de nuestras ciudades: “‘¡Si no hay trona, nos vamos!”. Decenas, más bien centenares, quizás pronto miles de padres y madres reivindican el derecho a seguir siendo foodies después de haber nacido sus bebés… y acompañados de ellos. La cara visible detrás de los llamados babyfoodistas es la periodista barcelonesa Laura Jutglar. “En casa nos gusta descubrir nuevos restaurantes, bares, cafeterías… y cuando nació Roc teníamos claro que queríamos seguir con nuestra afición. Así que nos convertimos en una especie de comando buscatronas”, cuenta. Y fue así como nació la cuenta de instagram @babyfoodiebcn bajo la consigna de que “La condición sine qua non para que un local entre en el universo babyfoodie es que tenga trona.”

¡Abajo el menú infantil! Este plato de Olea Café no tiene edad.

En su lucha, Laura ha encontrado numerosos apoyos uno de los que más valora es el de Begoña Prats, autora del libro Mi niño come de todo (editorial Grijalbo, 2019). Ambas suman complicidades. Como afirma Begoña, “salir a comer fuera con bebés o niños es sinónimo de estrés, es así. Esto podría mejorar en gran medida si la respuesta de los restaurantes fuera más acertada, y ojo, que no sólo hablamos de comida. Un restaurante babyfriendly, ante todo, debe empatizar con las familias, que buscan pasar un rato ameno con los suyos en un entorno agradable.”

Cuando Laura Jutglar no está ante las cámaras de los informativos de La Sexta, mueve los hilos tras la cuenta de Instagram @babyfoodiebcn.

Y, en base a esta experiencia, hemos pedido a Laura que nos aclare cuales son los 10 mandamientos del babyfoodismo. Y, antes de citarlos, nos aclara que “para ser el dios del Olimpo babyfoodie hay más requisitos, pero si se cumplen estos diez, ya es la repera.” Pues vamos allá.

He aquí Roc en un momento de reposo en Video Instan, mientras sus padres hacen el foodie en este local babyfoodie

LOS DIEZ MANDAMIENTOS DEL BABYFOODISMO

  1. Que tengan trona (no hay excusa para no tenerlas, si te dicen “es que no hay espacio para guardarlas”. ¡Falso! las de Ikea son apilables y están tiradas de precio). “El mobiliario debe ser adecuado para que el bebé o niño pueda comer con tranquilidad y seguridad. Muchas tronas están dañadas y su diseño anticuado dificulta el movimiento del pequeño”, denuncia Begoña Prats,
  2. Que tengan cambiador (sí, las criaturas no controlan esfínteres y lo más probable es que en medio del ágape te suelten un pastelito no comestible).
  3. Que tengan un kidscorner (un rinconcito o zona infantil con juegos, juguetes, libros, lapiceros de colores, mesita y sillitas. Todo dependerá de la capacidad del local, claro). Como apunta Begoña, “cualquier padre o madre sabe que la paciencia de un pequeño es limitada y que necesitará algún momento de evasión.”
  4. Que te ofrezcan opciones saludables y variadas. ¡Muerte al menú infantil de macarrones requemados,  sanjacobos afritangados, patatas fritas congeladas, croquetacas industriales y helado con aceite de palma supurando por los 4 costados! ¿Por qué presuponemos que los bebés no tienen el morro fino? ¿Por qué nos empecinamos en que coman diferente a los padres? Así solo conseguimos amuermarles el paladar y les cerramos las puertas del universo foodie. “Necesitamos un poco de implicación por parte de todos, padres, restauradores y sociedad en general para que dejemos de ver a los niños como marcianos a los que hay que dar de comer de manera diferente”, opina Begoña.
  5. Que programen actividades familiares, talleres, cursos (cine, teatro, manualidades, música, cuentacuentos…)
  6. Que tengan suficiente espacio para los carritos de bebé.
  7. Que el personal no te mire con cara de póker y se lleven las manos a la cabeza al abrir la puerta del local y se toparse con un grupo de 6 adultos y 6 bebés o se quieran pegar un tiro si aparece un carrito con trillizos. Vamos… ¡que tienen que estar encantados de recibir a las familias! En palabras de Begoña: “el primer gesto, debería ser una amplia sonrisa de la que se entrelea un: ‘Ey, Bienvenidos, estamos encantados de que estéis aquí’.”
  8. Que esté bien situado, bien comunicado y que para acceder no tengas que sortear un muro de contención, un peldaño de medio metro y una puerta de hierro forjado.
  9. Que en el WC, además del cambiador dispongan de toallitas, reductor de WC, taburete o pañales. En definitiva, que nuestra estancia en el servicio sea cómoda
  10. Que tengan opciones gluten free, veggiepara intolerantes a la lactosa… “Hay vida después del menú infantil lleno de pizzas, hamburguesas y patatas fritas” proclama Begoña. A ver si Donald Trump, ya de paso, se entera.
Este plato sanísimo lo devoró Roc en el babyfoodisímo restaurante Cocoa.

Y dicho esto, vamos al grano. He aquí una pequeña guía avalada por nuestra babyfoodie favorita, Laura Jutglar, de siete restaurantes de Barcelona merecedores de la estrella babyfoodie. Ahí va. Padres foodies, os acabamos de salvar la vida, lo sabemos.

PEQUEÑA GUÍA BABYFOODIE DE BARCELONA

Mama’s Corner. Cumple con el 100% del decálogo babyfoodie, especialmente en lo que respecta a un programa de actividades infinito.
Passatge de Lluís Pellicer, 10. Tel. 93 678 39 01. www.mamascorner.es

Cocoa. Otro pleno al 10. En cuanto a actividades, están especializados en clases de música.
Carrer de Lepant, 241. Tel. 666 13 23 68. www.cocoabcn.com

Video Instan. Ok, no es propiamente un restaurante, pero en este videoclub (¡el más antiguo de España!) se puede comer excelentemente gracias a Xorqueta, el cátering que les sirve la comida diariamente. Tienen un cine non stop que programa películas familiares de todos los tiempos.
Carrer de Viladomat, 239. Tel. 93 453 00 00. www.videoinstan.net

Olea Café. No cumple algún punto, pero casi todos. Cuenta con trona, cambiador y un amplio kidscorner.
Carrer de Joan Gamper, 13. Tel. 93 109 20 09. www.olea-cafe-kids-friendly.negocio.site

Doble Zer00. Aquí encontraréis trona, cambiador y un amplio kidscorner. Los fines de semana disponen de un monitor. Aunque no cumpla todo el decálogo, mola.
Carrer de Jaume Giralt, 53. Tel. 93 315 17 44. www.facebook.com/SushiDobleZeroo/

La Vietnamita. Su establecimiento de Sant Antoni cuenta con trona, cambiador y un amplio kidscorner.
Carrer del Comte Borrell, 85. Tel. 93 832 44 83. www.lavietnamita.com

Consell 81. Para ir a merendar, que no es poco. Vais a encontrar trona, cambiador, un amplio kidscorner y numerosas actividades infantiles.
Carrer del Consell de Cent, 81. Tel. 695 05 82 48. www.consell81.com

Josep Sucarrats
Josep Sucarrats

Lo más fácil es que os lo encontréis comiendo, escribiendo o hablando, tres de las actividades que más le gustan practicar. Director de la revista gastronómica Cuina, también es colaborador habitual de Catalunya Ràdio, de la revista Time Out Barcelona y de varios medios más. Es coautor del libro ‘Històries de la Barcelona Gormanda’ (Angle Editorial, 2014) y de 'Teoria y práctica del vermut' (Now Books, 2015).

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter