Casa 28, culto a la carne en Malasaña

La gentrificación es ese arte de poner un barrio patas arriba para el beneficio de unos pocos. Eso ha pasado y sigue pasando en Malasaña, por ejemplo, porque es un proceso largo y que suele profundizar hasta que no queda ni rastro del punto de partida. Por eso, es interesante acercarse a proyectos como Casa 28. ¿Por qué? Porque toma lo que fue una carnicería y salchichería de la calle Espíritu Santo y rescata su esencia tras un breve periodo como tienda ‘vintage’. Aquí se vende carne para llevar y cocinar en casa -entre otras cosas, una buena oreja-, pero también se da de comer en un concepto informal. Es curioso, porque es una apuesta a contracorriente en un tiempo en el que el veganismo no cesa de ganar adeptos. Por cierto, en el nombre del negocio, “CA” corresponde a “carnicería” y “SA” a “salchichería”. Para que no queden dudas.

¿Quién está detrás de este negocio? Se trata de Adrián Rojas y Roberto Quirant, dos ex cocineros de PuntoMx que se meten no a charcuteros, sino a selectores del mejor producto cárnico con el sello de calidad de proveedores como Carrasco o El Capricho. Más que las virguerías técnicas, aquí impera la calidad de lo que se pone en la mesa. Sucede con un fantástico steak tartar elaborado a partir de cadera de buey, que está en su punto justo de aliño: un bocado basta para comprobar que aquí no se regatea con la calidad. También vence y convence la rica cecina de buey que se sirve, además, cortada finamente, para disfrutarla mucho más.

Rico rico el plato de entraña de novillo, acompañado de unas verduras traídas del huerto orgánico de la Retamilla, aliñadas con mucha gracia. Su panceta, cocinada con un punto crujiente, se suma a esa nueva generación de torreznos de prestigio, entre los que están los de Roostiq, La Raquetista o Los Delgado. Los actores secundarios también brillan, como ocurre con las verduras o el resto de productos que componen su carta, entre ellos,conservas gourmet y quesos selectos con los que componer unas cartas deliciosas. Buena la carta de vinos, con referencias que compaginan clásicos con referencias menos vistas. Por el momento, no hay postres  y solo se puede beber alcohol hasta las 22 horas.

Casa 28. Espirítu Santo, 28. Madrid. Horario: de martes a domingo, de 12.30 a 23.30 horas. Lunes cerrados. www. casa28.com.es. Precio medio: 15-20 euros.

Banda sonora. Madness – Our house

 

 

 

Gastronomistas
Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.