Hacer un Juan Palomo en el Mandarin Oriental

No todos los días tiene uno -tuvimos todos- la oportunidad de sentirnos en un hotel como en nuestra casa. Y mucho menos cuando se trata de un hotel de las calidades y las calideces del Mandarin Oriental Barcelona. Pero ante ciertas invitaciones conviene poner condiciones y la nuestra en este caso fue la de dejar desenvolvernos como lo hacemos por estos posts. Esto es, intentando llegar donde otros no llegan; intentando contar lo que otros no cuentan. Sin resultar pretenciosos: si veníamos a cenar al Blanc no queríamos resultar meros espectadores de lujo -nunca mejor dicho- de su five-stars system sino participar del mismo. Desde sus entrañas. Obviando su spa de 2.000 metros cuadrados, sus suites, su Moments e incluso ‘sus’ manolos. En el epicentro de la exclusiva (y excluyente) Milla de Oro barcelonesa, el objetivo era hallar y evaluar un reclamo apto para gastronomistas. Hasta que dimos con él en el Blanc. En el Blanc de Nit. Una fórmula que por menos de 40 euros -39 euros para ser exactos- te permite degustar en horario de tarde-noche tres aperitivos, un segundo y un postre con música en vivo. Ah! e incluso una copa en el Banker’s Bar para rematar la velada. “What else?“, que diría George Clooney.

Cocinando el curry.
Cocinando el curry.

La cuestión es que hemos tenido la suerte de saborear la experiencia en grupo (Javi incluido, pese a la distancia geográfica), previa customización gastronomista. Esto es, dándole ese giro que permita hacer del encuentro una noche para el recuerdo.

Y cómo olvidar ese ‘asalto’ a la cocina comandada hasta la fecha por Llorenç Valls, un chef que además de bueno es un buenazo. Porque aguantar una ‘olla de grillos’ como la nuestra, ya os podéis imaginar… Pero nos lo tomamos en serio y disfrutamos. Enfundados en las correspondientes chaquetillas y armándonos de los utensilios necesarios, cocinamos un curry verde que mostró bien a las claras nuestras limitaciones. Porque, a ver, no se puede tardar tanto en cocinar un curry verde a 8 manos.

curryverde
¡Verde que te quiero verde!

El hecho cierto es que la hora que pasamos en cocina reveló quién lleva el delantal en su casa y quién no. Pero no daremos nombres, no… Sin perder de vista la leche de coco del fuego, cortamos los ingredientes que así lo requerían (chile verde, cebolla, jengibre) tal y como nos dijo el chef y nos desenvolvimos con la Thermomix como si la manejáramos a diario. Alucinamos con el resultado, modestia aparte. Como autocrítica diremos que tuvimos que rectificarlo de sal hasta 3 veces. Pero tampoco daremos nombres…propios. En su lugar, quedaos con esta palabra: kale. Es un tipo de col que se hornea un pelín y se toma como aperitivo crujiente. Según nos indicaron, está causando furor en el extranjero. Una gastrotendencia que además de rica es saludable.

Hojas de kale crudas.
Hojas de kale crudas.

Mientras los gastronomistas hacíamos sudar al chef (insistimos: ¡Llorenç es un santo!), al otro lado de la cocina la actividad se desarrollaba como cualquier viernes noche: con los fogones a tope. Con cocineros que no ves perder la sonrisa y con ese panel de indicaciones que pobre del personal que se lo salte…

Con la autorización del chef, pasamos a la mesa. Una laaaaaarga mesa en la que dimos cuenta de las virtudes de la fórmula Blanc de Nit. Cocina de mercado con sutiles guiños orientales que hicieron a Roger sentirse en su salsa. Tres aperitivos (ensalada de bogavantepulpo a la brasa con gnocchi y níscalos y rigatone relleno de setas y foie); un segundo (ventresca de atún con bearnesa) y un postre (tatin de manzana). Cenamos bien y muy bien avenidos.

tatinMandarin
De postre, tatin de manzana.

 

 

 

 

 

Banker's bank
El Banker’s Bar es la coctelería del hotel.

 

 

No todos llegamos a la última copa, por eso.  Sólo algunas gastronomistas no supieron renunciar a su particular momento Sed&the city en el Banker’s Bar. Pero, una vez más, tampoco daremos nombres…propios.

 

Blanc de nit. Blanc gastrobar. Mandarin Oriental Barcelona.
Passeig de Gràcia, 38-40. 93 151 87 83
Horario: de 13h a 23h.
Precio: 39 euros.

Si quieres vernos con la chaquetilla puesta, hay algunas fotos más de la velada en nuestro perfil en Instagram: gastronomistas.

 

 

Gastronomistas
Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.