Nápoles en plan ‘low cost’, pero del bueno

Nápoles tiene un encanto especial. Nada que ver con Milán, nada que ver con Roma. Decadencia, ruido, calles estrechas, olor a ropa recién tendida y a puestos de mercado. Una ciudad que hemos recorrido recientemente y nos ha traído a la memoria algunas escenas del Palermo siciliano. Belleza dormida y mar. Ciertamente, nos ha encantado. Y nos la hemos comido a poquitos, probando todo lo que nos recomendaban los locales que íbamos encontrando en el camino, pateando la ciudad y descubriendo lugares encantadores, como la Piazza Bellini y alrededores de Dante, con sus cafés literarios, o la zona de Chiara, joven y alternativa, con kitchen bars modernos y coctelerías retro.
Pero esta vez no queremos hablar de los locales más cool de Nápoles, porque nos hemos propuesto recopilar algunas de las direcciones que debes llevar apuntadas si viajas en plan ‘low cost’, algo que en esta ciudad no es para nada complicado.

Mercado della Pignasecca

Visitar el mercado della Pignasecca es visita obligada para todo foodie que visite Nápoles y, además, un lugar estupendo para comer por cuatro duros. Una calle llena de colores, olores y sabores donde podrás ver cómo los napolitanos hacen su compra diaria, tanto en los puestos como en las pequeñas tiendas, así como experimentar el modo de vida local, con su caos y su griterío. Abre a diario desde primera hora hasta las 15h aproximadamente, pero los lunes encontrarás cerradas las pescaderías, por lo que te recomendamos evitar ese día.

Y es que una de las pistas que traemos en la mochila es precisamente de mar. Haz parada en Azurra, una pescadería que dispone de algunas mesas donde poder comer su propio género fresco; si no tienes tiempo de parar, también tienen los populares cucuruchos de fritura por 5 euros.

Panino en Ai Monti lattari en Nápoles / Foto @sansebastianfoodies
Panino en Ai Monti lattari en Nápoles / Foto @sansebastianfoodies

Pásate por Ai Monti Lattari una pequeña salumería donde, además de dejarte impresionar por sus embutidos y quesos, puedes pedir un panino que te preparan al momento. Por 8.50 euros te llevas dos bien cargados; nosotros nos decantamos por uno de mozzarella fresca, cherry y salchichón y otro de mozzarella con jamón de Parma.

Y no puedes irte de Pignasecca sin entrar en la caffetteria Ge Esposito, un diminuto local donde podrás tomar el tradicional café expresso por solo 80 céntimos.

Pizzas con precios a la italiana

Si hay una receta que ha llevado por el mundo el nombre de Nápoles esa es la pizza. De masa tierna y grandes bordes irregulares, preparada en grandes hornos y perfecta para cualquier momento del día, no puedes viajar a esta ciudad y no comerte al menos una. Las más puristas son la margheritta (tomate, mozzarella y albahaca) o la marinara (tomate, ajo y orégano), precisamente las dos únicas versiones que tienen en Da Michele, una de las más famosas pizzerías de Nápoles. Su calidad, su precio (4-5 euros) y el hecho de que fuera escenario de una escena de Julia Roberts en la película Come, reza, ama, hacen que su fama se transforme en largas colas. Recomendable si vas fuera de temporada o evitando las horas más conflictivas (no cierra cocina).

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de GINO SORBILLO ®️ (@sorbillo) el

De no haber suerte, no desesperes porque es sencillo comer una buena pizza en cualquier local de Nápoles. En la zona antigua (centro antico) hay varios restaurantes muy recomendables como Di Matteo o Sorbillo. Nosotros fuimos a este último y nos zampamos dos megapizzas, una de mortadella y otra de panceta con pimienta negra, deliciosas. Los precios van desde los 4 euros de la margheritta a los 9.50, pero la gran mayoría son en torno a los 7 euros y muchos de los productos que utilizan tienen D.O.

Si prefieres take away, en esa misma zona te recomendamos Dal Cardinale que, además de restaurante tiene una ventana a la calle donde pedir pizzas para llevar por unos 5 euros.

Y por supuesto pasta: ragú napolitano

Junto con la pizza, el ragú es la receta más famosa de Nápoles. Y no podemos dejar que te vayas sin probarla. Es una contundente salsa con la que se acompañan diferentes variedades de pasta, con una base de carne con tomate preparada durante horas a baja temperatura. El resultado se deshace en la boca y es brutalmente sabroso. Para disfrutar de este plato te recomendamos Tandem, donde lo preparan con pasta fresca y como manda la nonna, con opciones desde 8 euros.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de gastronomistas (@gastronomistas) el

Silvia Artaza
Silvia Artaza

Adicta al queso y devota de la mencía. Actualmente coordina contenidos de estilo de vida en Gtresonline y reparte pluma en proyectos editoriales de la A.A. de la Real Academia de Gastronomía. Madrileña, enamorada de San Sebastián, a la que le apasiona comerse el mundo a bocados.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.