Comolocas, hamburguesas y más en Sant Gervasi

La reciente inauguración de Comolocas ha sido una grata sorpresa para todos aquellos que buscaban un local todoterreno en Sant Gervasi, al que llevar tanto a los niños como al abuelo, al cuñado hípster y a la tieta, con la certeza de que van a encontrar siempre platos que les gustan, van a salir contentos, van a disfrutar de un producto de calidad y no van a gastarse la semanada.

Este local agradable y funcional acaba de abrir sus puertas justo donde antes encontrábamos la hamburguesería Peggy Sue, y han sido las anteriores encargadas del local, Pilar y Lourdes, las que ahora están al frente de un Comolocas cuyo nombre, aseguran, refleja como ninguno el estado mental de la inmensa mayoría de mujeres de hoy en día. Lo que no significa, ojo, que los hombres no sean bienvenidos, ya que pese al nombre en clave femenina las propietarias son perfectamente conscientes de que hay mucho loco también por ahí suelto, que vendería su alma al diablo por una hamburguesa de calidad, una cervecita y un rato de paz.

comolocas

“Nuestra intención es hacer una cocina honesta con muy buen producto”, afirma Pilar, al frente de los fogones. Buena prueba de ello es su foie con mermelada casera (el sabor puede cambiar en función del día. Nosotros probamos la de tomate, y chapeau), la cual, como buena parte del producto del restaurante, se adquieren a pequeños productores. O sus croquetas caseras, que pueden ser de butifarra y manzana, de ibérico y, ahora, de ceps. Los tequefingers, nos cuenta Pilar, están siendo la tapa revelación de la temporada, y es que es difícil resistirse a unos rollos de queso con diferentes salsas (nosotros probamos una de mango), ideales para abrir el apetito.

comolocas

Y aunque es plenamente consciente de que las hamburguesas son el producto estrella, la obsesión de Pilar es ofrecer, alrededor de este producto, una serie de tapas y platos que no sólo complementen, sino que sustituyan incluso a sus preciadas burgers para todos aquellos que no sean especialmente carnívoros. Todo ello, siempre con unos estándares de calidad elevados, sin perder de vista que estamos en un restaurante sencillo y familiar pero que eso, pese a que muchos a menudo lo olviden, no tiene que ser sinónimo de descuidar ni un ápice nada que salga de la cocina.

comolocas4

Pero lo cierto es que es muy complicado eclipsar a una carta de hamburguesas muy muy top, que nada tiene que envidiar a los grandes locales hamburgueseros de referencia en la ciudad. Una carne melosa y gustosa toma forma de los más diversos platos, que pueden ser desde la aclamada Rib Burger, con carne de costilla y salsa barbacoa; o la de rúcula, parmesano y aceite de trufa blanca; sin olvidar una deliciosa cuatro quesos.

Todas ellas superan con creces la prueba del algodón hamburguesero, que comienza, claro, por fijarnos en la textura de las carnes y sigue con las patatas –caseras, deliciosas, crujientes por fuera y blanditas por dentro, como tienen que ser– y el pan –buenísimo, que hará las delicias de los amantes del brioche. Las croquetas también suelen ser parte de la prueba de fuego para saber si un restaurante es bueno, y la superan sin problemas: están muy ricas.

También encontramos ensaladas y platos menos calóricos, como es la pechuga de pollo a la plancha acompañada de brotes tiernos, muy demandada entre todos aquellos trabajadores de la zona que han hecho de Comolocas su restaurante de referencia.

comolocas

Los postres están a la altura del resto de la carta, y demuestran el pulso del equipo de Comolocas. Todas las propuestas proceden de Pastelería Tartela, son caseras 100% y desmienten aquello de que los postres suelen ser la asignatura pendiente de los restaurantes españoles. Desde el merengue de limón a una coca de Llavaneres, o un pastel de varios chocolates, son algunas de las propuestas dulces que cerrarán el ágape en Comolocas, en cuya juke box, además, podremos ir poniéndonos algún tema en función de los ánimos que nos haya ido dejando el festín.

En sala, Lourdes tiene clarísima su máxima: nada de locales impersonales con camareros medio malencarados. “Entendemos que la gente viene a Comolocas para sentirse como en casa, y nuestra misión es lograrlo. Aquí estamos por ellos y les cuidamos, porque nuestros clientes son más que clientes”, explica. Y la verdad es que da gusto. Porque sales contenta de Comolocas, con la alegría de haber encontrado ese restaurante sencillo, de precios moderados y de buena calidad que hacía mucha falta en un barrio cuya oferta, pese a alguna grata sorpresa, sigue siendo irregular. Y todo ello, habiéndote gastado 15 euros.

Comolocas

Travessera de Gràcia, 35.
Horario: lunes y martes, de 13.30 a 16.00 h y de 19.30 a 00.00 h; de miércoles a domingo de 13.30 a 00.30 h.

Mi ubicación
Cómo llegar

 

Laura Conde
Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.