Vermuterías con terraza donde disfrutar del mejor vermut en Barcelona
Contenido patrocinado por:

Cuatro vermuterías con terraza para disfrutar del mejor vermut

Aún quedan días de verano, el otoño ya asoma en el calendario y las terrazas nos siguen pareciendo el lugar idóneo para el vermuteo. Esto es, para ampliar la cultura del vermut por la que desde Gastronomistas abogamos desde que fundamos el blog.

 

Por eso en este post queremos recomendarte cuatro vermuterías en las que da gusto el sorbo o el brindis al aire libre. De vermut, claro. Que por ello en todas ellas encuentras una amplia selección de referencias de Cinzano, el vermut más premiado en los World Vermouth Awards a lo largo de los años, un trago que desde sus inicios ha estado presente en todo tipo de propuestas relacionadas con la música, el cine, el arte o la cultura y que encontramos también, por supuesto, en las mejores terrazas de Barcelona.
Las mejores por su ambiente, por su flow, por su servicio siempre atento y agradable, por su oferta de tapeo y porque creen –y cuánta razón tienen– que en la vida hay pocas cosas que no se resuelvan con un vermut en la mano. Cinzano, claro.

Están todas en Barcelona, en barrios tan populares como tranquilos, desde Les Corts a Gràcia, l’Eixample y Sant Antoni, y sus respectivas terrazas gozan de emplazamientos privilegiados. Desde aquí te invitamos a tomar nota de las cuatro e incluso a organizar tu propio itinerario para que no dejes de visitar ninguna. Elijas la que elijas como punto de partida, volverás a la misma más pronto que tarde.

 

Bar Alegría

Abuelos del barrio, vecinos oficinistas, hipsters… La mezcla de clientes del Bar Alegría es muy curiosa, cosa que a Tomás Abellan, su propietario, le encanta.

¿El secreto del combinado? Ingredientes varios: un edificio histórico de 1899 con un toque modernista; una ubicación céntrica pero tranquila en el Eixample barcelonés; una terraza amplia y con mucho encanto; una carta de platos y platillos de calidad bien ejecutados y servidos; y una oferta líquida muy cuidada a cargo de la sommelier Ximena Arce.

Dispone, por supuesto, de un vermut que quita el hipo. Además su terraza especialmente es el punto de encuentro ideal para los amantes de los aperitivos, también en horario afterwork o fin de semana. Porque es acogedora, alegra la vista y el buche en el barrio y, además, te hacen sentir como en casa.

Comte Borrell, 133. 

 

 

 

El Maravillas

 Ciertamente, este bar de Les Corts es una maravilla. En una de las esquinas más bonitas de la peatonal plaza de la Concòrdia, El Maravillas invita a sentarse a sus mesas vermut en mano. Tanto al mediodía con los rayos de sol que se cuelan en el local, como a media tarde, cuando los más pequeños corretean tras un balón junto a la iglesia que queda al lado. Historia viva del mismo barrio que también cobija el campo del Barça.

El Maravillas ofrece un interiorismo vintage y nostálgico, que bautiza sus cócteles con referentes deportivos previos al fútbol moderno. Los leerás en la misma entrada.

Del día a la noche, su terraza propicia el trago sosegado y el picoteo fuera de horas. A cualquier hora, de hecho.

El listado de vermuts –también lo sirven caliente– hacen que el beber aquí sea sagrado. Acompaña tu Cinzano de sus patatas estrelladas con sobrasada; de un surtido de embutidos del país; o bien de unas simples pero buenísimas olivas.

Pl. Concòrdia, 5. 

 

 

 

Bodega Vinito

Este local tan minúsculo como encantador es desde hace tiempo uno de los referentes de la emblemática calle Parlament, en el barrio de Sant Antoni. Una calle siempre concurrida y ambientada en la que, sin embargo, muchos locales no pasan el examen y se ven obligados a cerrar sus puertas tras un tiempo abiertos. Otros, sin embargo, como es el caso de esta pequeña bodega abierta al exterior –así como del local aledaño: el mítico Bar Calders– se consolidan como referentes de una zona en la que sorprendentemente predomina el público local.

 

El secreto de Vinito está en una oferta gastronómica escueta, sencilla y de calidad, que se puede acompañar de un vermut de la casa que crea adicción y que, en este caso, se elabora con una base de Cinzano. Tienen, además, un surtido de tapas frías y calientes, que van desde los boquerones a las anchoas, las croquetas o diversos pinchos para picotear a cualquier hora. Su pequeña terraza es una joya siempre ambientada y concurrida, de manera que es habitual encontrar a su clientela (grupos de amigos, familias, parejas, citas Tinder…) de pie frente a una barra siempre surtida en la que disfrutar de un vermut a cualquier hora.

Parlament, 27.

 

Las Vermudas

 ¡Amantes del vermut, bienvenidos a un auténtico templo del saber! Las Vermudas, con dos locales en los barrios de Gràcia y Sant Antoni respectivamente, es ese lugar donde se respira amor por el vermut, y donde la oferta es tal que nos resultará imposible abandonar el local sin haber dado cuenta de unos cuantos. Todo ello, en una terraza popular y agradable, tan típica del barrio de Gràcia que está perfectamente integrada en el paisaje, un lugar encantador que encontraremos siempre abarrotado por un público variopinto que comparte una pasión: el mundo del vermut.

 

Los que quieran saberse la lección antes de pasar por Las Vermudas, pueden consultar el Canal Vermupedia, en Youtube, una plataforma para la divulgación sobre el mundo del vermut (historia, fórmulas, particularidades…) a cargo del personal de este establecimiento de referencia. Cuando ya tengamos en la mano ese Cinzano listo para devolvernos a la vida, podemos ponernos a escoger picoteo: tequeños, carne mechada, ensaladilla rusa y, por supuesto, un surtido de conservas de calidad que hacen de Las Vermudas el lugar ideal para el aperitivo cualquier día de la semana.

Robí, 32 / Calàbria, 39

 

Disfruta de un consumo responsable 15º. Comparte el contenido solo con mayores de 18 años.

Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.