De bares de viejos por Malasaña

Hace unos días aparecieron en la fachada de La Bicicleta unas pintadas con las leyendas “Modernos de mierda” y “Hipsters fuera!”. Si el autor de dicho alegato fuera una persona coherente, lo hubiera pintado también en el Sidi, un bar fundado en 1943 que está enfrente. Y es que no sabemos cuándo pasó pero, desde hace un tiempo, hay tantos modernos en los bares “de viejos” de Malasaña que estos están a punto de perder la denominación por la que todo el mundo los conoce… Suponemos que un grupo de pioneros, jartitos de escuchar a Animal Collective, de hojear el Go Mag y de practicar el miradita-whatsappeo-miradita, decidieron echar un ojo en el bar de enfrente, con sus palillos, sus tragaperras y sus debates de Intereconomía en la tele.

Dejando aparte El Palentino (que daría para un post él solito) y las tabernas con caché tipo La Ardosa o incluso Casa Camacho, hemos recorrido algunos de los más significativos bares de viejo de este nuevo Malasaña, en el que el torrezno es la nueva minihamburguesa.

El moderneo, rendido a los pies del Sidi.

SIDI BAR (Colón, 15).

Con un nombre que evoca, por casualidad, la época más dura de Malasaña, el Sidi ha pasado en los últimos tiempos de ser un bar a evitar a convertirse en un it place. Destaca por la increíble amabilidad de sus camareros, por su 3×2 en minis y porque siempre hay vídeos musicales de los 80 o latinos en la tele.

Para comer: Aunque lleves catorces cañas, pídete el sándwich mixto. Es la especialidad de la casa.

Ojo a: El rollito entre los que salen a fumar de aquí y los que hacen lo propio en La Bicicleta. Tensión sexual garantizada.

la foto 4
Y el calendario, presidiéndolo todo en el Lozano.

LOZANO (San Joaquín, 14).

Ambiente muy rojo: el informativo de La Sexta en la tele, redskins, apóstoles del 15-M y declaraciones puño en alto del camarero. En consonancia con su clientela, el mini de calimocho es la bebida oficial. No tan transitado como otros old bars, es el momento de descubrirlo. Aquí te puedes enamorar.

Para comer: Sus ÉPICOS platos combinados a 5 euros nos llaman. Y el pincho moruno a 2, ni te cuento.

Ojo a: El calendario tipo taller mecánico de detrás de la barra nos parece lo más.

Las religiosas cañas de El Saltón.

EL SALTÓN III (Corredera de San Pablo, 8).

En su mítico local (ya cerrado) en la calle Colón, las noches de fútbol se convertían en un mix de jóvenes asaltando la barra, parejas de cierta edad cenando en mesa con mantel y exaltados gritando al fondo del local. Algunos de los muchachos/as más bellos/as de Malasaña abrevan aquí antes de arrancar la noche.

Para comer: De su carta clásica nos quedamos con los chopitos (¡ah!) y con la oreja (¡uh!).

Ojo a: El fascinante servicio de take away que despachan sus profesionalísimas camareras.

La Almudayna. Precaución: famosetes indies en el interior.

LA ALMUDAYNA AKA “Manolo” (Espíritu Santo, 5).

El hecho de ser el único bar de viejos de la calle más de moda lo convierte en una rareza ante la que caen rendidos figuras indies de la talla de Bimba Bosé, Gonzalo Punsetes y Cooper. Pinchos generosos para acompañar las cañas y mucha, mucha luz. Si das mucho el cantazo, ponte gafas de sol.

Para comer: Su plato PPJH (patatas, pimientos, jamón y huevo), con el que pueden comer varias personas adultas bien formadas.

Ojo a: Los ma-ra-vi-llo-sos comentarios de los parroquianos más veteranos ante el desfile del moderneo.

Casa do Compañeiro: una fachada que invita a entrar.

CASA DO COMPAÑEIRO (San Vicente Ferrer, 44).

Actualmente en traspaso, este gallego llevado por una veteranísima pareja es un clásico antes de darlo todo en el Nasti, situado enfrente de manera estratégica. Local rico en referencias galaicas (mapas, refranero, santos…), respira un aire decadente que seduce al más moderno, pese a que su tele solo sintoniza Telemadrid.

Para comer: Los pimientos de Padrón, bien. El pulpo a 18 euros la ración, mal.

Ojo a: La simpática sitcom que improvisan cada día los dueños junto a hijos y nietos.

la foto 1
Parranda ecléctica en El Chamizo.

EL CHAMIZO (San Vicente Ferrer, 22).

Musicote de los 80 servido a través del canal de vídeos VH1 para amenizar un local que reúne a imitadores de Bono con gafas amarillas, chinas fuera de onda, habituales cosidos a la barra, perroflautas y modernos. Todo, en un mismo espacio. El remate, sus azulejos con lemas como “Si quieres tener dinero, quédate siempre soltero”. Y no sigo, que me estoy emocionando.

Para comer: Cualquier cosa, pero al ajillo, como las alitas. Los torreznos también están MUY OK.

Ojo a: Las cabezas de animales muertos colgadas por el local. ¡Viva la caza mayor!

 

Un agradecimiento especial a Roberto, de Challenger!, sin cuya apasionada colaboración no hubiera sido posible este post.

Banda sonora. Challenger! – Myman

Javier Sánchez
Javier Sánchez

Lleva comiendo prácticamente toda su vida, así que sabe de lo que habla. Un hombre, un reto: conocer TODOS los restaurantes de Madrid. Sigue en ello y empeñado en descubrir las últimas tendencias gastronómicas como coordinador de Cocinatis.com junto a Laura Conde, en el blog de gastronomía Oído Cocina de Yahoo! y como colaborador en sitios como Dominical, VICE o distintos medios del Grupo Prisa.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter