Francis Paniego se estrena en el Sport Hotel Hermitage & Spa de Andorra

No volvía al Sports Hotel Hemitage & Spa de Soldeu desde que Carles GaigNandu Jubany se relevaban para cubrir las distintas temporadas del calendario gastronómico. Eso fue antes incluso de que el fichaje del japo Hideki Matsuhisa acabara por elevar esa cocina “de altura” de la que ya dejamos aquí constancia en su día.

Francis Paniego, segundo por la derecha, junto a Hideki Matsuhisa, y parte de su equipo de confianza en el ©SportHermitage de Andorra.

Ante la marcha de Jubany por expreso deseo del mismo cocinero, los cinco espacios gastro de este hotel de lujo andorrano están ahora dirigidos por Francis Paniego. El chef riojano aparecía como el recambio necesario más adecuado ante las pretensiones de la propiedad de un hotel que tiene en la gastronomía uno de sus principales reclamos.

Paniego sabe lo que es responder de un restaurante que aspira a la excelencia de las tres estrellas Michelin como es el Echaurren de Ezcaray, también reconocido por Relais & Chateaux, así como ahondar en la tradición con Tondeluna; asesorar el Marqués de Riscal de Elciego y recalar de forma efímera en el lujoso María Cristina de San Sebastián. 

Al igual que su antecesor en el Sport Hotel Hermitage, Francis Paniego es otro chef todoterreno. Con todo se atreve y en todo se aplica. En especial si son retos a los que no sólo aporta su cocina sino su manera de hacer las cosas. Con sentido, compromiso y calidez gastronómica.
El de Paniego ya es modelo de gestión consolidado y aplicable como veis a cada vez más establecimientos. Ahora también en Andorra, donde lleva mes y medio desarrollando su filosofía culinaria en base al entorno en cinco salas diferentes.

La más significativa y destacada es la de Ibaya, el restaurante dentro del Sport Hotel Hermitage donde Paniego despliega una carta creativa con los “colores” y sabores de su Ezcaray. Empezando por el nombre y siguiendo con constantes guiños a sus orígenes culinarios. Sobre todo en la mesa.
El tinto de La Rioja que no es vino servido en copa de tulipa, las imperdibles croquetas de su madre Marisa, la “tortillita en homenaje a uno de los platos icónicos de la cocina española -aquí, con cebolla, como a mí me gusta-, la “hierba fresca” de trasfondo ovino para ponerse en situación entre montañas teñidas ahora mismo de blanco… Ibaya es identidad y terruño. Una propuesta que tiene en el Buñuelo relleno de salsa romesco con remolacha y alegría riojana y los Callos de bacalao con crema a la vainilla y un toque picante los mejores platillos del actual menú degustación largo.

 

Cigala con pil-pil de nueces y lascas de trufa.

Luego hay otras fórmulas de degustación como la más casera del Sol i Neu a pie de pistas (de esquí), donde ya no hay canelones, pero sí unos huevos fritos con su puntilla y sus patatas fritas. O una magnífica morcilla y arroces de montaña para compartir.

Los desayunos, el room service 24h y la carta de cada Residence, que cuenta con servicio de chef prácticamente personal para el huésped, también pivotan sobre Francis Paniego, que aún está acabando de perfilar cada oferta. El Sport Hotel Hermitage tiene para todos los públicos y, si me apuras, incluso para todos los bolsillos.


Sport Hotel Hermitage & Spa
. Crta General s/n. Soldeu. Principado de Andorra.
+376 870 550.

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter