Fukamura: un restaurante japonés muuuuy mediterráneo

Si no fuera por las botellas de sake que hay sobre la barra y por algunos empleados de rasgos orientales, te costaría creer que estás en un restaurante japonés. Más bien parece un bar de barrio porque la decoración es la misma que el antiguo negocio, una marisquería. Pero no, esto es un restaurante japonés. Ruidoso, animado, pequeño. No caben ni 10 mesas. Esto es Fukamura.

Y Fukamura, a dos pasos de la Sagrada Família y del barrio de Gràcia, es como su dueño, Daisuke Fukamura, un tipo divertido, inquieto, amante del windsurf, que lleva años en Barcelona y que ha pasado por las cocinas de Icho, Shibui, Espai Kru y Koy Shunka antes de instalarse por su cuenta en este local del Eixample. Tablas tiene, y de sobras, para montárselo él solito.

Y en su aventura ha decidido elaborar cocina japonesa sin muchos complejos a la hora de darles un aire mediterráneo con productos de aquí o de inventar platos, como ese maki con higo por encima y relleno de salmón, espárragos y crema de queso y aliñado con salsa teriyaki (sobre estas líneas). Muchos ingredientes y mucho riesgo, pero sale airoso. Es un buen ejemplo de su cocina, donde destaca su apuesta por el sushi.

De los platos que probé, me quedo con el excelente tartar de atún tres colores.

También con el simpático rainbow roll, que juega con los colores del atún, el salmón, el aguacate y el boniato flambeado. Y con el dúo de nigiris de toro y de anguila.

Y tampoco olvido los tacos de solomillo salteados con shiitake.

Todo cocinado al momento y servido con una sonrisa en este rincón de Barcelona que parece todo menos un restaurante japonés. Pero lo es, y de los buenos.

Pero eso sí, muy mediterráneo, como Fukamura, al que le llaman Pep. ¿Es o no es mediterráneo?

Fukamura

Calle de Còrsega, 479. Barcelona.
Teléfono: 93 023 36 43.
Horario: de martes a domingos, de 13.00 a 15.30 y de 20.00 a 23.30 horas.
Precio medio: 25 euros.

 

Mi ubicación
Cómo llegar
Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.