Los hermanos Javier y Sergio Torres, tanto monta, monta tanto, sea en la cocina como en la vida sin chaquetillas, afrontan un agosto raruno. Solían cerrar el restaurante para hacer 20 días de vacaciones durante este mes, pero el parón al que les obligó el confinamiento les ha hecho seguir al pie del fogón, aunque sea tres días a la semana, de jueves a sábados. “En julio volvimos como siempre, abriendo seis días, y tuvimos más gente que en el mismo mes del año pasado, qué curioso”, comenta Javier, que en septiembre espera volver a la normalidad.

Como no pararon durante el encierro, han querido hacer un mix en agosto: curro y fiesta. De este modo, de domingo a miércoles aprovechan para disfrutar de la gastronomía desde el otro lado de la barrera. “Es una fórmula muy buena porque llegas al restaurante superdescansado, súper a tope”. Mañana mismo, jueves, reabren Cocina Hermanos Torres.

“Hemos vuelto muy fuertes. Estamos en forma”

Lo cierto es que necesitaban coger aire. Han sido meses de mucho estrés pese a tener el restaurante cerrado. “Hemos trabajado muchísimo, más que nunca, durante el confinamiento. No solo hemos compartido recetas por Instagram sino que hemos preparado mucho la reapertura, haciendo mucha prevención, manuales… Y hemos pensado y reflexionado mucho la nueva carta porque hemos tenido tiempo para ello. Son platos muy trabajados, de producto y productor”, señala Sergio. Javier remata sin atisbo de chulería: “Hemos vuelto muy fuertes. La verdad es que estamos en forma. ¡Tenéis que venir!”. ¡Oído, cocina!

¿Y qué planes tienen los hermanos Torres para esos días libres de agosto? “Coger el coche y hacer alguna escapadita. Por ejemplo, la semana que viene Sergio y yo iremos solos a Negreira (cerca de Santiago de Compostela). Allí hay buena cocina, buenos amigos, y visitaremos algún restaurante”, explica Javier. “En nuestros viajes siempre está presente la gastronomía. De hecho, en nuestra vida en general, ya sea porque cocinamos o porque vamos a disfrutar de los restaurantes. Hacer kilómetros con la ilusión de comer muy bien es genial. Es que tenemos la gastronomía todo el día en la cabeza”, añade Sergio.

Escapada a Fuentes de Ebro, el pueblo de papá

Otra escapada prevista, en la que no faltará la comida, es la que harán, con sus respectivas familias, a Fuentes de Ebro (Zaragoza), el pueblo de su padre, José (en la foto, con ellos allí mismo). Allí tienen una casa familiar con “un huerto enorme” repleto de cebollas, tomates, lechugas… “Solo viven 20 habitantes, es alucinante. Nos reunimos toda la familia en la casa, que es muy grande, y es mágico. Desconectamos muchísimo”.

Bueno, ya me lo creo menos porque seguro que algo cocinarán. “Sí, claro, ¡eso siempre!”, ríe Javier.

 

*La foto que abre este post es de ©JordiPlay: Javier posa a la izquierda y Sergio, a la derecha.

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter