Hispania, ‘spanish tapeo’ de nivel en el corazón de Londres

“No hay nada como el hogar”, repetía Dorothy en El Mago de Oz, intentando desesperadamente regresar a casa. Y sin ánimo de querer meternos en la piel de la cándida niña interpretada por Judy Garland (seríamos más bien la versión cuarentona de vuelta de todo de Garland en el Carnegie Hall), hay veces que un regreso a los orígenes puede ser el planazo del día. Aunque ese momento nos llegue en un Londres excitante gastronómicamente, en el que podrías comer y cenar todos los días fuera durante meses sin repetir experiencia culinaria. El caso es que un viernes a mediodía uno se presenta en el Hispania London ubicado en la City arrastrando un maletón y con amenaza de lluvia y se le abren a uno las carnes ante la visión de una carta que incluye fabada, croquetas de cecina o incluso ¡cachopo! Todo con el aval de Marcos Morán, con una estrella Michelin más que asentada gracias a su buen hacer en Casa Gerardo, ese restaurante de Prendes (Asturias) en el que los sabores y los olores le hacen a uno tirar la llave del estrés y olvidarse durante un par de horas de todo.

Hispania London_3

Igualmente emocionante es ver cómo los guiris (que aquí no son los guiris, ojo, porque juegan en casa) paladean fritos de pixín, platos de merluza a la sidra o raciones de ensaladilla rusa con una caña de Mahou bien miradita. Y es que los ingleses no son tontos, claro. No en vano, Hispania posee una relación calidad-precio inmejorable con un producto de primera que, en algunos de los casos (esas fabes) viene de España, pero que, en otros y aplicando el sentido común, se busca directamente en Reino Unido, “porque ellos tienen muy buen producto”, como se encarga de explicarnos Juan Murillo, manager del restaurante, que también nos describe la intensa búsqueda que está llevando a cabo Morán entre proveedores lácteos de la zona para poder hacer una receta de arroz con leche lo más fiel posible a la que hace que salten lagrimones en Prendes.

Antes de meternos en harina con la comida, merece un punto y aparte el local. Una maravilla situada en Lombard Street y que antes albergó el Lloyd’s Bank. El edificio, de dos plantas, alberga en la de abajo el restaurante, mientras que en el piso de arriba se ubican la cocina, una pequeña biblioteca de temas asturianos, curiosidades y libros gastronómicos y un reservado para comidas de empresa, ubicado en la misma sala en la que se mantienen los ascensores originales que conectaban los dos niveles. El interior ha sido primorosamente redecorado con suelos de baldosa hidráulica, tonos azules en las vigas vistas y en el mobiliario y mucho toque de madera, sobre todo en la tienda de productos patrios ubicada en una de las esquinas de la planta baja.

Pero, ¿y en la mesa? Pues hay alguna sorpresa, como el bocadillo crujiente de quesos asturianos de Casa Gerardo clonado como si fuera la mismísima oveja Dolly. Un punto no, un puntazo del equipo al frente de este trocito de España trasladado a suelo british y en el que el joven Iván Ortiz se desenvuelve como jefe de cocina. También muy logradas están las croquetas de cecina de León, inequívocamente bien trabajadas, con una bechamel melosa y el embutido perfectamente integrado.

fabada hispaniaNo nos resistimos a probar la fabada. ¿Resistirá la comparación con la original de Morán? Pues hay que decir que la versión que nos llega reúne muchas de las señas de la que es considerada una de las mejores del mundo. Perfectamente desgrasada, con la faba en el punto justo, impecablemente servida y acompañada por un compango buenísimo. De chuparse los dedos. Si yo fuera un broker de la City acostumbrado a comer un sándwich del Pret à Manger delante del ordenador de lunes a viernes MA-TA-RÍA por este plato de cuchara. Benditas raíces. ¡Puxa Asturies!

Nuestra siguiente apuesta es un taco de atún rojo con su mayonesa y escalivada, que nos sirve de prueba de fuego para ver cómo se trata el punto del pescado. Llega perfecto, jugosito y con ganas de agradar. Me pregunto en este punto si los ingleses, tan acostumbrados al fish and chips, apreciarán en toda su medida que un trozo de pescado como éste esté tratado con tanto mimo. Supongo que sí, ya que pasan de las dos de la tarde y el local sigue a tope, cuando los británicos suelen hacer el almuerzo a la una.

Con los postres, uno vuelve a toparse de frente con la memoria gustativa. La tarta de queso que se sirve es la misma (vale, no es la misma, pero ustedes ya me entienden), que encuentra uno en esas honestas casa de comida que pueblan Asturias de oeste a este y de norte a sur. Y, sí esto me ha quedado un poco rancio, pero es que es así: esa tartina untuosa, sin horno, que es una maravilla de textura y de sabor, coronada por frutos rojos y un poco de miel que juraríamos que es de Boal

tarta queso hispaniaSi a todo esto le añadimos que el ticket medio se puede mantener a raya en los 40 y pico euros por cabeza. Ojo, que hablamos de 35-40 libras esterlinas, solo podemos decir, ¡los ingleses están perdiendo dinero si no van! y nosotros, a partir de ahora, ya tenemos marcada una dirección en rojo cada vez que nos pasemos por London. O dos: porque en breve Hispania amplía familia…

Hispania. Lombard Street 72-74, Londres. Horario: de lunes a viernes de 12 a cierre.

Lo mejor: Su fidelidad a las recetas de Casa Gerardo. El punto en el pescado.
Lo mejorable: Que solo abra entre semana, la City y sus horarios obligan, claro…

Banda sonora. Underworld – Born Slippy

Mi ubicación
Cómo llegar

 

Javier Sánchez
Javier Sánchez

Lleva comiendo prácticamente toda su vida, así que sabe de lo que habla. Un hombre, un reto: conocer TODOS los restaurantes de Madrid. Sigue en ello y empeñado en descubrir las últimas tendencias gastronómicas como coordinador de Cocinatis.com junto a Laura Conde, en el blog de gastronomía Oído Cocina de Yahoo! y como colaborador en sitios como Dominical, VICE o distintos medios del Grupo Prisa.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.