Los 6 errores que cometemos a la hora del almuerzo

Comida exprés y pesada, bebidas que equivalen a un chute de 80 sobrecitos de azúcar… hay algunas malas costumbres que repetimos durante el almuerzo y que, además de hacernos pasar una mala tarde (pesadez, indisposición, somnolencia, etc.), a la larga pueden afectar nuestra salud.

1. Almorzar en menos de treinta minutos

Más que comer, engulles, porque lo tuyo es tragarte un sándwich en un plis-plas entre dos reuniones. ¡Muy mal! Los expertos aseguran que el almuerzo no debería durar menos de 30 minutos porque es el tiempo necesario para que el mecanismo de saciedad se active. Y hay que tomarse este precepto muy en serio porque el ‘fast lunch’ tiene consecuencias durillas: como la sensación de saciedad tarda en llegar, comemos más de lo que necesitamos y engordamos. Por otra parte, al masticar menos, los alimentos llegan al estómago con un volumen que requiere que deba trabajar más para digerirlos. En esta condiciones, malestar y náuseas garantizadas…

2. Pasar del primero y del postre

A menudo pensamos que el plato principal es suficiente. Grave error… Es importante estructurar la comida, efectuar pausas y diversificar la dieta, siempre y cuando el primero no sea muy pesado (no abusar de salsas y vinagretas) y el postre ligero (no valen los pasteles de tres chocolates con mousse de dulce de leche y coulis de frutos rojo). De este modo permaneceremos saciados más tiempo y evitaremos el picoteo entre comidas, además de que el almuerzo durará sí o sí más de 30 minutos, dando lugar al respecto de nuestra norma número 1.

3. Caer en la tentación del binomio gas + azúcar

Vamos a decir una obviedad, pero es bueno recordar que no hay nada mejor para acompañar la comida que el agua. Refrescos a tope de edulcorante y gas producen secreciones gástricas que alteran la digestión y, dicho de otra manera, te pueden amargar la segunda parte del día.

4. Beber mucho durante la comida

Acabamos de decir que el agua es lo mejor. Sí, pero siempre que la consumamos en su justa medida y en el momento adecuado. Un ejemplo de mala praxis ocurre cuando una comida es muy picante, salada o dulce y que vaciamos del tirón la botella de agua. No, no y no, porque llena el estómago de golpe y disminuye la densidad energética de los alimentos, provocando que el hambre aparezca antes de la próxima comida. Es preferible beber más antes de empezar el almuerzo y no de golpe. Sí, el agua también se ha de tomar con moderación…

5. Comer solo verdura pensando que adelgazaremos

Que levante la mano quien no se ha limitado a una ensaladita o plato de verduras a la hora del almuerzo justificándose (¿o victimizándose?), en plan heroico, con un “es que estoy a dieta…”. Por mucho que demuestre fuerza de voluntad, no es lo más recomendable, ya que la rápida digestión de estos alimentos hace que al poco rato volvemos a estar muertos de hambre y nos puede dar un atracón de cualquier guarrería (barritas de chocolate, patatas chips, etc.). Recordad que lo mejor siempre es comer equilibrado y asociar las verduras (preferiblemente cocinadas al vapor, a la plancha o al horno) con un amiláceo o simplemente con pan. Esta combinación regulará la glucosa y evita que nuestro estómago pida comida a gritos.

6. Apostar más por los lípidos y glúcidos

Azúcares y grasas son un mal cóctel ya que favorecen la somnolencia y una digestión más larga y pesada. Algún que otro consejo: a la hora del almuerzo, siempre hay que priorizar los platos elaborados con cocciones ligeras y evitar las salsas y materias grasas en exceso; hay que aprender a dosificar: si el cuerpo nos pide por ejemplo un sándwich, mejor que sea de pollo y sin extra de mayonesa; Optar por pan integral antes que pan de molde (menos rico y menos saciante). Ojo, claro que, de vez en cuando, nos puede dar por una entrecote con salsa de roquefort o por un coulant de chocolate, aunque es recomendable que sea de forma ocasional…

 

 

Laia Zieger
Laia Zieger

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que ha trabajado en El País y El Periódico de Catalunya, colabora con medios de ambos lados del Pirineo, y coordina el portal www.vinacora.com. Es autora del libro ‘Portraits de Barcelone’ (Hikari Editions, 2016).

2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.