El nuevo lujo hotelero de Bilbao aloja también el NKO de Eneko Atxa

NKO Eneko abre en lo más alto del último lujo hotelero de Bilbao

No hay color entre un hotel y un banco.
Tampoco entre el azul Bilbao y el rojo Santander.
Ambos visten lo suyo en un centro ciudad, pero si a mí me dan a elegir…

Uno ha dado paso al otro en el 4 de la Gran Vía bizkaína y juzga ahora por ti mismo.

El nuevo Radisson Collection Bilbao me ha reportado más alegrías en un fin de semana que cualquier entidad bancaria en toda mi vida.

Este hotel es el quinto cinco estrellas de la ciudad y a la vez “el más asequible”.
O así quiere su director, Ander Elortegi, que se (re)conozca esta nueva apuesta de la cadena en Bilbao.

Un lujo en pleno centro neurálgico que conserva el aura de la otrora sede de un banco de postín.

 


Un lujazo porque además cuenta con el concepto NKO Eneko del chef Eneko Atxa en su última planta.
Algo así como una izakaya en la azotea.
O un japovasco con vistas.

Una delicia que aúna la riqueza de dos culturas gastronómicas que Atxa conoce profusa y profundamente.
Que respeta y ama a partes iguales.
Que ejecuta de forma precisa para saborear con palillos o incluso con las manos.

 

Una fusión muy bien resuelta que se expresa en una carta casi por palabras y a precios muy ajustados.
Recuerda: lujo asequible.

Por eso el comensal de Bilbao no sólo supera la barrera que para algunos aún supone comer/cenar en un hotel, sino que sube encantado hasta la séptima planta de este Radisson Collection.
Lo he atestiguado.

Porque sabe que en cuestión de segundos, el ajetreo urbano dará paso al rollo más zen.

Con un restaurante panorámico que no esconde ni su barra de sushi ni su cocina caliente.
Tampoco su bodega; con vinos, sakes e incluso referencias para tu cóctel favorito.

Como el cliente alojado tiene cierta preferencia sobre el cupo de reservas, la desilusión de los que se quedan sin plaza es lógica.
La gran aceptación de este NKO, también.

A modo de recomendación, qué mejor que un buen surtido de sushi de nigiris -muy buenos el de ostra con grasa Joselito y el de bogavante- entre los 3,50 y los 4,50€, la pieza.

La Tempura de cangrejo con vizcaína hubiera preferido que fuera más ligera; mientras hubiera repetido del Ramen de zurrukutuna y bacalao confitado.
Denso y jugosísimo.

Como platos fuertes están el Magret de pato a la robata, en lugar de la parrilla vasca; y la imperdible Carrillera de atún.

Los postres no son tan sorprendentes como el resto de la carta: torrija y coulant; ambos justificados por su toque exótico.

No es éste el único restaurante de Eneko Atxa en un Radisson Collection ya que también firma la cocina de autor del de Sevilla y el de Bruselas.
Este otoño volverá también a Madrid para ‘alojarse’ igualmente en el inminente Radisson RED, junto al Paseo del Prado.

Una habitación del Radisson Collection Bilbao.

 

Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.