“It’s not a Mexican bar“. Este es el lema de Sasha Bar, un local que parece muy, muy, mexicano. Sabemos que suena contradictorio, pero a menudo las cosas funcionan así. Y es que las apariencias engañan y Sasha Bar-No hay mañana no es una excepción. Así que, vayamos por partes para deshacer este -supuesto- enredo.

Después de cinco años desde la apertura de Sasha Bar 1968, Leo Chechelnitskiy -creador del proyecto- ha decido transformar el concepto y la cocina del local, con cambio de nombre incluido. Después de triunfar con su propuesta a base de elaboraciones crudas, encurtidas o marinadas de carne y pescado, Sasha Bar-No hay mañana apuesta por asumir nuevos retos, ser más innovadores y atrevidos. De ahí su reinvención hacia la cocina mexicana, de aire informal, espíritu canalla y con ingredientes y sabores de aquí y de allá. Una taquería que no quiere ser solo taquería. Por eso en la carta también encontramos nachos de autor y “entrenamientos de calle” o lo que es lo mismo, platillos para llorar de amor como el Guacamole brutal con langostinos, las Quesadillas de setas de temporada con calabaza, el Ceviche de corvina salvaje con aguachile verde, o las Patatas baby al horno con salsa brava y pulpo, ambos con un pescado que se deshace en la boca.

 

El punto fuerte del local son sus increíbles nachos. Por algo Sasha Bar-No hay mañana es el ​primer local especializado en nachos de Barcelona, con una propuesta de cinco nachos diferentes de base y dos de sugerencias diarias​. Los más famosos son los nachos No hay mañana, con una salsa de queso trufada que preparan desde 2014 y que es puro vicio. De hecho, sirven esta salsa para acompañar todos los nachos y su éxito es tal, que pronto van a comercializarla en botes para animar nuestras recetas en casa. ¡Lo estamos deseando!
Otros de sus nachos más míticos son El Padrino, de inspiración italiana, con stracciatella de burrata y pesto. La versión más “de la tierra” esEl pagès​, con bechamel trufada, setas de temporada del Montseny y butifarra negra ​de pagès.​ Con esta mezcla de ingredientes y sabores, ya se va entendiendo eso de que no son -solo- un restaurante mexicano…

 

A pesar de querer huir del apodo de taquería, Sasha Bar-No hay mañana destaca, sin ninguna duda, por su amplia y variada oferta de tacos. Ni más ni menos que una decena de opciones súper originales, elaborados con tortitas de maíz de las variedades blanco o azul, de procedencia mejicana. Imposible decidirse solo por uno, te recomendamos que pruebes varios. Espectaculares el Gamberro con gambas, verduritas y mayonesa de kimchi; el Japonés Crudo con steak tartar de lomo bajo marinado al estilo asiático; y el Machote Ibérico con rabo de ternera al vino tinto con naranja. ¡Una explosión de creatividad!

Vale la pena guardarse un huequecito para el postre. Los más golosos no pueden irse sin probar sus Trufas casera de chocolate y naranja. Los que prefieran algo más fresquito, alucinarán con su Helado de wasabi. Esto sí es un auténtico final feliz.

 

Todas estas delicias pueden maridarse con cócteles de primer nivel. En el Sasha Bar-No hay mañana la gastronomía sólida y la líquida están en el mismo nivel, y se nota. Elaboraciones clásicas, como la Michelada, con salsa de tomate casera; o la Margarita; y elaboraciones de autor como La Pantoja, con sangría de tequila, frutos rojo y cava; el Picador, al que presentan cono “el novio de la Margarita”, con tequila reposado, licor de mandarina, lima-limón y sal hibiscus; o el No hay mañana con ron Brugal 1888 infusionado en curry, ron blanco, ron añejo, fruta de la pasión, vainilla, lima-limón, menta y fuego. Como dicen ellos: ¡vayamos directos al trago!

 

Así que ya sabes, ¡no dejes para mañana lo que puedas disfrutar hoy!

Sasha Bar
C/ Margarit 18, Barcelona.
Tel. 935 29 34 88

Cristina Ferraté
Cristina Ferraté

Consumidora voraz de Tv, aunque tampoco le hace un feo a una ensaimada de chocolate, o a un buen jamón. Siempre hay algún motivo para brindar y para conocer nuevos sitios para contentar al paladar. Nacida en Riudoms, donde hacen la mejor coca amb recapte del mundo, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria profesional en los platós de televisión. Si no fuese periodista… le gustaría ser cantante.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter