Nonino: 125 años de una grapa con un legado excepcional - Gastronomistas

Nonino: 125 años de una grapa con un legado excepcional

La familia Nonino es incombustible.

Aparte de elaborar en el Friuli italiano una de las grapas más aclamadas de todo el mundo desde hace ya 125 años, prosiguen en la celebración del prestigioso Premio Nonino. Este año ya nuevamente de forma presencial.

La familia Nonino junto a los último premiados.

 

Tras posponerlo en 2020 para recibir en Estados Unidos el título que distingue a Nonino como Mejor Destilería del Año (2019), por la prestigiosa revista norteamericana Wine Enthusiast Magazine, luego vino la pandemia y qué te voy a contar…

Por eso este 2022 llegó el momento de recuperarlo, “con emoción y esperanza”, tal y como señaló la matriarca Giannola Nonino en un claro guiño al contexto de guerra actual.

En la misma destilería donde empezó todo y con el mismo protocolo de antaño.

Una ceremonia más restringida y contenida, eso sí, pues pandemia obliga.

Pero hubo brindis, bises y besos, especialmente para los premiados. También muchas manos, empezando por las blancas del coro que en cada edición presencial pone la nota de color y musical a una ceremonia sin igual.

 

Premio Nonino 2022

Este 2022 los galardonados han sido la intelectual feminista, Nancy Frazer y los escritores David Almond y Mauro Ceruti. 

Profesionales todos veteranos, respetados y admirados en sus respectivos ámbitos de actuación.
Como lo es también Salvatore, ‘The Maestro’ Calabrese, encargado este año de firmar el aperitivo de la edición 45° +2 -por la interrupción de dos años-, y que puedes ver en la foto que encabeza este artículo.

Su cóctel Speranza incorpora grapa Nonino 41° y con él brindaron también los chefs Antonia Klugmann y Uroš Fakuč; encargados este año de la cena previa a la entrega del Premio Nonino. Una ceremonia tan privada como privilegiada para los que tenemos la suerte de sentarnos a una de sus contadas mesas.

Si algo ha distinguido al Nonino desde 1975 es su firme voluntad de resaltar la labor de cuantos, con su trabajo, se dedican también a procurar un futuro mejor para todos.

No hay que olvidar que el Nonino se ha anticipado hasta seis veces a la Academia de los Nobel a la hora de decidir sus premiados. De Rigoberta Menchú a Giorgio Parisi, Nobel de Física en 2021, quien también participó de esta última ceremonia.

No hay que olvidar, por eso, que antes de resultar tan influyente para la Cultura en general, nació como reconocimiento a los que habían salvado del olvido una serie de variedades de uva autóctona.

El ejemplo de Nonino trasciende a su prestigio como marca. Es el éxito del trabajo bien hecho, concentrado en cada una de sus botellas; pero también la asunción de valores irrenunciables con los que se identifican incluso sus premiados.

No conozco en este gremio a una família tan unida y entregada a la causa -ésa que va más allá de la grapa- y las buenas causas, como la Nonino.
También por cuanto reguarda a su adaptación a los tiempos y la pervivencia de su legado.

Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.