Paradas dulces imprescindibles en Copenhague

Copenhague es el epicentro de la mejor cocina nórdica, pero también la ciudad escogida por muchos artesanos del pan y la bollería fresca para erigir el local donde exhibir sus creaciones. En cada escapada a la capital danesa proliferan nuevos nombres y nuevas direcciones. Éstas son las que más me han convencido hasta la fecha:

HART BAGERI. Es el templo de Richard Hart, panadero artesano que tras el éxito de su Tartine de San Francisco se alió con el chef René Redzepi para abrir también en Copenhague. Obrador a la vista, vitrina de bollería y cuatro mesas contadas componen el interiorismo del local, donde hay que probar sus panes, el fastelavnsboller de los más diversos rellenos y el appelsinbrioche. También sirven cafés y tés de la casa.
Gl. Kongevej 109; Frederiksberg.

JUNO THE BAKERY. El local es minúsculo y en su interior la actividad no cesa por mucho que el negocio esté cerrado al público. Aquí no podrás apenas sentarte ni acompañar sus creaciones con una bebida caliente, pero no dejes por ello de probar su bun de cardamomo on the go; o el cruasán de patata con un punto salado.
Para la degustación in situ de las piezas y los primeros platillos también salados de Juno, la propiedad dispone de una segunda marca, At the counter, en horario de mañanas de miércoles a domingo.
Århusgade 48; København.

MIRABELLE. Es uno de los Cafés más destacados del barrio de Norrebro. Con el obrador parcialmente cubierto, las creaciones básicas para un desayuno más que correcto y unas cuantas mesitas incluso en el exterior para evaluar in situ la calidad de la propuesta. Así como se puede desayunar o merendar, también se puede comer o cenar platillos donde la cocina dulce es asimismo destacada. Entre los postres, quédate sin duda con el tiramisù de la casa.
Guldbergsgade 29; København.

LECKERBAER. Especializada en galletas y pastas de té que acompañan asimismo el café, en esta pastelería con degustación todo se elabora al momento. En la vitrina muestran las creaciones diarias o de temporada con las que buscan reelaborar la clásica galleta de mantequilla danesa. Lo hacen a partir de ingredientes poco comunes como el chocolate rosa, especias de contraste o presentaciones vistosas.
Ryesgade 118; København.

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.