Cuatro platos y una bebida que tienes que probar en Fez

Mezcla de sabores mediterráneos y matices exóticos, la cocina marroquí es una de las más apreciadas entre los comensales que buscan refinamiento y delicadeza culinaria. La riqueza y variedad de la cocina marroquí se debe, entre otros factores, a la influencia de todas las culturas que han marcado la historia de la Marruecos.

Capital cultural y espiritual de Marruecos, Fez se distingue por su gran diversidad culinaria, convirtiéndola en una de las mejores expresiones de la cocina marroquí. Un mosaico gastronómico caracterizado por la intensidad de sus sabores y aromas que pueden degustarse tanto en elegantes restaurantes como en puestos callejeros.

Más allá de platos universalmente conocidos -y aclamados- como el Tajine y el Cuscús, la cocina marroquí tiene un abanico de recetas que tienes que probar para conocer, realmente, su tradición gastronómica. Así pues, si eres un viajero gourmet, apunta Fez entre tus próximas destinaciones y descubre estas creaciones que te fascinarán.

Pastilla

Pastilla de pollo

La pastilla -también llamada bastilla o pastea- es uno de los platos más famosos de la cocina marroquí y uno de los más antiguos en combinar los sabores dulce y salado. La Pastilla tiene forma de pastel y está relleno con varias capas de una masa extremadamente delgada llamada warka o warqa (hoja de papel, en árabe). Originalmente, el relleno se realizaba con pichón, pero hoy en día es habitual prepararlo con aves de corral, junto con huevos batidos, almendres, cebolla y especias. Una vez preparada la Pastilla, se hornea y se aromatiza con azúcar y canela. Esta receta es uno de los platos más servidos -como primero- en celebraciones como aniversarios o bodas.

Harira

Harira

La Harira es una sopa marroquí espesa y nutritiva que se toma durante todo el invierno, pero, sobre todo, es uno de los platos más comunes para “romper el ayuno” del Ramadán. La Harira es un plato muy completo elaborado fundamentalmente a base de legumbres -los más habituales son garbanzos y lentejas-, verduras variadas -cebolla, zanahoria, apio-, carne de cordero o ternera, mucho tomate, fideos, y especias -azafrán, jengibre, pimienta- perejil y cilantro. Esta sopa suele prepararse a fuego lento y pueden estar unas 8 horas cocinándola, es por eso que en época del Ramadán en cualquier calle se puede oler el aroma de la Harira.

Zaalouk

Zaalouk

Popularmente conocido como “caviar de berenjena”, el Zaalouk es una ensalada que se sirve como entrante. Consiste en berenjena cocida cocinada con especies -pimienta molida, pimentón dulce, comino, etc.- y un sofrito de tomate. Después se deja enfriar y se añaden aceitunas negras laminadas. Aunque, acostumbra a tomarse fría, también puede comerse caliente.

MaakoudaMaakouda

La Maakouda es clásico de la “comida rápida marroquí”, muy parecido a la tortilla de patatas. Es como una bola de patata frita o buñuelo que puede tomarse sola o en bocadillos, acompañada de aros de cebolla o pimienta, tomate y aceitunas. Es muy habitual encontrar vendedores ambulante de Maakouda por todas partes. Así pues, esta es una opción ideal para no perder tiempo y seguir visitando la ciudad mientras se come un bocado.

¿Y para beber?

Té menta

El té moruno o té con menta es una religión en Marruecos. Se trata de una forma de té verde con hojas de hierbabuena fresca y azúcar que las familias tienen por costumbre tomar varias veces al día y te lo ofrecerán como gesto de bienvenida y hospitalidad en alojamientos y tiendas. Y lo más importante ¡está buenísimo!

No dejes de visitar la exótica y mágica ciudad de Fez, a la que podrás llegar con Vueling. ¡Te va a encantar!

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.