El Martinet, un restaurante pa’ no ‘cagal·la’

Cuando, en la carta de vinos de un restaurante, lees “Pa’ no cagal·la” a modo de comentario sobre una cava, ya puedes tener la certeza de que lo vas a pasar bien. Y así sucedió en El Martinet, que es como una navaja multiusos: igual sirve para ir con amigos, en familia o en pareja. Porque su propuesta gastronómica gustará a todo quisqui: tapas y platillos sencillos, divertidos, sin pretensiones, pero bien hechos. Así que parafraseo esa nota para afirmar que El Martinet es el típico restaurante al que propondrías llevar a tu gente “pa’ no cagal·la”.

Está en la Gran Via, en el local que ocupaba Segons Mercat, donde habían zapateado Los Vivancos la vez que fueron allí a cenar. De hecho, la decoración es exactamente la misma, con dos calamares gigantes en un mural y una rama enorme en otro. Acaso le falta algo de luz.

Respecto a la carta, cuesta elegir entre tanto plato con gancho. En mi visita, aposté por unas croquetas de puerros con trufa negra que bien podrían tener un club de fans: el rebozado de panko supercrujiente y la masa en el punto exacto de melosidad forman un conjunto imbatible. Cuando las pruebas crees que serías capaz de vivir sin las de jamón o las de pollo.

El ceviche de salmón y mango, con tomates cherry y germinado de cilantro, es una propuesta refrescante, colorida, divertida, apetecible. Tiene un punto casi mágico porque toda la grasa del pescado parece desaparecer cuando se junta con la fruta. Me parece un buen ejemplo de la filosofía culinaria de El Martinet: diversión sin excesivas pretensiones gastronómicas. Eso sí, me faltó un poco más de salmón.

Como cada fin de semana (viernes incluidos), hay sugerencias del chef. De ellas entre caté la ensalada César, con un pollo muy tierno, beicon, queso, anchoas y tomates cherry, y los raviolis de ceps y gambas con crema de parmesano, con sabores largos y bien combinados. Nada nuevo bajo el sol pero muy efectivo.

Otro de los platos, también sugerencia del chef, que me pareció significativo fue la cazuela de rape y cigalas, una demostración de que en la cocina saben tocar el recetario tradicional, de que hay una base, y no solo están por entretener al comensal con divertimentos más o menos resultones.

Acabé con una tagliata de lomo bajo de ternera, con rúcula, parmesano y reducción de vinagre balsámico, unos aderezos más que superados en la cocina de hoy en día pero que siguen funcionando a las mil maravillas, sobre todo con esa carne tan tierna y sabrosa. Y como en El Martinet no tienen complejos de ningún tipo, lo sirven tal cual.

Por aquello de no ‘cagal·la’.

El Martinet

Gran Via de les Corts Catalanes, 552. Barcelona.
Teléfono: 93 451 16 98.
Horarios: cada ía, de 13.00 a 16.00 y de 20.00 a 23.00 horas.
Precio medio: 20-25 euros (hay menú de mediodía de 12).

 

Mi ubicación
Cómo llegar

 

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.