Citywalk para descubrir la Cracovia más foodie

Cracovia se ha posicionado entre los destinos más de moda de los últimos años. Un gran patrimonio histórico y arquitectónico, mucho encanto, un vida nocturna animada, dimensiones humanas y un atmósfera relajada son solo algunos de los múltiples atractivos que hace que miles de personas visiten esta ciudad polaca año tras año. Pero también hay un motivo más. Cracovia cuenta con una rutilante escena foodie en la que conviven restaurantes y pastelerías tradicionales con establecimientos de comida internacional, cafeterías muy cool, deliciosas heladerías, coctelería premium y decenas de puestos de streetfood con la oferta más variopinta. Tras años olvidada, los locales se esfuerzan en poner en un merecido primer plano los encantos de la gastronomía y una rica variedad de productos artesanos y agrícolas. Por eso, los visitantes pueden disfrutar de un panorama de lo más heterogéneo que ha impulsado que Cracovia sea capital gastronómica europea en el 2019. Otro motivo más para subirse a un Vueling y seguir esta guía gastronómica (por cierto, a precios muy ajustados).

Los top brunch: 

Como cualquier gran ciudad europea, Cracovia y su tribu más trendy se ha rendido a los encantos del brunch, adoptándolo como una costumbre más de los fines de semana. Aquí nuestros must en la materia.

BAL (9, Ślusarska street) – Su carta se rinde integralmente al desayuno y cuentan con una oferta muy variada para llenar el estómago de buena mañana. Desde huevos preparados al-estilo-que-quieras hasta croissants, bagels, cereales, panes de diferentes tipos… Un buen café y una vajilla muy cuca acaban de redondear la experiencia.

 

RANNY PTASZEK (4, Augustiańska street) – Ubicado en el muy cool barrio de Kazimierz, aquí se han rendido a los bowls (con multitudes de toppings posibles) y también son conocidos por su excelente shakshouka (este cocido de tomates, verduras y huevo típico del desayuno israelí) servido con pan de pita recién horneado.

 

SWOJĄ DROGĄ (5, Nadwiślańska street) – Aquí lo han petado con su oferta de desayuno todo el día. Su especialidad es el desayuno típico polaco, que consiste en pan casero, salchicha y huevo, pero también hay un excelente porridge y gofres varios, que son exquisitos. Y lo más de lo más: un estupendo cóctel Mimosa o un gin&tonic con un shot de espresso. Ah, las vistas al Bernatka bridge son estupendas.

 

WESOŁA CAFE (17, Rakowicka street) – Un place-to-be del desayuno de Cracovia. Cuentan con uno de los mejores cafés artesanales de la ciudad y con algunos de los platos más instagrameables: tostadas de aguacate con huevos, porridge, smoothie bowls, power bowls, cakes de todo tipo…

 

Bocatas de vicio: 

HANDELEK (16, Św. Filipa street) – Su fama se debe a sus enooormes sándwiches a base de combinaciones de ingredientes locales, como beicon ahumado del pueblo de Ojców, huevos de granja o la tradicional salchicha ‘Lisiecka’.

 

BAGELMAMA (Dajwór 10) – El nombre no podría ser más claro. Aquí la especialidad son los bagels… de todo tipo y nada más. En concreto, hay una veintena en carta (dulces y salados) que se pueden tunear al gusto: con pan tostado o no; con más a base de pasas, sésamo, cebolla…; con o sin humus; con o sin queso crema… Este local es la creación de un estadounidense, el primero en importar el famoso bollo en Cracovia. Y también de los mejores.

 

Puestos de Street food: 

Hay muchos, muchos, mercadillos o kioskos donde disfrutar de una gran variedad de especialidades de comida callejera. Encontrarás desde las dulces ‘chimeneas’ húngaras hasta bagels, hamburguesas, hot dogs, bowls… Pero si lo que quieres es descubrir la comida gamberra local, estos son sus hits:

Abre los ojos y en cada esquina verás puestos de vendedores ambulantes de OBWARZANEK, una rosquilla con sabor a pan salado (parecido a un bretzel) decorado con semillas de amapola o sésamo. La estrella del desayuno o merienda local.

 

La ZAPIEKANKA, también conocida como “pizza polaca”, consiste en una barra de pan cubierta con champiñones, jamón, queso, verdura, salsa de tomate y cualquier otro topping. La encontrarás en cualquier puesto de comida callejera.

ANDRUS FOOD TRUCK (Świętego Wawrzyńca 16) – En una plaza del barrio judío, en pleno food market, se encuentra este quiosco que sirve unos impresionantes bocadillos rellenos de… ¡muchas cosas! La base es el pan y carne de cerdo desmigada y macerada en salsa (estilo pulled pork). A partir de aquí, cada uno lo puede tunear como quiere: con queso, vegetales, patatas… Ojo, ¡es una bomba!

 

Cocina Internacional: 

Más allá de la deliciosa cocina nacional, la escena gastronómica de Cracovia se caracteriza por su cosmopolitismo. Propuestas internacionales se pueden encontrar (y disfrutar en toda la ciudad):

RAMEN PEOPLE (Czysta, 8) – Uno de los locales que más nos ha gustado de la ciudad. Simple, efectivo y delicioso. Aquí, la especialidad son las sopas japonesas ramen, que se encargan de la siguiente manera: eliges exactamente lo que quieres, desde la base del caldo hasta el tipo de carne, de fideo y de toppings. Todo en un entorno muy moderno y desenfadado.

 

EUSKADI (Kazimierza Brodzińskiego 4/u1) -¿Nostalgia? ¿O simplemente te pica la curiosidad de probar a qué saben nuestros platos nacionales con productos de fuera? Este establecimiento propone una carta de tapas y platillos de inspiración española. Es una propuesta de Jesteśmy Jedyną, un joven chef que ha trabajado años en nuestro país y que se ha traído el recetario nacional a su ciudad de origen: croquetas, calamares rellenos, rubia gallega y tortilla de patatas son solo algunas de las especialidades a saborear en una atmósfera contemporánea.

 

HUMMUS AMAMAMUSI (Beera Meiselsa 4) es un diminuto restaurante con una barra adosada a la cocina (como si estuvieras en casa de un colega) donde elaboran cocina tradicional israelí -muy presente en la escena gastronómica local por su numerosa mplia comunidad judía- con destacada predilección por el humus, tal y como su nombre indica. Todo se prepara al momento, es 100% casero y relativamente healthy, como suele ser la cocina oriental.

 

Menús contemporáneos: 

El restaurante del muy cool PURO HOTEL, llamado Srebrna Góra (Halicka 14A) y que se caracteriza por creaciones de autor, obra del chef MiLosz Kowalski, que quieren dar a conocer la cocina tradicional polaca pero con toques de modernidad. Así, en el menú degustación nunca falta la sopa (que se actualiza según el mercado), ni ingredientes muy propios de esta cultura gastronómica como son la carne de cerdo, de oca, el foie y vegetales como la remolacha o los espárragos, así como técnicas de fermentación.

 

BIAŁA RÓŻA (Straszewskiego 16) – ¿Amante de la cocina de autor? Este es tu sitio. En pleno centro, frente al castillo Wawel, un restaurante con aire de granja contemporánea, íntima y acogedora, pura sofisticación. En el plato predomina una estética refinada, que ensalza el mejor producto de km 0 a base de una técnica cuidada hasta el último detalle y muy depurada. Aquí predican por la filosofía menos es más. Y es una maravilla que se completa con una interesante bodega que permite conocer algunos de los vinos polacos que empiezan a destacar (como, por ejemplo, el Winnica Wieliczka). En los fogones está una de las jóvenes promesas de la gastronomía nacional, el chef Łukasz Cichy.

 

Los más tradicional: 

Restaurantes al uso, tradicionales, como KOGEL MOGEL RESTAURANT (Sienna, 12) son ideales para descubrir platos tradicionales elaborados de forma casera y con la mejor materia prima. Aquí, la estrella de la carta es la conocida sopa “żurek“, elaborada con harina de centeno y patata, ajo, salchichas blancas de cerdo y huevo cocido. Se sirve en un cuenco hecho con pan de centeno. También son un must la sopa de tomate; los pierogis, una especie de dumpling o ravioli con diferentes rellenos como carnes, vegetales,… (por cierto, también están de vicio en PIEROGI MR VINCENT, Bożego Ciała 12) y los placki ziemniaczane, una especie de tortitas de patatas.

 

Los ‘bar mleczny’, conocidos como milk bar (bar de leche), son muy pero que muy económicos (unos 2 euros un plato muy contundente). Ideal, pues, si viajas en plan low cost. Estos establecimientos son un invento socialista de la posguerra que han sobrevivido al paso del tiempo. Subvencionados por el Estado, estaban ideados para que la clase obrera pudiese comer cerca del trabajo. Su nombre proviene de que no podían servir alcohol. Te recomendamos POD TEMIDA (Grodzka 43), donde hay más de 40 platos diferentes al día, si quieres lo más auténtico.

 

CHAJIM KOHAN (Szeroka 2) – Es uno de estos preciosos establecimientos, muy famosos en Cracovia, donde comer, desayunar o una merendar. La cocina es de inspiración tradicional israelí, y el interiorismo recrea las antiguas viviendas del barrio judío antes del saqueo nazi. Vale la pena visitarlo, tan solo para hacer una foto. 

 

Pastelerías y dulces: 

Y lo mejor, para el final…

NADÈGE LEFEVRE (Rynek Podgórski, 11) – Una pastelería (o ‘cukiernia’ en polaco) donde degustar los hits de la repostería francesa: desde croissants de mantequilla, hasta macarons, tartaletas de fruta, éclairs… Todo para gritar “yummy!”.

 

GALERIA TORTOW (Bożego Ciała 22) – Un salón de té de autor donde degustar cakes artísticos de todo tipo y de elaboración artesanal. También tienen propuestas veganas.

 

CUKIERNA (ul. Starowislna 21) – Parece el salón de la tía abuela, con sus lámparas de tela vichy, mantelitos crochet sobre las mesas de madera rústica y papel pintado old school. Se trata de una antigua panadería famosa de toda-la-vida por su tarta de queso y sus buñuelos rellenos de mermelada.

 

EMIL KRECILODY (Rynek Podgórski, 13) – Si os fijáis, veréis que Cracovia cuenta con muchísimas heladerías. Esta ha sido de nuestras favoritas, no solo por su estética modernita sino también por su infinita variedad de sabores de elaboración artesanal, todos ellos buenísimos (desde clásicos hasta otros más sorprendentes como el de sésamo negro).

 

Coctelería: 

Para acabar, brindaremos con un super cóctel, aquí:

WILLIAM RABBIT & CO (Outta, 8) – Se autodefinen como un ‘magic spot’. Seguramente por su capacidad a jugar con el contenido o continente. Buenísimos cocteles de autor servidos de la forma más sorprendente como, por ejemplo, en una taza de porcelana al más puro estilo cuqui de ‘Alicia en el país de las maravillas’.

cracovia

 

 

¿CÖMO VIAJAR A CRACOVIA? CONSULTAR VUELOS EN WWW.VUELING.COM

¿DÓNDE ALOJARSE? Hotel PURO Kazimierz https://purohotel.pl/pl/krakow-kazimierz

 

¿CÓN QUIÉN VISITAR? www.seekrakow.com

Laia Zieger
Laia Zieger

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que ha trabajado en El País y El Periódico de Catalunya, colabora con medios de ambos lados del Pirineo, y coordina el portal www.vinacora.com. Es autora del libro ‘Portraits de Barcelone’ (Hikari Editions, 2016).

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.