Alcaidús, quesos únicos creados en un lugar único - Gastronomistas
Contenido patrocinado por:Alcaidús

Alcaidús, quesos únicos creados en un lugar único

Trazabilidad, esa es una de las palabras de moda para simbolizar la excelencia gastronómica. Su significado: poder identificar el origen y las distintas etapas de un producto. En un mundo en el que cada vez es más difícil saber de dónde viene lo que comemos, el verdadero lujo es poder disfrutar de productos en los que todo el ciclo de producción se desarrolla en el mismo lugar.                                                                                   

Un ejemplo son los quesos de Alcaidús, elaborados en la finca del mismo nombre en la isla de Menorca, reserva de biosfera por la UNESCO desde 1993 y ejemplo de sensibilidad ambiental, en la que se ha logrado mantener un equilibrio natural entre el entorno y la acción del hombre. Un ejemplo de sostenibilidad a nivel mundial.

La finca de Alcaidús es un reflejo de la filosofía seguida en la propia isla. Propiedad de la familia Seguí desde hace más de 100 años, aquí se elaboran quesos de Mahón-Menorca DOP, madurados lentamente. Son auténticas piezas artesanas de pasta prensada, cantos y esquinas redondeadas, y con un sabor inconfundible.

Todo pasa en la finca

La tradición quesera de la isla se muestra en su esplendor en las 270 hectáreas de este lloc de ganadería extensiva, situado entre los pueblos de Mahón y Alaior. Si uno pasea por la finca, va cruzándose con vacas de la raza Frisona o Holstein. Estos animales pastan en absoluta libertad, alimentándose de forraje y grano molido de la mejor calidad. Un equipo de payeses vela por su bienestar, esencial para la lograr la máxima calidad de la leche a partir de la que se hacen los quesos. Es el respeto a una manera de trabajar milenaria y que permite obtener el mejor resultado.

       

Las  vacas se ordeñan en la misma finca, en la que también se ubica la quesería. No es necesario transporte alguno: con la leche fresca obtenida en Alcaidús se comienzan a elaborar los quesos. La aliada, en esta parte del proceso, es la tecnología más avanzada. Aquí mismo se maduran, lentamente, sin prisa, como siempre se ha hecho, y desde aquí se envían también a su destino final. Un proceso totalmente controlado en el que todo sucede dentro de los límites de la misma finca. 

El resultado de todo este “ciclo de la vida”, que se desarrolla de principio a fin en Alcaidús, sin intermediarios, son unos quesos con un sabor característico, más suave de lo habitual. Valores como la tradición, el mimo en la elaboración y la calidad de los procesos se notan al probar cada queso, ya sea de leche cruda o pasteurizada, tierno o madurado en cava.  

Cada cuña de estos quesos es un billete que transporta directamente a Alcaidús y habla de un territorio único, auténtico y con personalidad que no podría estar en ninguna otra parte del mundo: porque absolutamente todo lo (bueno) que tiene que ver con estos quesos pasa en esta finca.

Toda la información, en alcaidus.com.

Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.