Noche de chicas En Aparté

“Me mola la idea de ir a un restaurante francés con una francesa”, me suelta Laura Conde en una de estas respuestas muy suyas. Y allí nos encontramos, un viernes por la noche, tras haber soñado con este preciso momento cada día de una de estas horribles semanas que acabas de pasar entre ritmos infernales, novios pesados, peleas con tu madre y no-sé-qué-más.

Lo único a lo que aspiras es sentarte en una mesa con tu colega, una copa de vino en la mano y unos platitos de por medio. Y entonces, puede empezar lo mejor, lo más liberador cuando estás hasta el moño de todo: iniciar una conversación cuyo objetivo es, básicamente, poner a caldo a cualquiera con quien te hayas cruzado unas palabras o la mirada durante los últimos días (excepto tu hijo, tus mejores amigos y tu perro, claro, ya que forman parte de este círculo intocable, regla básica de cualquier conversación con tono viperino).

Pues bien. El bar de vino y tapas En Aparté (que, por cierto, en mi idioma significa expresar pensamientos, opiniones o secretos a banda, un nombre acertado para nuestro propósito) es un local bastante adecuado para este tipo de velada. El ambiente es distendido, informal, y la decoración, con mobiliario reciclado y objetos recuperados en cualquier rincón de la calle, es desenfadada. Y aquí la gente habla fuerte –al estilo español, nada que ver con Francia-, por lo que se puede cotillear durante horas sin que nadie se entere de la conversación.

En cuanto a las propuestas culinarias, no os esperéis especialidades del recetario francés como se pueden encontrar en Café Emma, por ejemplo, pero sí productos directamente importados del país vecino y servidos en raciones para compartir (a eso se refieren por ‘tapas’). Si os gusta el queso, este es un buen lugar, ya que tienen tablas de diversas variedades más bien difíciles de encontrar por aquí, si uno no se mueve por las exclusivas tiendas gourmet. Por ejemplo: Comté, Chavignol, Brie, Pont Levêque y Tomme de Savoie. Y estos combinados queseros entran muy bien con una buena copa de tinto popular como el Côte du Rhone, Bordeaux Château Beauval, Petit Pont y Saumur Champigny, entre otros caldos franceses que figuran en la carta.

la foto 1

También tienen ensaladas y surtidos de embutidos del otro lado de la frontera (viande des grisons -carne de ternera-; rilletes -un tipo de paté-; rosette -un salchichón-, etc.), así como postres tradicionales como la crême brulée, el pastel opera y tartas de fruta de temporada. En definitiva, la carta es muy simple, pero efectiva para picar algo de manera informal.

la foto 5

Y lo mejor de todo, para acabar de establecer el ‘ranking’ de los últimos ligues, proyectos para rehacer el mundo en un futuro breve o solo echarse unas risas, la terraza de En Aparté resulta ideal, sobre todo con la llegada de las temperaturas primaverales. Da a la preciosa plaza de Sant Pere, en el Born, lejos del tránsito y de zonas ajetreadas e invadidas por los guiris. En definitiva, fue una buena noche, con buen queso, buen vino y, claro, buena compañía.

Lo mejor: La ubicación del local y su terraza; y que tengan en carta buenos productos franceses que poco se ven por aquí.

Lo mejorable: Echamos de menos más variedad de platos tradicionales del recetario francés.

Precio medio: 15-20 euros.

En Aparté
C/ de Lluís el Piadós, 2
08003 Barcelona
932 691 335

Mi ubicación
Cómo llegar

 

 

 

Laia Zieger
Laia Zieger

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que ha trabajado en El País y El Periódico de Catalunya, colabora con medios de ambos lados del Pirineo, y coordina el portal www.vinacora.com. Es autora del libro ‘Portraits de Barcelone’ (Hikari Editions, 2016).

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.