Cuatro restaurantes para comer (muy) buenos arroces - Gastronomistas

Cuatro restaurantes para comer (muy) buenos arroces

Si echas de menos un arroz frente a la playa o en algún chiringuito, en estos restaurantes de Madrid puedes calmar tu morriña. Al menos hasta que suban de nuevo las temperaturas. Abrieron hace poco y ya se suman a las listas de mejores restaurantes para comer arroz en Madrid. 

BERLANGA

¿Un apellido cinematográfico? ¡Eureka! Se trata del proyecto más personal del valenciano José Luis Berlanga, hijo del famoso cineasta, que decidió abrir un restaurante especializado en arroces, animado por sus familiares y amigos. Aunque se formó primero en Derecho y trabajó en el sector audiovisual durante muchos años, parece que ha encontrado su verdadera vocación: la cocina. De ser un estupendo anfitrión a impartir clases de arroces valencianos en la escuela Alambique. Y de ahí a abrir su propio restaurante frente al Parque del Retiro. En su oferta arrocera tiene una docena de opciones: a banda, al horno (con blanquet, embutido valenciano tradicional), del senyoret, negro, de salmonetes y ajos tiernos, con bogavante o con carabineros. También tiene una oferta especial para cada día. Por ejemplo, los martes sirve rossejat (un arroz con caldo y carnes de cocido y sus garbanzos), los martes son de la paella de verduras, los jueves de paella de puerros y rape, o los viernes de espinacas y gambón. Los fines de semana la paella clásica valenciana se lleva la palma y, aunque se preparan para 4 personas, también está la opción de pedir raciones individuales. Los arroces del día son el atractivo, pero se pueden pedir a lo largo de la semana para dos o cuatro personas, según la especialidad. 

Los arroces son la marca de la casa, pero puedes pedir para compartir algunas de sus entradas mediterráneas, como esgarrats con bacalao desmigado, un blanco y negro (bocadillo valenciano de longaniza, morcilla y habitas frescas), una coca mallorquina o pa amb oli de sobrasada de Ses Salines. Como si estuvieras de vacaciones, vaya. 

Menéndez Pelayo, 41. Teléfono: 913 916 886. Precio medio: 20€ en barra y 40€ en el comedor. 

CADAQUÉS

Otro de los restaurantes que pisa fuerte en Madrid, pero mira al Mediterráneo con el rabillo del ojo es este buque insignia del Grupo Sagardi. Ocupa un esquinazo de la codiciada calle Jorge Juan, y todo en este espacio te trasladará directo a la playa sin pasar por la casilla de salida. Los hermanos Iñaki y Mikel López de Viñaspre rinden un homenaje a los pescadores empleando la técnica del fuego en pescados, carnes y arroces en recetas tradicionales de mar y montaña. Aquí la antesala de los arroces son sus impresionantes piezas de marisco, que muestran en una vitrina nada más cruzar la puerta. Los ofrecen frescos del día, desde cigalas, navajitas o almejas hasta la gamba roja del Puerto de Roses (Girona). Le siguen algunos clásicos entrantes, como croquetas, ensaladilla rusa o una tradicional coca de recapte cadaquense, con sardinas anchoadas. Pero lo que sí les distingue son sus arroces a la leña, con maderas que han seleccionado personalmente. Los hay clásicos y otros que no lo son tanto: arroz brut de sepia, rape y almejas; de conejo y caracoles, en cazuela con bogavante de Menorca, de bacalao con verduras o de pato con salsifíes (una hortaliza a caballo entre la patata y el plátano, de alto valor gastronómico). Te llegará la paella entera para compartir, con su cuchara de madera, y ahí te sentirás como si tuvieras los pies metidos en la arena. Igualito. 

Jorge Juan, 35. Tlf: 913 609 053. Precio medio: 50€

EL ANCLA DEL LAGO

Está en plena Casa de Campo y es de esos restaurantes retirados del asfalto, pero a un paso del centro, que siempre son un acierto, vayas en el plan que vayas. Por un rato parecerá que te has ido de Madrid, y eso siempre vale la pena, a modo de desconexión. Abrió en abril de 2021 a orillas del lago, con un amplio salón cerrado y una enorme terraza exterior con capacidad para 150 personas. Está especializado en arroces, pescados y carnes a la parrilla, aunque está abierto desde los desayunos hasta las meriendas que ofrecen entre los turnos de mediodía y noche. Es muy familiar y aquí verás tanto runners que hacen su “parada en boxes” como ciclistas, parejas o familias con niños, pues aquí tienen espacio para comer y jugar. Su corte es clásico, basado en la oferta madrileña de toda la vida, como hecho en casa. Hay una variada oferta para empezar, como pimientos del padrón, morcilla de Burgos o croquetas. Y llegados al plato fuerte, nos encantó su arroz caldoso con bogavante, una ración inmensa para 2 personas, muy sabroso. Como para pedir un tupper y seguir saboreándolo al día siguiente. ¡Todavía salivamos al recordarlo! Ofrece raciones muy generosas, así que pidas lo que pidas, que sea para compartir. 

Paseo de María Teresa, 2. Tlf: 91 354 36 07. Precio medio: 25€

ROCACHO

Este moderno asador lo podemos considerar un templo de la carne. Lo consideramos, de hecho. Están especializados en servir carnes de El Capricho a la parrilla de carbón de encina y también pescados a la brasa. Pero no solo de carne vive el hombre y aquí también sirven unos arroces (y fideuás) espectaculares. Los preparan con una capa finísima y los sirven en paellera, al estilo balear, bien de socarrat. Destaca la paella del senyoret y la de cigalas y alcachofas, aunque también verás el clásico arroz negro con sepia y ali oli, la paella de verduras de temporada y pollo campero o un delicioso arroz caldoso de sepia, vieira y gamba. Todos con un precio entre los 24,5€ y 28€ por persona (mínimo 2, como suele ser habitual). 

Rocacho es todo un referente de la cocina tradicional de culto al producto, ¡cómo nos gusta eso! Es lo que llaman “cocina sin artificios”, con una oferta centrada en la materia prima y el poder de la piedra convertida en fuego. Ve con hambre, porque además de sus contundentes platos, no te puedes perder sus postres caseros, como las riquísimas filloas flambeadas o el tiramisú. 

Padre Damián, 38. Tlf: 914 21 97 70. Precio medio: 60€

Cristina Barbero

Hambrienta a tiempo parcial y disfrutona a jornada completa. No hay límite en su curiosidad culinaria: lo mismo disfruta de una tortilla de patatas que en la cocina más vanguardista y exótica. Trabaja la comunicación de marcas desde su agencia de comunicación Ideas Bien Contadas y colabora con otros medios, como la revista Bar Business. Puede presumir de haber sido la creadora del Día Internacional de la Croqueta.