La guía de restaurantes más completa (y larga) de Dubrovnik

Dubrovnik es un destino turístico al que hay que viajar sí o sí. Una ciudad preciosa, coqueta, bonita, bella… Y todos los adjetivos que queráis. Pero, ¿dónde comer? Hemos estado allí y hemos elaborado una guía de restaurantes larga, larga, y diría que muy completa. Los visité todos, y donde no pude probar nada me metí para preguntar a los dueños, hacer fotos y fisgonear la carta porque la gente de allí y de la Oficina Nacional de Turismo de Croacia en España me habían dado muy buenas referencias de ellos. Entre unos y otros, me han salido tooooooodos estos. Una locura, lo sé, pero es que yo soy bastante cabestro, y cuando me pongo, me pongo. ¡Buen viaje y buen provecho!

 

Dentro de las murallas…

 

terraza protoPROTO
Una institución en la ciudad que nació en 1886 y donde han aprendido los mejores cocineros de la zona. Por esa terraza tranquila y de aires palaciegos que está un piso por encima del bullicio de la calle han pasado Tom Cruise, Roger Moore, los actores de ‘Juego de tronos’ (ahí se han rodado varias temporadas de la serie), el príncipe Eduardo y Wallis Simpson…

proto dubrovnikkEl chef, Bosko Lonac, no es amigo de hacer cosas raras que enmascaran el producto, siempre de la máxima calidad, así que ofrece platos como un pescado a la sal con yema de huevo y aderezado con aceite y limón que es para echarse a llorar porque se deshace en la boca; un risotto de bacalao en el que no funde los ingredientes, sino que aparecen en el plato separados; una ensalada de gamba y trufa de una calidad sensacional; un ragú de pulpo interesantísimo gracias a la polenta teñida con la tinta negra de la sepia. De postre, rozata, un flan sobre una base de licor de rosas muy sutil.

 

 

kopun dubrovnik restauranteKOPUN
Este es un restaurante con historia. La que envuelve su terraza, con la única iglesia barroca de la ciudad, la de San Ignacio, un seminario y una escuela de latín y griego. Y la historia culinaria que se rescata en los platos, ya que los responsables de este establecimiento apuestan por ofrecer platos tradicionales del recetario croata y, atención, algunos productos que estaban en desuso o a punto de perderse, como el capón (pollo castrado y cebado), del que se tenían noticias ya en el siglo XVI (Kopun, en croata, es capón).

Lo preparan de muchas maneras: en forma de sopa, en ensaladas, mezclado con una salsa de setas, entero al horno (para seis u ocho personas)… y al estilo Dubrovnik, con higos, zanahorias y gnocchi (en la foto).

Una receta, por cierto, que aparece en el libro de recetas de la serie ‘Juego de tronos’ del que ya escribimos aquí en su día.

capon de kopunOtros platos que merecen mucho la pena son los fuzi (macarrones) con gambitas y trufa, adornados con una cigala en lo alto de este plato típico de Istria. Y los embutidos de Eslavonia, con un punto ahumado y bastante picantes, y el brodet, una especie de olla de pescado y marisco con polenta y una salsa de tomate también picante.

Solo sirven vinos croatas; buenos son el fresquísimo blanco Malvasija Tezoro y el poderoso tinto Pomet, ambos de la zona vinicola de Konavle.

Como por la noche puede refrescar, el detalle de las mantas para los comensales es de agradecer.

Abre cada día de marzo a octubre de 11.00 a 23.00 horas. Hay un menú de 10 euros, sin bebida, con un plato principal de pescado, carne o vegetariano a elegir, y un postre. Precio medio, 25-30 euros sin bebidas.

 

 

 

tinel dubrovnikTINEL
Pequeñito bar en la calle Antuninska (perpendicular a la calle principal) cuya terraza esta formada por unas mesitas y las escaleras de la calle, algo común en Dubrovnik. Sentada sobre cojines, la gente disfruta de un café mientas deja pasar a los viandantes que suben o bajan los escalones. Mucho público local y mucho artista que participa en el Festival de Verano de la ciudad lo frecuentan.

 

 

skola dubrovnikSKOLA
Otro pequeño local popular que está, como Tinel, en la calle Antuninska. Allí llevan 50 años sirviendo un bocadillo de jamón de Dalmacia (bastante salado y con regusto ahumado) y queso con lechuga (Prsut Sir, se llama, que no es otra cosa que jamón y queso en croata) por el que se pirran los habitantes de Dubrovnik… y cualquiera que lo pruebe.

skola bocadilloEl pan, de miga fina, es artesano, hecho con una fórmula secreta y servido calentito tras ser horneado en el último momento. También hay ensaladas, sardinas y algún que otro plato combinado.

 

 

 

 

 

 

stara lozaSTARA LOZA
En el old town, hay que subir desde la calle principal por la calle Antuninska. Unos escalones y ahí está. Tiene tres comedores: uno a pie de calle, otro en el tercer piso (en la foto) y uno más, pequeñito y coqueto, en el terrado, con vistas a los tejados de la ciudad. También es hotel boutique de ocho habitaciones. Sirven cocina internacional con influencia francesa. Abre cada día de febrero a noviembre. Luego cierra. Unos 40 euros sin bebidas.

 

 

nautikaNAUTIKA
Uno de los más caros y prestigiosos de Dubrovnik, ubicado justo a la entrada de la ciudad vieja, frente a las murallas y el mar. Cocina creativa local con vistas a las murallas y al mar.

 

 

razonodaWINE BAR RAZONODA
Elegante bar de vinos donde se pueden probar tres copas con denominación de origen croata (hay 90 referencias) por 10 euros. También sirven patés y quesos para acompañar los tragos.

 

 

 

Fuera de las murallas hay sitios muy interesantes. Estos fueron los que conocí.

 

pantarulPANTARUL
Está en el barrio de Lapad, a algo más de media hora caminando desde el casco viejo de Dubrovnik. Es un restaurante muy de aires ‘casual’, de ambiente desenfadado, donde suena música tranquila de fondo. Una de sus propietarias es la bloguera Ana-Marija Bujic, que tanto en internet como en el local conquista al público nacional e internacional (Tripadvisor le coloca entre los primeros puestos de los establecimientos de la ciudad) con recetas croatas de toda la vida con toques modernos y producto fresco de temporada y de calidad. En solo un año, se ha convertido en uno de los restaurantes de moda de Dubrovnik.

Además de la carta, que cambia cada cuatro meses, ofrece sugerencias de la casa que sirve en platos para compartir, en un concepto que intenta implantar en la ciudad.

platos pantarulA destacar el maravilloso, delicado y sutil tartar de atún; el fresquísimo rape en tempura con un alioli verde porque lo elaboran con guisantes, y el tradicional y potente cordero con ajos y soparnik (pastel de acelgas con cebolla, ajo y hierbas aromáticas). El precio medio, con bebidas, ronda los 30 euros. Es de los pocos restaurantes de Dubrovnik que abre todo el año, pues solo cierra tres semanas en enero. Abre de 12.00 a 16.00 y de 18.00 a 22.30 horas de martes a domingos. Cierra los lunes.

 

 

kovanoskiKONAVOSKI DVORI
Bucólico es un adjetivo que se queda corto para describir el entorno de este restaurante ubicado en Konavle, a unos 15 minutos en coche al sur del aeropuerto (Dubrovnik está a 20 kilómetros al norte del aeródromo). Unos viñedos en un valle en paralelo al mar como antesala de un paisaje pintado con un río con pequeñas cascadas, unos canales, un bosque, unos molinos de agua (hay uno del siglo XVI que aún muele el maíz y que se puede visitar porque está al lado del restaurante), unos caminitos entre árboles… Tanto este parque como el restaurante, cuya terraza da al río, se llaman igual: Konavoski Dvori.

molino kovanovski¿Qué sirven allí? Comida tradicional croata. La carta está también en castellano así que resultará fácil elegir unos platos gastronómicamente cercanos a nuestro recetario. Sin duda, hay que elegir el cordero y la ternera asada en el interior de una campana de hierro, acompañada de patatas; se hacen a casi 200 grados con unas brasas; un plato típico de Dalmacia, la región de Dubrovnik. También es muy recomendable el guiso de ancas de rana y anguila del río Neretva y el strokli, una especie de lasaña de queso y nata horneada propia de Eslavonia. Los camareros visten con trajes típicos.

 

 

panorama dubrovnikPANORAMA
El nombre lo dice todo, y aun así casi no le hace justicia, ya que las vistas a 415 metros de altura sobre Dubrovnik y la isla de Lokrum quitan el hipo y casi casi el hambre. Si solo os quitan el hipo pero seguís con hambre, este restaurante con una de las terrazas más maravillosas del Mediterráneo (cómo no, allí suena música chill out) ofrece cocina internacional sencilla a base de sandwiches, ensaladas, pasta, risottos, carnes, pescados… Abre igual que el teleférico, que ‘aterriza’ justo al lado. De 20 a 25 euros sin vinos (30 con vinos).

 

 

rajski vrtRAJSKI VRT
Una terraza en una isla maravillosa con vistas a un jardín romántico y al fondo, el mar, pegadita a la pared de un monasterio semiabandonado. Sí, resulta difícil pedir más. Sirven allí cocina sin complicaciones, más para reponer fuerzas tras un baño o un paseo por el jardín botánico vecino que para dar placer gastronómico. Hay ensaladas, pizzas, hamburguesas, pasta, risottos, carnes y pescados.

plato rajski vrtLas pizzas son grandes, de masa fina y producto de calidad (unos 10 euros) y las raciones de los platos, abundantes, como la carne a la parrilla cevapcici (carne picada con forma de salchicha, sin serlo) y acompañada de unas excelentísimas patatas fritas, y una salsa de pimientos y cebolla. Atención a la limonada: hecha con limón-limón, tan ácida que hace sudar la lengua al instante. Abre del 1 de mayo a mediados de octubre. Precio medio: 20-25 euros.

 

 

 

hotel leroHOTEL LERO
Una opción interesante y asequible para alojarse en Dubrvonik. Yo dormí allí. Está a unos 20 minutos caminando de la ciudad amurallada, es moderno, sin lujos pero muy confortable, y cuenta con todas las comodidades, como piscina, zona de wellness, wifi… Muchas de las habitaciones dan al mar. Buen desayuno continental para coger fuerzas.

 

 

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.