Restaurantes para una primera cita en Barcelona, ¿cuál es el tuyo?

Restaurantes para una primera cita en Barcelona

¿Buscando restaurantes para una primera cita en Barcelona? Los que saben del tema –de restaurantes, claro: ¿acaso hay alguien en el mundo que sepa algo sobre las primeras citas?– te sugieren algunos establecimientos donde, si juegas bien tus cartas, lo vas a petar. Toma nota.

Xemei

«Xemei es ese restaurante inclasificable situado en lo alto del Poble-Sec y su terracita uno de los lugares con más encanto de Barcelona. El encanto de este restaurante radica, precisamente, en que nadie parece haberlo buscado y en que tras sus muebles vintage y sus mesitas íntimas y perfectamente iluminadas no parece esconderse ningún interiorista  avispado. La cocina de Xemei siempre emociona: platos de raíz veneciana que encontramos en una carta escueta y sencilla, donde el mejor producto de temporada brilla sin necesidad de aderezos ni parafernalia. La pasta es aquí siempre para el recuerdo y tienen el que es, para nosotros, el mejor tiramisú de la ciudad. Te tiene que gustar mucho tu cita, porque os vais a rascar el bolsillo: el precio medio de carta ronda los 50 €. Pero vale la pena».

Laura Conde, de Gastronomistas
Xemei. Passeig de l’Exposició, 85.

El racó d’en Cesc

«Uno de mis favoritos para una primera cita es, sin duda, El Racó d’en Cesc. Por su cocina, que es todo confort, por una bodega más que acertada y a un precio correcto y por su intimidad. La que dejan los camareros entre plato y plato y la de sus acogedores privados: Te mantienen a salvo de vistas indiscretas si la cosa fructifica antes de los postres».

Lourdes López, de @louloulopezjournalist
El racó d’en Cesc. Diputació, 201.

Benzina

«¡Es como un pedazo de Nueva York en plena Barcelona! De ambiente íntimo y relajado, con una terraza de ensueño y una muy buena cocina italiana felizmente alejada de la pasta y de la pizza. ¿Un plato estrella? Sin duda, la parmiggiana».

Teresa Forcada, de Interprofit
Benzina. Passatge Pere Calders, 6.

La Venta

«La Venta es un clásico y como tal, nunca muere. Un restaurante genuino, situado en “el techo” de Barcelona, que ha sabido conservar su encanto modernista y un marcado espíritu retro presente en detalles, que te trasladan a la Ciudad Condal de los años 50 y 60. A nivel gastronómico, destaca por una cocina sencilla, pero sólida con platos generosos de toda la vida que te harán compartir alguna que otra hazaña con esa persona que te apetece conocer. Un espacio auténtico para amantes de la belleza nostálgica. Entra por la vista y te seduce por la barriga. A mí, al menos, es así como me conquistan».

La Venta. Plaça del Doctor Andreu, s/n. 
Maria Almenar, periodista de moda y estilos de vida

Bodega Pasaje 1986

«Mi preferido es sin duda Bodega Pasaje 1986 para una primera cita. Es un restaurante que está fuera del centro, y me marcaría ya mi primer punto ante mi acompañante por controlar bien la ciudad alejándome del circuito clásico del centro. Por su propuesta gastronómica de tapas y platillos elaborados con productos de calidad y su oferta líquida que seguramente acabaría de impresionar (o eso espero) y me daría pie a una segunda cita».

Bodega Pasaje 1986. Gran Via de les Corts Catalanes, 162. 
José María Toro, de Bloghedonista.com

Arrosseria Xàtiva

«Es un restaurante muy acogedor, con muy buen servicio, un producto muy bueno y encima la especialidad son los arroces. ¿Qué mejor que compartir una paella con alguien que te gusta? Además, Arrosseria Xàtiva es un local elegante pero sin excesos, con un ambiente casero y a un precio ajustado. Al acabar, nada mejor que dar un paseo por la zona de Les Corts (hay m´ás establecimientos en otros barrios, pero este es mi preferido) para disfrutar del ambiente y caminar por las callejuelas del barrio».

Arrosseria Xàtiva. Bordeus, 35
Rosario Santa María, directora de comunicación

La Balabusta

«Se me ocurren distintos motivos por los que decantarse por La Balabusta para una primera cita: 1/ Acaba de abrir, y siempre queda bien poder alardear de una buena cultura del ocio delante de una potencial pareja que verá aquí un futuro prometedor lleno de marcha. 2/ La carta se compone de platillos para compartir (un paso más en la intimidad) de una estética cuidada hasta el más mínimo detalle y digna de cualquier restaurante de alto nivel (eso hace pensar al sujeto 2 que nos tomamos muy en serio el propósito de ligar). 3/ Bueno no, lo siguiente. El producto y la técnica se funden dando lugar a platos elegantes y sabrosos a más no poder. Disfrutando así, siempre es más fácil dejarse llevar por las mariposas de los primeros momentos. 4/ Hay una preciosa carta de cócteles de autor, y de una gran selección de vinos naturales que invitan a prolongar la estancia en el restaurante. Así podemos alargar la cita hasta las tantas, brindando y brindando… 5/ La Balabusta tiene un interiorismo de los más contemporáneo y acogedor. Ya sabes, si el ambiente acompaña, siempre es mejor».

La Balabusta. Rosellón 180.
Laia Zieger, de Gastronomistas

La Dolce Vitae

«Elegir un restaurante para una primera cita en Barcelona puede resultar complicado porque no sabes qué le gustará a tu acompañante, así que mi recomendación es que elijas uno que te guste a ti y así de paso le des pistas de cómo eres y de lo que te gusta. En mi caso optaría por La Dolce Vitae, la espectacular terraza situada en la azotea del hotel Majestic. ¿Por qué? Me fascinan las vistas desde las alturas, los edificios con historia (el Majestic se inauguró en 1918) y el modernismo (desde aquí se divisan la Sagrada Família y la Casa Batlló).

Además, el Majestic me gusta porque es un clásico con un punto vanguardista, al igual que la cocina de Nandu Jubany, el chef asesor del hotel, que también puede disfrutarse en La Dolce Vitae. Y me encanta el cine clásico, así que el nombre de la terraza, con ese guiño a la película de Fellini es un punto a favor. También lo son su agradable ambiente, sus cócteles para rematar la velada y su céntrica ubicación. Parafraseando a Sabina: me sobran los motivos».

La Dolce Vitae. Majestic Hotel & Spa Barcelona. Passseig de Gràcia, 68-70. 
Laura Morales, de Vinos y Restaurantes

 

Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.