Spoonik Club regresa en verano a Barcelona

Comer en casa de Jon Giraldo y Jaime Lieberman es algo que muchos echaban de menos en la Ciudad Condal. Pese a que los cocineros siguen al pie del cañón con sus numerosas propuestas –desde Anormal a su última y más ambiciosa criaturita, Ovnew, en el Hesperia Tower–, Spoonik Club, su casa, allí donde empezaron a cocinar para amigos y acabaron convirtiéndose en los ‘enfant terribles’ de la gastronomía barcelonesa, sigue siendo probablemente el espacio en que los chefs expresan mejor todo aquello que es más complicado contar en sus otros locales.

Por eso, pese a que siempre aseguran que esta vez es la última –algo que tan simpático nos resulta a todos aquellos que en algún momento de nuestras vidas hemos pronunciado, e incumplido a los dos o tres segundos, aquello de “nunca más”–, siempre acaban volviendo a abrir las puertas del espacio que les dio la fama, el lugar que les consolidó como esos cocineros inclasificables que exploraban las raíces de la alta cocina latinoamericana a la vez que jugaban con ingredientes locales y fusionaban porque sí (¿por qué no?) la comida con el espectáculo.

Spoonik

Spoonik Club es la casa en la que vivían Jon Giraldo y Jaime Lieberman cuando empezaron su andadura, donde comenzaron a cocinar para sus amigos y poco a poco se dieron cuenta, ya cerca de los 30, que de mayores querían ser cocineros. Así pues, empezaron a abrir su casa al público –un lugar mágico, como pocos en Barcelona–, organizando unas veladas en que la más voluptuosa cocina latinoamericana se daba cita con un espectáculo sensorial que incluía música, luces, sonidos y todo tipo de imputs destinados a enfatizar la experiencia gastronómica.

Spoonik

Gracias al éxito de la propuesta, los chefs decidieron dar el salto y montar un local propio, una apuesta que ha culminado con la cocina callejera e informal de Anormal –pronto estará entre nosotros Anormal Castelldefels– y con la alta, altísima cocina latina que ofrecen en Ovnew, el espectacular espacio ubicado en lo alto del hotel Hesperia Tower, en que los chefs recogen el legado de Santi Santamaría.

Pasados unos cuantos años de la apertura de Spoonik, los chefs acaban regresando al hogar (y nunca mejor dicho) siempre que pueden, como va a ocurrir todos los viernes y sábados de este verano hasta el 2 de agosto, con una propuesta cerrada a un precio de 90 € con maridaje, y con la música de raíz latinoamericana como protagonista de la velada junto a la gastronomía.

Spoonik

Los que ya conocen lo que se cuece cuando se cierra a sus espaldas la puerta de Spoonik se alegrarán de saber que la esencia de la propuesta refleja muy bien tanto la personalidad de los chefs y su equipo como su manera de entender la vida y la gastronomía, y quienes no la conocen deben plantarse con la mente abierta, el estómago vacío y ganas de dejarse sorprender por lo que Giraldo define como “alta cocina iberolatinoamericana”, que no es más que el resultado de un viaje constante entre el recetario latino (sobre todo de México, de donde es Jaime, y de Colombia, la tierra de Jon) y algunas pinceladas, pocas, del Mediterráneo. “Es algo así como un viaje de ida y vuelta y otra vez ida y otra vez vuelta entre las tradiciones gastronómicas de España y Latinoamérica“, señala Giraldo.

A grandes rasgos, la propuesta consta de unos cuantos aperitivos (desde un cóctel de aguacate a un interesante gazpacho de lulo) y platos tan representativos como su crema de maíz en su versión con helado, pasando por una interesante vieira y un trío de corvinas con diferentes interpretaciones de la olivada maridadas nada menos que con aceite de oliva virgen extra. Para finalizar, una costilla de cerdo servida a la manera tradicional latinoamericana, con diferentes salsas y un dúo de postres tan sorprendentes como el resto del menú. El maridaje, en la línea de Spoonik Club: siempre acertado y sorprendente.

Spoonik

¿Y cómo es el espacio? ¿Por qué estos Gastronomistas no cuelgan fotos del entorno si tan espectacular dicen que es? Pues precisamente porque hay que verlo, y porque es parte de la gracia de esta carismática propuesta gastronómica que siempre es mejor conocer en primera persona, con la mente abierta y sin ideas previas. Pasen y disfruten.

Spoonik Club
Viernes y sábado, hasta el 2 de agosto.
Reservas en www.spoonik.com
Precio: 90 € (maridaje incluido)

 

Laura Conde
Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.