Taco Alto, locos por los tacos

Antonio Luna es un fanático, un loco, un enamorado de los tacos. Es mexicano, claro, aunque corre sangre inglesa por sus venas. Pero su paladar es tan mexicano que lo suyo son los tacos. Y como es tan fanático de ellos, no ha montado una taquería, sino cuatro, en Barcelona. Taco Alto se llama. Y no descarta abrir más. La primera, en el Born (calle del Portal Nou, 62). La última, en la Barceloneta, en el paseo de Joan de Borbó, 42. La más espectacular y grande, la que visité, en la ronda de la Universitat, 12. ¡Tiene gradas frente a la barra! En la rambla del Raval, 2 está la cuarta.

Antonio está tan enamorado de este manjar que cuando va a su país natal es capaz de visitar 76 taquerías en el DF y alrededores. Por eso sabe tanto, y los hace tan buenos, y respeta tanto las recetas originales, a veces de su abuela (aunque alguna es menos picante que al otro lado del Atlántico). Por eso sus locales tienen ese aire animado, ruidoso, divertido, propio de los establecimientos allí. Y por eso ganó la edición del programa ‘Joc de cartes’ de fast food de autor.

Taco Alto mima cada bocado que sirve. Se nota en detalles como el uso de productos de cercanía y en el hecho de freír los nachos allí mismo,  que por cierto preparan tal cual lo hacen en México: con frijoles negros, queso gratinado, pollo, guacamole, crema agria, jalapeños y cilantro. Son los llamados poblanos, aunque también tienen los ‘americanos’, que son más tex-mex (carne picada, frijoles, salsa de queso cheddar, pico de gallo y guacamole). También hay quesadillas, pero su fuerte son los tacos. Hasta 12 variedades, entre 1,95 y 2,95 euros.

Como había pasado una semana antes por Street Tacos, me quedé con ganas de más. Así que quedé con Antonio, que para empezar me sirvió los nachos poblanos y los dorados, que son tacos enrollados y fritos rellenos de salsa de aguacate y crema agria.

Luego me dio a probar el taco superventas de la casa: El Pirata, con ternera a la plancha, queso fundido y aguacate. Mucha cantidad y mucho sabor en ese taco. También hinqué el diente al fresco y sabroso Pastor (cerdo adobado a la plancha y aderezado con cebolla, cilantro y piña), al Safari (pollo a la plancha con pimientos y cebolla dulce, que recuerdan a las brochetas), al Tulum (con calamarcito frito con guacamole, cilantro y dos tipos de mayonesa, excelente), al Baja California (de pescado blanco rebozado en harina de maíz, col lombarda y mayonesa de chipotle) y al recién llegado vegano (pimiento, nopal, champiñones, aguacate y jalapeño).

Para beber, cervezas de aquí y de México, michelada, aguas frescas de frutas naturales como limón, tamarindo e hibiscus, y margaritas de limón, fresa, tamarindo, mango y maracuyá.

En fin, que te recomiendo que vayas y te armen un taco. Porque será de los buenos.

 

Taco Alto

Calle del Portal Nou, 62; Rambla del Raval, 2; ronda de la Universitat, 12; paseo de Joan de Borbó, 42.
Horarios: cada día, de 12.00 a 1.00 (según el local, varía un poco).
Precio medio: 12,50 euros (cuatro tacos y una bebida).
www.tacoalto.es

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.