Las Vermudas, la embajada del vermut en Barcelona

Hay modas que derivan en tendencias. Pues eso debe de pasar con el vermut, que sigue produciendo novedades. Esta misma semana, tuvo lugar un vermutísimo evento en la embajada de Las Vermudas que, en las fiestas del barrio del agosto pasado, abrió en el corazón de Gràcia, en Barcelona. El gobernador de la isla de El Hielo (Las Vermudas, por lo que parece, son un archipiélago) se desplazó hasta allí mismo para presentar un nuevo vermut: el Cónsul.

Las Vermudas solo disponen de un único símbolo nacional: el vermut. Y fuera líos.

Pongamos orden al lío. No nos consta que el estado de Las Vermudas tenga representación en la ONU ni ningún reconocimiento internacional, pero en el local del número 12 de la calle del Robí hay una pared con su mapa pintado en el que aparecen todas sus islas, destacando de cada una su propia aportación al mundo del vermut. Porque la Constitución del país —estampada también en las mismas paredes— propugna valores como la pasión por el vermut, los amaros, la buena mesa y la amistad.

Como se ve, es una embajada única en el mundo.

Los barmen Andrea Senna y Filippo Andriola se encargan de dar una pátina de estupenda realidad a todo este montaje. Las estanterías del fondo de la barra, que dirigen con agilidad, exponen hasta 105 vermuts diferentes. Llegaron a Barcelona con la pasión por el vermuts y los amaros de su Italia natal a cuestas. Aquí nos la sirven con buen humor y la adaptan al carácter catalán del invento (si bien abren cada día a media tarde hasta la noche, a lo italiano, los fines de semana abren los mediodías, a lo catalán). Pero no se limitan a servir vermuts a palo seco: demuestran también sus reconocidas habilidades como mixologists de amaros y vermuts.

La última incorporación a Las Vermudas es un vermut propio: el Cónsul.

La última de las 105 referencias de las que os hemos hablado es, justamente, el Cónsul, el vermut que se presentó esta semana y que, de entrada, se sirve exclusivamente en este local. Es un vermut rojo crianza con personalidad sureña, porque nace en Andalucía de vinos de uvas zalema y pedro ximenez. La crianza se lleva a cabo en sistema de solera, y a pesar de tener el amargor propio (y deseable) del vermut, lo cierto es que nos recuerda a los olorosos andaluces. Por lo visto, el carácter vermudiano es abierto e integrador de influencias de cualquier parte donde se elabore vermut.

Este es el escudo oficial de Las Vermudas. Encontradlo en el corazón de Gràcia.

Por nuestra parte, solo esperamos que no se produzca ningún conflicto diplomático con tan saleroso país, porque nuestro pasaporte vermutero ya nos lo hemos ganado por méritos propios. Y en su embajada de Gràcia, nos han garantizado que, en cualquier caso, siempre nos expedirán un salvoconducto porque todos tenemos derecho a un buen vermut.

Las Vermudas. Embajada de Gracia

Carrer del Robí, 12. Barcelona.

Tel. 93 653 67

www.lasvermudas.com 

Abierto de martes a jueves (de 18 a 00 h), viernes (de 18 a 2 h), sábado (de 12 a 16 h y de 18 a 2 h) y domingo (de 12 a 22 h).

Mi ubicación
Cómo llegar
Josep Sucarrats
Josep Sucarrats

Lo más fácil es que os lo encontréis comiendo, escribiendo o hablando, tres de las actividades que más le gustan practicar. Director de la revista gastronómica Cuina, también es colaborador habitual de Catalunya Ràdio, de la revista Time Out Barcelona y de varios medios más. Es coautor del libro ‘Històries de la Barcelona Gormanda’ (Angle Editorial, 2014) y de 'Teoria y práctica del vermut' (Now Books, 2015).

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.