Dice el refran que “allí donde has sido feliz no has de volver”. Paparruchas. Nosotros creemos que, con el fin del estado de alarma, toca regresar a sitios maravillosos este verano. Es el momento de darnos un capricho y conocer (o reconocer) restaurantes que merecen mucho la pena y que tenemos aquí al lado. Estas cuatro gastroescapadas saben a verano por los cuatro costados y merecen mucho la pena.

Casa Marcial. Aunque la familia Manzano haya estado enviando su pitu a domicilio, no hay nada como comerlo en Casa Marcial. La magia comienza con el viaje a La Salgar, el marco ideal para disfrutar de la cocina de sabio de Nacho Manzano con la tranquilidad que se merece. Desde el 1 de julio volveremos a probar platos que hablan de tradición desde la vanguardia como las fabes, maíz, azafrán y yema de aldea. O de postres que tenemos en la memoria como el que se llama leche y pasto. El maridaje de Juan Luis García es una leccion vinícola como pocas. Para dormir, el cercano Hotel Posada del Valle de Asturias es el maridaje perfecto para un día (o dos) inolvidable.

 

 

Venta Moncalvillo. La cocina de los hermanos Echapresto merece un viaje. Hay que llegar hasta Daroca de Rioja y dejarse abrazar por la hospitalidad de estos hermanos y su cocina sensible y basada en su territorio. La experiencia empieza con los bocados de su huerta y sigue con platos difíciles de olvidar. Son ejemplos el calabacín con berros rojos, mejillones y tomillo limonero o el postre de espinacas y piñones. Si la cocina de Ignacio es obligatoria, no digamos el maridaje de Carlos, que amplifica la experiencia en un 200%. Para dormir, está muy cerquita la Casa Rural Mirador de Moncalvillo.

 

Audrey’s. Calpe siempre apetece. Y la cocina de Rafa Soler, más aún. Esta temporada presenta dos menús degustación que desvelan una técnica depurada y un toque cosmopolita y actual. Pero, sobre todo, se basan en productos como la gamba roja, el hinojo marino, el garrofón, los tomates o las habitas. Implicado siempre con pequeños agricultores, carniceros y pescadores de la zona, es un gusto regresar a una casa como ésta. Lo bueno es que está ubicado en el hotel AR Diamante Beach SPA, para que no haya ni que coger el coche tras la cena.

Mercer Torre del Remei. Aquí el tiempo se detiene. Ubicado en Bolvir, en la baja Cerdanya de Girona, este palacete modernista diseñado por un discípulo de Gaudí se inauguró en 1910 y mantiene todo su encanto. En los fogones del restaurante del hotel oficia Carles Gaig, uno de los grandes de la cocina catalana, con platos como su mítico canelón con crema de trufa. También se puede degustar el arroz de pichón con setas de
Burdeos (o ceps). De la misma manera, el chef rescata platos de hace más de 20 años, como el parmentier de pistachos y caviar. Para pasar unos días cuidando espíritu y paladar. Nos lo hemos ganado.

Banda sonora. Family – El bello verano

Javier Sánchez
Javier Sánchez

Lleva comiendo prácticamente toda su vida, así que sabe de lo que habla. Un hombre, un reto: conocer TODOS los restaurantes de Madrid. Sigue en ello y empeñado en descubrir las últimas tendencias gastronómicas como coordinador de Cocinatis.com junto a Laura Conde, en el blog de gastronomía Oído Cocina de Yahoo! y como colaborador en sitios como Dominical, VICE o distintos medios del Grupo Prisa.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter